Archivos para enero, 2014

Me parece que, ahora que ya no salen en los informativos no nos acordamos de aquellos artefactos con nombre sonoro, musical, elegante y refinado como los auditorios de ópera rococó, con sus arañas de cristal pomposo incluido. Las concertinas con su nombre nos recuerdan a esos conciertos fastuosos llenos lujo y cultura, a veces un tanto “esnob”  (que los paria veíamos por la tele esa que nos han quitado)1390755161_083364_1390755918_noticia_normal seguramente en un edificio de Calatrava que ahora, al igual que el resto de la política valenciana y nacional en general, se cae a trocitos. Edificios que hemos pagado a precio de pirámides de Egipto bañadas en oro pero que duran lo mismo que un castillo de arena en Costa da Morte. A mí, eso de las concertinas me sonaban a todo eso hasta que descubrí que su intención es mutilar cuerpos y almas de las personas, más allá incluso de las agresiones sociales que andamos padeciendo pero que ya empiezan a pasarles factura.

Son cuchillas afiladas, como las de afeitar, de doble filo que aguardan, muy traicioneras ellas, metidas en las verjas infames que separan separan Melilla de Marruecos. Esperan cortar carne de personas que huyen de la desesperación, malherir, matar si se lo permiten. Son una sinfonía de dolor y de salvajismo para con el prójimo, muy común en nuestra autodestructiva raza, no se si humana. Irónico si vienen de un gobierno archiconfesional y pio como este, que parece empeñado en regresar a la época de los tercios viejos y la defensa de la “fe verdadera”.

¿De verdad creen que la concertinas, defendidas por varios ministros e incluso, por el dubitativo Presidente del Concilio, digo, del Gobierno (con tanto santo suelto en el Consejo de Ministros ya f7andaba confundido) sirven para algo? Dicen que harán replantearse eso de saltar la valla a muchos de los inmigrantes. Personalmente creo que no, que ese obstáculo no hace más que incrementar el dolor, alimentar el juego sádico al que se somete aquel que no tiene nada que perder, aquél que huye de la guerra, del hambre de la sed y la miseria, aquel que huye de una muerte certera. Para esas personas ser mutilado por las cuchillas es un mal menor, sus cortes son, a menudo, menos atroces que los que les da el hambre y la guerra en sus casas, de las que han salido huyendo. Las concertinas les cortarán sus carnes esta noche, pero no sus sueños por alcanzar una vida mejor.

No olvidemos que esto no es más que un añadido a unas altísimas vallas dobles que ya hay en Melilla, un plus a un inhumano sistema de “repatriación” a menudo nocturno y clandestino que se practica a espaldas de todos desde hace décadas y que puede acabar con el “repatriado” abandonado, con la única posibilidad de volver para intentarlo de nuevo. Cuando salten, en grupo o en fila india lo harán agarrándose a esas cuchillas que derramarán su sangre, entonces veremos con_diaz_d7e8d357 nuestros ojos que su sangre también es roja, como la nuestra. Entonces, a lo mejor, comprendemos que estamos negando nuestras comodidades, recortadas a golpe de hacha implacable, alimentación, salud, educación.., a personas que son como nosotros. Los estamos asesinado, colocando esas cuchillas, no evitando que se coloquen, olvidándolas, o mirando a otro lado, por la suertecilla que supone haber nacido en un lugar u otro. Creemos que miseria no es algo que pueda sobrevenir sin previo aviso pero todos los días desayunamos con verdaderos dramas de gente que lo pierde todo, generalmente a golpe de banco. Igual dentro de unos días, años, décadas o siglos, somos nosotros, nuestros hijos o nuestros nietos los que tengan que saltar una valla colocada, quizás, en los Pirineos. Entonces entenderemos el trato que hemos dado a nuestros semejantes.

Espero que lo entiendan también ministros como Bañez, con su Virgen del Rocío como solución a la crisis, o como Fernández Díaz, advocado a Santa Teresa. Ya que tan píos aparentan, amparándose a los santos de turno. Espero que asuman, sobre todo el segundo (por cuestiones de cartera), que esa fe que tan vistosamente manifiesta (nada en contra, siempre que no perjudique a nadie, que conste) le obliga a amar al prójimo como a sí mismo, a socorrerlo, no a torturarlo y atormentarlo con cuchillas ya sean físicas o sociales a base de recortes, leyes, decretazos o camiones botijo para amedrentarnos

La ministra Báñez agradece a la Virgen del Rocío su ayuda ‘para salir de la crisis’

Fernández Díaz asegura que Santa Teresa ejerce de “intercesora” para España en estos “tiempos recios”

Anuncios

El lunes Mariano “el plasma” se dignó a aparecer por la tele. Yo ya dudaba hasta de su existencia. La verdad es que después de ver la entrevista a esta especie de reencarnacióntriste figura de “El caballero de la triste figura” me dieron unas ganas locas de coger las maletas y salir huyendo desordenadamente muy lejos de aquí. Está visto que no tenemos suerte con los gobernantes, desde tiempos inmemoriales. Igual alguno de los Reyes Godos, en su reino, lo hiciese bien porque lo que es después la cosa se ha ido degenerando hasta los niveles inauditos que ahora sufrimos, gobernados por un Rey que se las trae y un partido de imputados. ¡Que cruz!

Volviendo al infame. He de reconocer que la capacidad de hablar sin soltar prenda de este señor me sorprende. Consiguió hablar todo el rato sin decir nada, porque claro salario mínimo“no adelantamos acontecimientos”. Mira que a este hombre le gustan las frases- parapeto porque concretando, datos ni uno porque “cansan” y “no interesan”, cifras como aquello de que la seguridad social no hace más que bajar el número de afiliados y que las cifras de descenso del paro (esas que él alaba) suelen coincidir con el número de personas que salen despavoridos de este país más los que consiguen un trabajo de chinos.

Sus mantras esta vez tampoco le llevan a ninguna parte más que a provocar la hilaridad en todo el mundo conocido y creo que ya hasta en la Luna. Señores del PP, ¿de verdad que no 1390251430tienen ningún personaje mejor que ofrecer?. La entrevista se convirtió en una letanía, la sacerdotisa Lomana preguntaba algo y él, pues eso, “ora pro nobisss” “no adelantemos acontecimientosss” El caso es que, como siempre, no nos aclaró nada y para una cosa que dijo, para mi que la metió hasta el fondo. ¿Cómo que “estoy seguro que la infanta acabará bien”? ¿ ya la ha juzgado por su cuenta? Esta afirmación, sin “adelantar acontecimientos”, es inquietante viniendo del presidente de un gobierno psicópata que no conoce eso de la separación de poderes. Me preocupa que alguien que tiene en sus manos la Fiscalía y gran parte de los órganos de gobierno de los jueces aventure lo que ocurrirá con la infanta (hija del Rey, que también es persona, ha deducido su mente brillante)

Lo que no se si será adelantar acontecimientos es el hecho de que este señor no vive en nuestro mundo. Nos dice que tiene un plan “secreto” para Catalunya, me suena a trola, aunque también da cierto susto, más que nada porque lo acompaña con1390288605 una frase muy dialogante “Mientras sea presidente no habrá independencia de ningún territorio”. Le da “yuyu”el problema Vasco, tanto que por no afrontarlo seguirá en sus trece aunque el escenario haya cambiado, cuidado que Einstein dijo que si repites los mismos procesos tendrás el mismo resultado. Intenta anularnos reduciendo el “efecto Gamonal” a cuatro gamberros que queman contenedores. Pero sabe que son miles las personas hartas, que salen a la calle y son reprimidos por un gobierno que les ignora, los atormenta y encima se burla de ellos “no adelantando acontecimientos”. Mariano dice que el comportamiento ciudadano ha sido ejemplar pero nos paga con la brutal Ley de Seguridad Ciudadana (de uno de sus ministros-paladín), en mi pueblo eso parece cosa de bipolares.

Lo que parece claro es que el presidente continua “desbordado por la realidad”, como en los inicios de su legislatura. Si un día despierta descubrirá que su “mayoría silenciosa” a la que apela siempre, ya no existe. Estamos ya hartos de discursos vacíos, necesitamos gestos reales  porque recuperación la hay, no se lo voy a negar, pero en la macroeconomía y en los potentados, en cambio en nuestras carteras sólo crece el agujero negro.

Mas reta a Rajoy a preguntar a los catalanes en el referéndum si avalan la Constitución

Falsa violencia en Gamonal: el sello de la manipulación de Telemadrid se impone en la TVE de Somoano

Resumen de la entrevista

Así ven a Rajoy al Rey y a los españoles desde Taiwán

Fátima no era feliz en su poblado, al sur de Argelia, aspiraba a una vida mejor y un buen día, al enterarse de que sus padres le habían concertado matrimonio, decidió coger sus bártulos y sin decir nada a nadie, empezó a andar por el desierto, hacia el Norte, con la esperanza de encontrarse con alguno de los que le “ayudarían” a llegar a Europa, la tierra prometida, allí pateradonde todo era más fácil, abundante, donde se podía tener de todo sólo con alargar la mano (eso le dijeron). Sabía que no podría volver atrás, en su familia no lo entenderían y no quería ni pensar que le podía ocurrir, puede que incluso acabase cómo aquella infeliz que “deshonró” el nombre de su familia, lapidada. No tardó en encontrar a unos “traficantes de carne” que le pidieron todo lo poco que tenía, la forzaron, la subieron a una camioneta para después de una semana de camino, como borregos, sin comer, sin beber, sin poder asearse. La dejaron al borde de la playa y le dijeron que llegaría por la noche una patera que le acercaría a España, por lo menos tuvo la suerte de no enfrentarse a las concertinas de Melilla, terribles trampas que cortaban la carne, como lo que son, cuchillos. Subió a un barcucho medio inundado, con una mar terrible, de hecho, una ola se llevó, en mitad de la oscuridad a Said, tenía quince años, estaba débil, enfermo y no pudo agarrarse. Nunca más se supo de él. Nadie lloró, nadie preguntó. Son los riesgos del viaje.

Llegó a Tarifa, mojada, aterrada y empezó a hacer lo que ya sabía, andar, en dirección a ninguna parte, antes sabía donde estaba el norte, ahora no sabia ni donde estaba su vida. Conoció a Rachid, un marroquí con el que simpatizó, pronto vivieron juntos, en contra de supateras religión, menos mal que en su aldea no lo sabrían nunca, nunca volvería. Seguro que el mulá la mandaba lapidar. Se mudaron a una chabola hecha con chapas y cartones, en nada tenían una niña. Rachid cambió, dejó de ser aquel simpático joven para transformarse en un ser despreciable que le pegaba y que incluso la forzó a acostarse con otro a cambio de dinero. Un día dijo que no podía más y se atrevió a acercarse a la policía, le habían leído en un cartel que si denunciaba, todo se acabaría. Empezó un nuevo calvario.

Una amiga, la que hacía de médico porque, sin papeles cada vez era más y más difícil conseguir atención en el ambulatorio, la acercó a la comisaría. La dejó a la puerta porque no podía entrar, tampoco tenía papeles. Ella se atrevió a pasar el umbral de la puerta y decirle al señor que había en ella, “me pega, me insulta y me obliga a prostituirme”. En ese mismo momento se abrió un OBJ3397163_1--644x362nuevo abismo a sus pies. Es verdad que la consolaron, es verdad que la ayudaron y que arrestaron a agresor, que Said acabó expulsado a Marruecos, no sin antes amenazar a Fátima de todas las formas posibles. Pero también es verdad que se dio de bruces con la intransigente legislación española. Al final la multaron y le abrieron un expediente de expulsión, aplicándole la polémica Instrucción 14/2005, que posteriormente fue derogada, aparentemente, aunque el daño ocasionado jamás reparado. Nadie, ni la amiga que sabía leer, ni la simpática agente que la consoló ni siquiera el abogado de oficio, le dijo que debiera haber solicitado el día que denunció una orden protección para que, si condenaban al agresor, pudiera pedir el papel que lo arreglaría todo, un permiso de residencia por motivos excepcionales. Consiguió escapar de comisaría, volvió a la calle, aunque esta vez sabía que no podría acercarse más a la policía porque la enviarían a Argelia, en el mejor de los casos, y allí sabía lo que le esperaba. Se vio abocada a una vida anónima, silenciada, invisible. Atrapada entre dos fuegos, no puede regresar pero tampoco puede vivir aquí. Subsiste prostituyéndose en un polígono, no sabe nada de su hija. Tiene miedo de los que la explotan pero la alimentan, vive en este mundo contradictorio en el que el miedo a denunciar sólo es superado por la idea de que la hagan volver. Pasamos por delante sin verla, preferimos ignorarla. Ignoramos una situación que padecen miles de mujeres, inmigrantes o no. No salen por la tele, en los periódicos no aparecen, son invisibles. Pero están aquí, con toda su fuerza, con todas sus ganas de salir del pozo en el que están metidas, necesitan de nuestra ayuda para salir de su invisibilidad. Los derechos humanos no saben de culturas, ni fronteras, ni lenguas. Ellas, también tienen derecho poder cumplir sus sueños, no se los neguemos.

Efecto llamada, ilusiones enterradas en la arena

Otro burka occidental: mujeres invisibles en España

Mujeres invisibles

Mujeres invisibles, abusos impunes. Amnistía Internacional

El paro en sí es una gran tragedia pero dentro de esta existe un grupo de más de medio millón de personas, según la EPA, que se sienten abandonadas por ser mayores y estar paradas. Muchos de ellos ya sólo esperan a jubilarse, con la moral hundida en el semisótano, viendo como les recortan parados-jrmorasus sueños para la jubilación después de décadas partiendose el espinazo currando. Hablamos de personas que son demasiado jóvenes para la jubilación pero también demasiado mayores para encontrar trabajo. Són personas normales que se han de poner el traje de superheroe para sobrevivir con un pauperrimo subsidio que no llega para nada, muchas veces ayudando a sus hijos, que también están parados. Eso en el mejor de los casos, porque cada vez es más difícil conseguirlo una vez agotada la prestación por desempleo.

El sistema los ha vuelto “invisibles”, los etiqueta como obsoletos y se permite el lujo de despreciar sus perfiles profesionales, envidiables, con una larga trayectoria a sus espaldas que, visto lo visto, no acumularemos muchos de nosotros ni en dos vidas. Son gente acostumbrada a todo, con toda una serie de vivencias que ahora necesitaríamos si queremos salir de esta. Ellos ya salieron de una crisis, podrían ayudarnos a sacarnos de esta.

Están cansados de escuchar, cada vez que aparecen con su currículo plagado de años de experiencia en sus manos, el mismo mantra sin gracia: que si son ”viejos”, que si son“momias” o ”que es un dinosaurio acartonado”. Están ya tan desilusionados que muchos bajan los brazos, derrotados. Se sienten despreciados viendo como, además, un gobierno indolente  les ha endurecido las condiciones para que puedan cobrar el subsidio haciéndolos más vulnerables todavía.

Igual es que nadie de los que levitan a medio metro del suelo en la Carrera de San Jerónimo o en Moncloa ha caído en que quien pierda el empleo con, digamos, 50 años se va a ver obligado a subsistir mínimo tres años, hasta los 55, sin ingresos. Eso los obliga a entregarse a trabajitos A096“sin factura”, cuando se puede, todo sea por llevar algo de pan a casa. Igual será que en Moncloa no meten mano a estos trabajos porque no les interesa. Saben que si de verdad atacasen al empleo “de tapadillo” el hambre se adueñaría de las calles y el estallido social estaría servido. Además, manteniendo al trabajador en “B” ( igual que Bárcenas, mira que de eso saben un rato largo), después no generará un “gasto” en pensiones. Porque hay un problema añadido, con el sistema actual, si contamos sólo los 15 últimos años de trabajo para pagar una merecida jubilación la tragedia de los parados “mayores” no acaba en el momento de retirarse. Como sus últimos años de vida laboral han sido un desastre, sus pensiones les condenarán a vivir en la penuria el resto de sus días. Siempre que no decidan volver a bajarlas “de facto” como han hecho con su aumento de las pensiones, que podría llamarse “aumento de las presiones” tranquilamente, pero eso es otra historia.

Reconozco que no existen soluciones mágicas al problema pero haría falta, como siempre, un poco de voluntad por parte de nuestros políticos. Igual crear un sistema de empleo “senior” en el que sea el trabajador experimentado el que se encargue de formar al joven, y así aprovechar la experiencia acumulada. Un programa decente de prejubilaciones o, sobre todo, modificar el sistema de cálculo para las pensiones podía ayudar bastante.

El caso es que si no se encuentra una solución urgente, un día seremos muchos de nosotros los parados “senior”. Teniendo en cuenta que el problema no va a hacer más que crecer con la idea de subir la edad de jubilación hasta los 67 o lo que se les ocurra, total, como ellos no se encaraman al andamio…

Soy mayor de 55 años y busco trabajo, ¿por dónde empiezo? Leer más: Soy mayor de 55 años y busco trabajo, ¿por dónde empiezo?

Asociaciones de parados “mayores”

LISTADO DE ASOCIACIONES DE PARADOS

Asociación de mayores por el empleo

Feliz Año…¿Nuevo?

Publicado: 1 enero, 2014 en actualité...

31

    Dicen que ya estamos en eso del año nuevo. Aunque la verdad es que, de momento lo veo todo igual, me he asomado a la calle pero no noto mayor diferencia entre el futuro y el pasado. A  mi, personalmente, me va a costar bastante dejar de poner “2013” en la fecha de todos los miles de formularios que nuestra querida administración nos proporciona, generalmente para mayor dolor de nuestros bolsillos. Está visto que soy cabezota y una vez he aprendido a poner 2013 me cuesta pasar a eso de 2014, igual es eso.

    El caso es que ya  hemos tomado las uvas,  y  celebrado la llegada del año nuevo casi siempre “por encima de nuestras posibilidades”. Eso se mide según la magnitud del dolor de cabeza que padecemos hoy. Nos hemos deseado un buen año hasta con  ese de la mesa de al lado, el que llevaba la corbata atada en la cabeza estilo indio Sioux y puede que nos hayamos levantado a ver por la tele, porque el bolsillo no está para bromas, el Concierto de Año Nuevo.

    El problema está en que los espantajos de siempre puede que también hayan cambiado de año, pero son incluso más tozudos que yo y seguro que su peculiar máquina del tiempo los 1378880145_extras_ladillos_1_0ha llevado atrás, muy atrás y este año pretendan arrastrarnos con ellos directamente a la época del Pleistoceno , en la que parecen anclados  vistas sus ideas “retro” o el calibre de las leyes y barbaridades inhumanas a que nos han acostumbrado. Especialmente desde Trabajo, Interior, Justicia o Economía. Aunque la verdad es que el impasible Presidente se lleva la palma, este señor seguro que ha brindado por un feliz 1914 o 914 o ¡vete a saber que 14!.

    El año que dejamos atrás ha sido un año un poco distinto. El nivel de las injusticias, corruptelas, desfachateces, mangoneos y sinvergonzonerías ha sido tal que al final han conseguido despertarnos del letargo de siglos en el que parecíamos sumidos. Hemos visto como a papeles_el_mundo_130709_460nuestros gobernantes les importa un pimiento lo que nos suceda y que son capaces de cometer atrocidades, me viene a la cabeza los recortes sociales o Melilla, pero son tantas… Hemos aprendido a protestar, a desconfiar de los bancos, de las instituciones, de los Presidentes, de los Reyes, del presidente de la escalera y hasta de nosotros mismos si se tercia. Usamos palabras nuevas como Escrache y  nos espabilamos para poder seguir adelante ya que los que se supone que velan por nuestros intereses (o por lo menos para eso los votamos) no hacen más que hundirnos en la miseria de la forma más psicópata que se les ocurre. Hemos visto a través de los periódicos de todo el mundo, para mayor vergüenza propia y ajena como padecemos unos saqueos tan burdos que hacen desaparecer hospitales, colegios o televisiones y ellos tan panchos. Creo que estamos palosempezando a entender que igual es mejor que en vez de tener que emigrar nosotros, pues que se marchen ellos. Y en eso estamos, en el gritar basta aunque nos intenten callar la boca con leyes mordaza extremadamente injustas o camiones-botijo con el que pretenden ducharnos. Ahora ya es tarde para que nos cierren la boca, nos han obligado a ello.

    Dicen que al comenzar el año, a veces si pides un deseo va y se cumple. Pues bien, yo desearía que en este año que estrenamos sea, de verdad, un año lleno de alegrías para todos. Que recordásemos el 2014 como el año en el que las cosas volvieron a mejorar y que la esperanza vuelva a todos los hogares. Un año en el que las personas normales (no los macroeconómicos) empecemos a levantar de verdad la cabeza y seamos capaces de escribir una nueva historia en la que, al estilo de los buenos cuentos, el maleficio termine y las buenas personas sean capaces de hacer pagar a los malos por las fechorías cometidas o, por lo menos, hacerlos huir lejos, muy lejos de aquí

FELIZ AÑO NUEVO A TODOS.

Las uvas de Nochevieja: el origen de la tradición. Directo al Paladar

2013, el año en el que aprendimos la palabra ‘escrache’

Interior encarga un camión que lanzará chorros de agua contra los manifestantes