Archivos para abril, 2013

      8 horas

      Resulta irónico celebrar el día del trabajador cuando lo de currar se ha vuelto muy sui generis, cuando con más de seis millones de parados (reconocidos) nos presionan para que renunciemos a los derechos sociales que han costado siglos de lucha y demasiada sangre conseguir.

   El día del trabajo no es una verbena cualquiera, conmemoramos el 1 de Mayo de 1886 en el que empezaría una de las huelgas más duras y sangrientas de la historia que acabaría con la ejecución de “los mártires de Chicago” y la  consecución de la jornada laboral de OCHO horas. Si, una de esas cosas a las que hemos cedido, a la ligera, a cambio de una bolsa de cacahuetes o una promesa de humo. Creo que ya nadie trabaja  – los que aún a duras penas lo hacen –  sólo ocho horas porque hemos de sacrificar NOS (nosotros) para salir de SU ficticia crisis.

     Nuestra sapientísima ministra Bañez, ser manifiestamente incompetente que creo que no ha trabajado en su vida, nos dice que no va a cambiar la melodía, aunque empeora todo por momentos. Nos suelta que el camino es el correcto y que el ritmo de destrucción de empleo se reduce. Normal, cada vez irá bajando más porque cada vez existe menos empleo que destruir. No obstante, de seguir así, al final de la legislatura puede ser cero, simplemente porque estaremos TODOS en el paro.

      A esta incompetencia hemos de unir al trasnochado del Sr. Montoro, ávido de sangre, que no se ha dado cuenta de que subiendo los impuestos, y no hace falta ser Séneca para darse cuenta de ello, lo que consigue es un descenso en la actividad económica y hala, a darle la vuelta a la rueda. A menor consumo  y mayor presión fiscal ,menores ingresos, menos contratación y si, señor lumbreras del fisco, MENOS INGRESOS de nuevo y volvemos a girar!

      Pero lo grave es que la culpa es nuestra por no saber decir basta a tanta idiotez. Si no lo hacemos por nosotros hagámoslo por nuestros hijos, sobrinos o nietos o por nuestros antepasados que se dejaron literalmente la vida por la DIGNIDAD laboral, para que el trabajo fuese un medio de vida y no de explotación que arruina la existencia de todo el que es esclavizado y encima ha de dar las gracias a los que no han empuñado una pala en su vida ni para la foto!.

     Hoy, día en el que estos sindicatos huecos que padecemos hincharán su pecho, os invito a reflexionar sobre si lo que hacemos es correcto, si estamos contentos con el trato que se nos da y sobre todo, si estamos dispuestos a continuar deshonrando la memoria de todos los que hicieron posible que existiesen la jubilación, la Seguridad Social, las vacaciones y otras cositas “ridículas” como el salario digno. Logros que costaron vidas y que estamos ahora malbaratando por algo que en el fondo beneficia a los opulentos y no a nosotros. No sé a que esperamos para despertar y ver que se nos ha engañado, que hemos regalado en unos años todo por lo que nuestros antepasados lucharon y que a este paso dejaremos un futuro en el que el frío exilio será un “orgullo”, como ya dice el dinosaurio neoliberal adventuraliano de E Aguirre. Estamos en manos de sádicos incapaces de solucionar ningún problema social simplemente porque no va con ellos .¿Lucharemos por la vuelta de los tiempos en los que teníamos ilusión y nuestros gobernantes no eran expertos en demoliciones? ¿Hasta cuando aguantaremos?

Cómo empezó a celebrarse el Día del Trabajador?
Los mártires de Chicago

1demayoíndice

Anuncios

“Esgrimamos la palabra contra los desahucios de la razón”, Caballero Bonald, premio Cervantes

          Ayer fue el día del libro (si, esas cosas compuestas de varias hojas de papel engorrinado con letras unidas entre si). Visto el profundo nivel intelectual que campa por ahí, no es de extrañar que necesitemos dedicar un día en nuestro calendario para recordar que es eso de la lectura.

            Nos sorprenderíamos de la gente que no ha leído o incluso visto un libro en toda su vida. Incluyo también en la lista a los que compran libros “bonitos”, así,  por metros lineales porque quedan decorativos y muy “Chic”. Os aseguro que alguna vez ha entrado algún “inteletual” a la librería de mi amiguete pidiendo seis o siete de esos libros verdes con filigranas doradas para llenar un hueco. Personalmente he visto estanterías con  libros puestos del revés, estilo Felipe V en Xàtiva, o forrados con film transparente tipo bocadillo, “para que no cojan polvo” me dijo el andoba, muy aseado. Alucinante pero real!

            No es que en este país hayamos sido nunca muy proclives a la lectura, como mucho  y con un poco de suerte un tebeo – y oiga, que los cómics son muy loables y más en este país dónde hay y han habido enormes dibujantes-. La lectura, en el formato que sea, nos saca de la ignorancia y posibilita conocer de forma sosegada,  mucho más que el “Sálvame”, todo un universo de curiosidades, vivencias y sapiencia que nos abre las puertas a un ejercicio que deberíamos cultivar, igual o más que el músculo en el gimnasio de la esquina o que el “levantamiento de vidrios” en la tasca de Manolo, para así poder quitar un poco las telarañas cerebrales y  hacer algo que deberíamos practicar más, eso de pensar. Ejercicio que al final va a tener que ser catalogado como disciplina olímpica o declarado en peligro de extinción, visto el nivel de raciocinio que vemos por ahí.

            Siempre he pensado que un buen libro es algo que nos enseña otros lugares, otros mundos y sobre todo otras culturas,  nos abre nuestro horizonte mental y nos facilita poder  entender un poco mejor la realidad con una óptica que nos resultará mucho más gratificante que la que nos dictan los informativos porque será la NUESTRA, personal e intransferible, eso es lo que hace de la lectura una poderosa arma de destrucción contra el aborregamiento en el que andamos metidos.  No es de extrañar pues que  no se fomente la lectura, excepto las lecturas del sistema educativo que no suelen ir más allá de lecturas obligatorias de clásicos nada frescos y motivadores que ocasionan efectos devastadores ya que si esta especie se caracteriza por algo es por odiar aquello que nos han exhortado a hacer. Por tanto, señor Wert, me parece que están indirectamente fomentando la aversión a la lectura y evitando, de raíz, la peligrosa actividad de pensar en los adolescentes.

            El viernes fui una fiesta del libro muy especial, en la tierra de una buena amiga, San Olaf. En ella convenimos que debíamos hacer un intenso escrache literario para fomentar la lectura, algo muy necesario, deberíamos hacerlo todos, salir a la calle pertrechados de libros, pero eso si,  a efectos de seguridad como decía @fanigrande , limitando a “un máximo de 300 páginas para no intimidar con el peso de los volúmenes” y perseguir con ellos a los energúmenos, políticos y ministros incluidos, que nos encontremos por la calle a ver si conseguimos recuperar alguno para la causa de la cultura y el bien de la humanidad, una cosa, os adelanto que con nuestro ministro de educación muy poco podemos hacer…

Escrache literario

La leyenda de San Jorge y el dragón

Caballero Bonald defiende “esgrimir la palabra contra los desahucios de la razón”

Historia de la historieta en España

     No tengo ni idea sobre en que momento perdimos el oremus pero vivimos el final de un ciclo que parece que esté finiquitado. Es una era más, también acabó en su día la Edad de Piedra o la Edad Media… tempus fugit, ya se sabe. Entramos en la Edad de la Idiocia, a la programación de la tele, entre otros, me remito.

      Sampedro, a quién con el paso del tiempo llegaremos a valorar, ya nos decía cositas como que el capitalismo está agotado o que nos han educado para ser productores y consumidores, no para pensar. ¡Así nos va!. El caso es que tiene razón, el capitalismo, como decía la canción, “ Se nos rompió de tanto usarlo”. Ha completado su recorrido y sólo queda en pié su cara salvaje, inhumana y opresora.

      Pero si aceptar que el capitalismo es momia amojamada y nos ha dejado huerfanos nos resulta difícil, peor es admitir que la democracia está siendo despellejada ante nuestros ojos adormilados. La están pervirtiendo tanto que ya no sabemos ni las reglas del juego al que jugamos contra verdaderos tahures.

      Esto NO es democracia desde el momento en que a la justícia le han puesto unas gafas con cristales “culo de vaso” del color del gobernante de turno y le han enseñado que no todos los justiciables somos iguales, esta demostrado que hoy en día no es lo mismo ser de “sangre azul”, tonadillera o contable que “plebeyus vulgaris”, tomemos lo a broma pero el Estado de Derecho ha ido a tomar viento. NO es democracia si los que deben trabajar para las mayorías lo hacen para sus amigotes y persiguen, insultan y calumnian a los mismos que los han votado, esos parias que pagan impuestos desmesurados mientras a los potentados se los amnistía. Tampoco lo es desde que los representantes se blindan de sus representados, se ocultan tras un plasma, abusan de su poder y nos obligan a tener que manifestarnos vistosamente, con mayor o menor acierto, como única forma para intentar hacernos oir aunque nuestras quejas serán manipuladas, dándole la vuelta al lenguaje, y usadas en nuestra contra para acusarnos de barbaridades tales como el nazismo. Esto es como aquello de “¡Ay, digaselo antes de que me lo diga, mare!”.

      Tanto se ha machacado el sistema que ya se han atrevido a ponernos caciques que ni siquiera hemos votado, el Sr Fabra en Valencia, Ignacio González en Madrid o a la alcaldesa Botella, y nosotros hemos aceptado sin rechistar. ¡Déjennos elegir, por lo menos, al Alí Babá que nos va a robar!.

      ¿ Qué más han de hacernos? ¿encadenarnos, emplumar nos, azotarnos -no les demos ideas-? ¿Qué esperamos para decirles que no somos pavos de corral esperando el sacrificio para mayor gloria de sus designios insaciables?. Ya no somos ciudadanos de facto sino medios de producción exprimibles para cumplir sádicos baremos, que además son mentira, producto de un error al que no buscan una solución porque no les interesa.

      Pero lo que está claro es que si no ponemos freno a esta cabalgata de despropósitos y abusos, nuestra época van a calificarla como la de los que vivieron sometidos por una oligarquía mediocre porque no supieron o no quisieron levantarse del sofá para defenderse. La calificarán como la Edad Idiota.

salva@enzapatillasdeandarporcasa.com

Cospedal vuelve a comparar escraches con nazismo

Isabel Pantoja, condenada a dos años de prisión por blanqueo de capitales

A-Normales

Iron Maiden Vs La Nada

Publicado: 10 abril, 2013 en actualité...

“Nos educan para ser productores y consumidores, no para pensar”

 J.L Sampedro, in memoriam     

    Por caprichos del destino se nos mueren Sara Montiel y Tatcher el mismo día. Con lo escasos de iconos que andamos, del bien o del mal según se mire, más o menos solventes. No fueron santo de mi devoción pero admito que fueron dos gigantes. La primera será recordada por haber sido una gran cantante y actriz, que llegó hasta Hollywood desde La Mancha, en una época en la que era necesario que alguien nos hiciese olvidar un rato las penurias ¿ a qué me suena esto?. Quedémonos con la imagen de la Sara que esperaba fumando o la de “El último cuplé”  

En cuanto a la segunda: ¿Que podemos decir de la Dama de Hierro? Os aseguro, a aquellos que no la conocieron, que la Merkel no pasaba de monja carmelita descalza a su lado. Cuando esta señora abría su boca, y eso era muy a menudo, el mundo temblaba. Fue un icono del liberalismo conservador  en estado puro, una suerte de  Aguirre elevada a la enésima potencia, dura como Rocky y Bruce Willis juntos. No se inmutaba aunque viviese AÑOS de huelga en la minería, impertérrita en su peculiar mantra de “Debemos respaldar a los trabajadores, no a los gandules”. No debemos sorprendernos pues si la minería escocesa celebra su muerte. Fué la vanguardia en el recorte de los Derechos Sociales, así, motosierra en mano. Ella era de hierro, como demostró en el asunto de las Malvinas. Por cierto, JAMÁS creyó en Europa y os aseguro que ahora que nos recordarán sus argumentos diremos que era una visionaria.

     No fue santo de mi devoción, pero reconozco su capacidad para salir adelante sin miramientos en una época, la de los años 80, en los que había mucho por lo que luchar entre Ronald Reagan, la dureza de la URSS y una Europa complicada, viviendo una perpetua amenaza nuclear estilo Corea del Norte, pero en serio.

    Personalmente la equiparo un poco en la línea de otro gran Tory, W. Churchill. Líderes que funcionan en un tiempo y escenario determinado con unas características muy específicas pero que no se deberían extrapolar nunca a otras circunstancias porque sus restrictivas recetas no funcionarían y el dolor sería inaguantable. De ese color tenemos un desafortunado traje ¿Verdad señor Rajoy?.

   Admito que Tatcher nos daba miedo! A los niños nos amenazaban con la llegada de “La Tatcher” y no del coco, mucho más efectivo ¿Dónde va a parar?. Su recuerdo aún me provoca cierto escalofrío cuando salía en el primer canal o en el “UHF”. Podíamos amarla u odiarla pero hacia algo que no logran los actuales, no dejaba indiferente. Era un referente, para los que la adoraban y para los que debían combatirla, algo que nos falta hoy en día que nos las tenemos que ver  con una Casa Real que vive de espaldas a nosotros, impasible ante nuestros problemas, transformada en una especie de Isla de la Tortuga donde se maniobra para impedir la declaración de infantas, permitir la fuga de yernos a países sin extradición, perpetrar fraudes fiscales y otras obras paquidérmicas por el estilo. ¡Menudo ejemplo!.

     Ese tipo de orates tenían un “algo” que no tiene esta mediocre clase política desnortada, sin nivel intelectual y sin lo más importante, vocación. Compuesta en su mayoría por gente sin oficio ni beneficio, políticos profesionales irrespetuosos muy snobs que han de perpetuar en su puesto porque no tiene con que vivir después. Eso los hace muy vulnerables a la corrupción y el pelotazo y así nos canta el gallo, soportamos a extirpadores de sueños que nos insultan en cada rueda de prensa en la que comparece un plasma y nos denigran cada vez que nos mutilan los derechos básicos que legítimamente nos corresponden, no sólo por ley, sino también porque los pagamos carísimos y no nos los proporcionan.

    Parece que hemos olvidado que nosotros los hemos elegido y ahora nuestra respuesta como personas con dignidad y la mejor forma de demostrar que no somos imbéciles va a ser que sean ellos los que engrosen la maquilladísima lista del paro y empezar nosotros de nuevo, a ver si esta vez encontramos el camino para, por lo menos, intentar que se nos trate, ya no como ciudadanos siquiera, sino como seres humanos. Ahí hemos llegado ya

salva@enzapatillasdeandarporcasa.com

Nos educan para ser productores y consumidores, no para pensar

El último cuplé

la Huella de Tatcher

25 años de la huelga de los mineros

La auténtica Margaret Thatcher: diez claves sobre la líder tory

Celebran la muerte de Margaret Tatcher

El Rey mantuvo varias conversaciones con el emir de Qatar antes del fichaje de Urdangarín

https://enzapatillasdeandarporcasa.com/2013/03/20/panorama-para/

     Pues hala, ya hemos comido la mona, volado la cometa y saltado a la comba cantando cancioncitas que no atacábamos desde pequeños y volvemos a la rutina diaria. Atrás han quedado esos kilómetros de colas en esas abandonadas, descuidadas pero carísimas carreteras de Dios, entrañables a base de padecerlas, llegamos a hacer amistad, por pura solidaridad, con el del coche de al lado. Si es que al final eso de viajar en coche resulta que tiene su miga, el trayecto presta para mucho, se magnifica, hacemos nuevas amistades, perdemos las viejas, acabamos hasta el capirote de todos los seres que están metidos gritando al unisono dentro del coche durante interminables horas, ponemos a prueba nuestras capacidades para emular al Santo Job y nos proporciona la posibilidad de ascender a los cielos por nuestro viacrucis particular.

     Este año en cambio puede que las colas hayan sido más numerosas, a pesar del precio de la gasolina que debería expresarse ya en gramos de Oro. Añoramos la época en la que nos montábamos en un avión (aunque fuese LowCost) y huíamos despavoridos a pasar la Semana Santa lo más lejos posible pernoctando en hoteles resultones, aunque nos tirásemos seis de los siete días en tránsito, total, el objetivo era crear la envidia en la ofi y poder pregonarlo a los cuatro vientos, aunque se nos fuese el sueldo en ello, todo fuese para hacer chirriar los dientes al compañero de mesa. Este año ha sido distinto, muchos hemos vuelto a montar en el minúsculo y desvencijado coche, con la suegra, los niños, los parientes, los trastos rebosantes encima de la baca y viandas como para poder montar un restaurante con la idea de no tener que gastar. Rumbo al pueblo dónde aún nos creen “prohombres de la capital” porque no conocen a nuestra cuenta corriente.

     Hemos pasado la semana comiendo pipas, sin comer carne para parecer piadosos aunque con la oculta idea de no gastar. Se han recuperado tradiciones desconocidas pero como es gratis, pues nos hemos apuntado a todas las procesiones que hemos encontrado.

    Decimos a los parientes que estamos como raspas porque está de moda, que es muy cool aunque parecemos figuras pintadas por El Greco, flacos y escuálidos pero eso sí, nos volvemos a casa acarreando toda la comida que nos haya podido dar la abuelita diciendo que es “para el viaje” aunque hayamos arramblado más víveres que Hernán Cortés cuando se fue a hacer las américas.

     Ahora ya estamos otra vez a la sombra, este año mucho menos morenitos y con muchísimo menos síndrome postvacacional para mayor desilusión de psicólogos clínicos que no van engordar su cartera. No circulan de mesa en mesa las pantallitas de los móviles con fotos exóticas, a no ser que algún habilidoso haya tirado de photoshop y se haya trasladado virtualmente a las Islas Caimán como cerca. Ponemos la radio y la simpática de la ministra de DES-empleo se regodea diciendo que el paro ha bajado en unas 5.000 almas y nos vienen a la cabeza los chavalines que se afanaban, con más voluntad que arte, en entregarnos los paquetes de pipas que comíamos sin parar para que nuestras tripas al sonar a caverna hueca no molestasen a los cofrades que deambulaban cargados con sus andas…

salva@enzapatillasdeandarporcasa.com

Aquellas vacaciones años sesenta

Atascos kilométricos operación retorno

3291952487_3ab4836fd9_b