Archivos para agosto, 2018

#MeQueer

Publicado: 28 agosto, 2018 en actualité...
Etiquetas:, , ,

Llevo todo el fin de semana escandalizado y horrorizado con los testimonios valientes que IMG_20180828_070302.jpghan inundado mi twitter. Son gritos de personas como tú y como yo que llevan padeciendo en silencio el desgarro de la incomprensión en el cole, en casa, en el trabajo o en cualquier parte. Nos contaban con una enorme valentía como vivieron el zarpazo del miedo que les obliga a permanecer escondidos durante siglos sufriendo todas las barbaridades que el ser humano es capaz de hacer con sus semejantes.

Perdona, igual no sabes de que te hablo porque los medios de comunicación muchas veces contribuyen a eso mismo, al anonimato, a seguir el juego hipócrita ese de miradas IMG_20180827_160710.jpgcómplices que te llevan a no querer saber que puede estar sufriendo es@ compañer@ de pupitre con el que todos se metían en el cole o este otro que ocupa el despacho de tu lado. Si, ese despacho que alguna veces está cerrado y del que salen unos sollozos contenidos justo antes de que salga su ocupante con una sonrisa y los ojos rojos como tomates. Me refiero a que este finde hemos vivido en las RRSS todo un acontecimiento al nivel del famoso #MeToo. Muchas personas se han atrevido a contarnos bajo el hastag #MeQueer sus escalofriantes experiencias vividas simplemente porque a muchos de nosotros nos cuesta hacer entrar en la mollera que en el afecto y el amor lo que esta sociedad arcaica quiere no tiene porqué ser lo que nos han tatuado con la terrible etiqueta de “lo normal”. Por lo visto preferimos ver como miles de parejas acaban como el rosario de la aurora pero no queremos ver a otras mostrar su afecto. Parece irónico.
Definitivamente algo no funciona bien en nuestras cabezas cuando lees que la mayoría de IMG_20180828_070206.jpgl@s valientes que nos han contado su historia han tenido que mudarse, lejos de unas familias que les dan la espalda. No lo entiendo, llamadme cortito. No entiendo la causa por la que unos padres puedan dejar de serlo simplemente porque su hij@ no es heterosexual. A un hijo se le quiere y basta, te da igual que sea alto, bajo feo, guapo o hasta si tiene tres orejas. Se le quiere y ya está. Hasta ahí todos de acuerdo ¿verdad? Entonces ¿A que se debe eso de horrizarse por la tendencia sexual de tu propio hijo?¿Porque en este caso muchos padres los condenan al silencio de siglos, a de ocultarse detrás de la cortina, a que no se vea, a decir “vale pero que no se sepa”? Si tu hijo mañana te presentase a su pareja de su mismo sexo, ¿Qué harías? Si te sorprendes, deberías replantearte cómo es que has criado a un hijo al que no conoces y el problema lo tienes TÚ, pero si no lo aceptas estarás fallando a todos tus esquemas como padre “a un hijo se lo quiere y se le procura su felicidad como sea, y punto”. Piénsalo.

Por lo visto no somos capaces de aceptar a estas horas de la Historia que lo de la “vida IMG_20180828_070246.jpgstandard” esa que nos han vendido es un camelo. Ya sabes, aquello de nacer, crecer, casarse, reproducirse y esperar a la parca lo más tarde posible, eso que nos ha colado en parte una institución que ya hace bastante por esconder sus miserias debajo de la alfombra, que condena pero no actúa y que continúa relacionando las tendencias sexuales de cada uno con el psiquiatra. La vida es algo más complejo, más emocionante, más colorido que todo eso, no tiene patrón. Cada historia es distinta y no debemos ni tenemos derecho a truncarlas bajo ningún concepto. Piénsalo fríamente, no es tan difícil. ¿Quién eres tú para juzgar con quien se va el otro a la cama?¿Que autoridad tienes para meterte y decidir la felicidad de nadie?.

IMG_20180828_065140_067.jpg

Anuncios

Quayside

Publicado: 21 agosto, 2018 en actualité...

Imagina que son las cuatro de la tarde de un mes de Agosto, llevas desde las 7 de la mañana pensando que te vas a regalar una siesta de esas que salen en el Guiness porque no has pegado ojo en toda la noche. No se si será por el cambio climático, por la verbena de dims.jpeglos de al lado que todavía están de vacaciones o por los calores que me da la amenaza de la subida del precio del diésel que anuncia este “nuevo gobierno” que al final acaba comportándose como el viejo. Una subida que acabaremos pagando los que ya vamos justitos y lo necesitamos para ir a trabajar (lo que me hace plantearme si con esa bajada indirecta de sueldo me compensa ya pegarme los madrugones diarios). El caso es que cuando consigo quedarme en el sofá tranquilito suena el teléfono y como me pilla bajo de defensas puede que por aquello que según  Harvard  el calor hace que la velocidad del coco pueda sidewalk-mixed-use1.pngbajarte hasta un 13% , lo que a mí me dejaría con el mismo C.I. que una alcachofa. Lo coges. Una agradable voz (demasiado) propone algo muy extraño. Dice que si te apetece cambiar de vida, mudarte a una ciudad nueva de unas 325 Hectáreas con un nuevo concepto de sociedad. Claro, a uno que está todavía alicaído por el síndrome post vacacional y anda hasta las narices del vecino de la Black&Decker se le abren unos ojos como platos y unas orejas como las parabólicas de los radiotelescopios.

Pues eso. Imagina por un momento que existiese la ciudad perfecta en la que todo sea límpio, en la que todos usasen lo que necesitan y no haga falta hacer caso a los que anuncian alarmas por la radio. Pues resulta que esa ciudad ya se está construyendo, en un barrio de Toronto. Para 2022 llegarán los primeros habitantes. Será una nueva vida, maravillosa. Pero en realidad no va a ser más que un Gran Hermano en el que tu vida va a ser tan conocida como la de Jim Carrey en “El show de Truman”. El 965062.jpgprecio de vivir en una “ciudad smart” va a ser la propia libertad de sus habitantes que van a ver como TODO va a estar controlado por Alphabet (la matriz de Google) y Waterfront Toronto. Si nos quejamos de los cacharros que llevamos en los bolsillos, imagina lo que puede llegar a ser entregar tu vida con un lacito a multinacionales ávidas de sacarte el jugo tanto como sea posible y después ya queda ver a los perros mecánicos persiguiendo a alguien como en «Black Mirror». En fin, cosas de la vida moderna. Pero piensa que si llega a caer en gracia y se extiende al resto del mundo, lo de Orwell va a ser un paraíso de la libertad comparado con esto.

En Quayside no van a tener problemas con las elecciones porque todo va a ser tan Smart que no va hacer falta preocuparse por quien va a perturbarte la vida los próximos 4 años. Tranquilo, está todo pensado, si te marchas allí caerás en manos de una tecnocracia que gobernará tu vida y que se encargará de que no se te pasen por la cabeza ideas tan raras como “Libertad” o “Democracia” . Vivirás en una cárcel donde todo estará controlado, los coches serán “pseudoecológicos” de esos imgres-1.jpgque no contaminan en tus narices pero que hacen trizas los lugares donde se extraen los materiales de las baterías o donde se produce la electricidad te llevarán todas partes, no usarás dinero porque todo va a funcionar por códigos que dirán si eres VIP o paria.

Eso va a empezar como un primer experimento en sólo 4 años pero; ¿Y si después la cosa 220px-Oficina_Unión_1.jpgse extiende por el mundo entero? Igual las grandes corporaciones pretenden hacernos vivir en una especie de “Mundo feliz” en el que ellos sean los dueños de una economía circular que lo controle todo como ocurrió en el desierto de Atacama, en Chile, cuando las salitreras pagaban el salario  a sus empleados con fichas y así conseguían recuperar los salarios “satisfechos” a los trabajadores. Deberíamos estar atentos no nos toque defender derechos tan básicos como ver un amanecer o poder estar tranquilo en casa sin coger el teléfono.