Archivos para noviembre, 2013

Carta de Ajuste

Publicado: 29 noviembre, 2013 en actualité...
Etiquetas:,

Carta de Ajuste

Hoy nos vamos a carta de ajuste, en protesta por el atentado a la libertad de información de un gobierno del PP que no ha sabido gestionar un medio público y ahora lo cierra para enterrar sus verguenzas. Al final se hará justicicia y los que irán a negro van a ser ellos…

    Esta semanita ha sido tremebunda. Entre algunos desaguisados se lleva la palma de oro el f7piadoso Ministro del Interior que se empeña en colocar cuchillas en las empalizadas de Melilla, esas que el incalificable Presidente Rajoy dice desconocer si hacen pupa o no. Me atrevería a sugerir que imitase a Santo Tomás y pusiese la manita en una de ellas, a ver si después puede contar hasta diez deditos, igual cree que son de “atrezzo”, de esas de plástico. Lo lamentable es que crean que así van a conseguir algo que no sea derramar más sangre inocente.

        Esto mientras, a hurtadillas, nos cocinan la Ley de Seguridad Ciudadana”, otro de esos platos de mal gusto al que nos tienen acostumbrados. Sólo su mención ya me pone los pelos como escarpias porque cuando se ponen a hacer el mal, se quedan solos, seguro que superapor goleada a Corcuera y su ley de 1992 (vigente) El caso es que Interior prepara un nuevo asalto, si aquella era “la patada a la puerta”, esta va a ser “el zas en toda la boca”. No sé, mira tú que me recuerda a aquella “ley de vagos y maleantes” que  aprobada en 1933 y vigente durante el franquismo hasta 1970 que se sustituyó por la de “peligrosidad y rehabilitación social” y a la política de “palo y tentetieso”. Un dato, a Corcuera le costó el puesto, este ni se disculpará, tiempo al tiempo.

   ¿Pero nos hace falta esta nueva ley? Creo que casi lo que necesitamos es precisamente una ley que nos defienda a los ciudadanos, contra ellos, los abusones que esta vez lo que quieren es arrasar definitivamente con todos nuestros derechos y que ni siquiera podamos quejarnos, al estilo de las mejores dictaduras bananeras.

  Es inaudito que ahora nos pretendan podalas libertades y derechos civiles a estos niveles, amordazándonos y encima disfrazándolo con el término “seguridad”, haciéndonos creer (como palosdecían nuestras abuelitas al hacernos tragar ese jarabe infernal) que es por nuestro bien, y no para protegerse ellos mismos ahora que lo del indulto “a medida” ya canta mucho y se ven peligrar. Proponen, entre otras lindezas, “acotar” (vamos lo que es arrasar en mi pueblo) el derecho de manifestación, perseguir los escraches o impedir las concentraciones frente al Congreso con multas salvajes de hasta 600.000 euros todo ello sin testigos porque lo que está claro es que se habrá de poder castigar a quien haga alguna foto inconveniente (véase los vídeos de Mossos en Barcelona).

    ¿Es que ni siquiera pueden entender que si nos manifestamos es porque estamos asqueados de que nos tomen el pelo cambiando el nombre a las cosas para robarnos más? Que si no son recortes sino ajustes, que no es privatizar sino “hacer viable” y otras artimañas que nos llevan al borde de la paranoia como aquella de elegir entre colegios y hospitales o televisión pero wpid-Manifestacionindignadosotros saraos se quedan. Nos quieren meter en un silencio propio de frailes cartujos. ¿No podremos salir a la calle y llevar pancartas frente al edificio donde decidieron que mi hijo no puede estudiar decentemente porque es caro? Todo bajo la amenaza de ser saqueados con multas impropias en un estado de Derecho en virtud de una ley tan “bien hecha” que equipara como “falta grave” cosas como un botellón no autorizado, acudir a una manifestación encapuchado, cortar el paso de una vía pública o gritar a las fuerzas de seguridad de servicio, con porras rebeldes en la mano. Pero hemos de estar tranquilos, es por nuestra seguridad

Interior afirma que las cuchillas de Melilla no pretenden hacer “daño”

Rajoy sobre las cuchillas de la valla de Melilla: “No sé si pueden producir efectos sobre las personas”

El Constitucional anula la ‘Patada en la puerta’ de la ley Corcuera’

Joan Coscubiela “esta puede ser la ley de la patada en la boca a lademocracia”

Ley de vagos y maleantes

Ley de vagos y maleantes 1933

Ley Rehabilitación y peligrosidad social

El mundo se sostiene por la respiración de los niños”  התלמוד 

Hoy es el Día universal del niño. Es un día que debería ser fiesta mayor. Aunque si hace falta fijar un “Día Universal de…” es porque quizás necesitamos que nos recuerden que cada día se produce uno de los crímenes más terribles, Dia_del_ninio_2asesinar los sueños a un niño. Este es uno de esos días que deberíamos conmemorar los 365 días al año, como también lo merece el día de la madre, el de la mujer (trabajadora o no), el de los abuelos, el padre… y todos aquellos que nos inciten a ser personas humanas respetuosas o algo que se le parezca, que mira que nos hace falta. En cuanto a éste, deberíamos concienciarnos especialmente porque todos, hasta la bruja mala de Blancanieves o los miembros de la Troika, hemos sido niños alguna vez y nuestro futuro dependerá de lo que hagamos con ellos.

La realidad es que la Convención sobre los Derechos del Niño sigue siendo un documento prácticamente desconocido que no se suele tomar muy en serio y los derechos que recoge no son efectivos ni por asomo en numerosos rincones de este planeta que sigue rodando porque no tiene vergüenza. Días como hoy sirven para recordar que los derechos de la infancia están ratificados por muchos estados (tan sólo Sudán del Sur, Somalia y USA no lo han hecho) a bombo y platillo pero no garantizados y mucho menos implantados de verdad.

El mundo esta padeciendo una mala racha, lo admito, pero no podemos aprovechar la situación actual como excusa para aceptar que en este país sigamos mercadeando con la educación de cartel20-novnuestros niños a la que se anteponen siempre los ideales del “politicastro” de turno y hasta ellos sean víctimas de los homicidas “recortes” en salud entre otras barrabasadas que propinamos, estilo Don Julián, a nuestros propios hijos por aquí. Y lo que es más sangrante, que en pleno SXXI cada día 19.000 niños menores de cinco años mueran en este planeta por causas evitables como la desnutrición (1/3 de las muertes), que entre todos deberíamos poder impedir o por lo menos combatir.

«Ninguna crisis justifica la muerte de un solo niño por causas evitables». Decía Consuelo Crespo, presidenta de Unicef España, con más razón que una santa de esas con aureola y todo. Aunque la realidad es otra, en el mundo  millones de niños se levantan a las seis de la mañana y se acuesan, si ha habido suertecita, a la una de la madrugada, todos los días, para ganar menos de 10 euros al mes y dos comidas diarias. Eso si son afortunados y no han caido en redes de abuso sexual. A millones de niños les roban su dignidad, su infancia y su futuro. Son niños que no van a ser niños nunca más, pero no sólo eso, tampoco van a poder ser personas.

Es necesario que nos preocupemos por ellos invirtiendo dinero (que no gastando, lo que es muy diferente), que les ofrezcamos nuestro tiempo para escucharles, jugar con ellos o simplemente acompañarles. Es necesario concienciarse de que ese pequeñajo no es sólo un ser frágil que necesita que se le proteja, sino también una persona con derecho a ser educado, cuidado y protegido sin importar donde haya nacido, es una persona con derecho ser feliz, alimentarse correctamente, a ir al cole y a ser escuchado.

Por último, no debemos olvidar que como todos hemos sido pequeños estamos obligados a ofrecerles una infancia MEJOR que la que nosotros hemos tenido, en estos tiempos, más que nunca, necesitamos esa energía, ese entusiasmo propio de los más niños para poder seguir adelante y no olvidemos que ellos no sólo son nuestra verdadera garantía para el futuro, son nuestro presente.

Convención sobre los Derechos del Niño

Unicef denuncia que 19.000 niños mueren al día por causas evitables

Carta de la Presidenta de UNICEF España: en tiempos de crisis también se puede avanzar

Unicef

Save the children

No, hoy no es el día de la mujer (¿hace falta para que nos acordemos de ellas?) pero a juzgar por las lamentables y espantosas noticias que vemos a diario,  parece que aún vivamos en el Paleolítico Superior en pleno Siglo XXI. El otro día se convocó otra jornada de protesta para reclamar el derecho de las mujeres a conducir, cosa que no parece tan aceptada porque algún que otro jeque se ha pasado tres pueblos.

El jeque en cuestión, Saleh al-Luhaidan, miembro del Consejo Superior de Ulemas, decía, sin 207098aportar pruebas, en una entrevista que “Si una mujer conduce un coche, no por pura necesidad, podría tener efectos fisiológicos negativos (…) ya que afecta a los ovarios y empuja la pelvis hacia arriba”. Según él las mujeres sólo conducirían en “circunstancias justificadas” como la enfermedad de su marido durante el viaje. ¡Toma ya! Ojiplático me quedo

El caso es que en Arabia Saudí, uno de esos lugares con una sociedad religiosa anacrónica disfrazada de modernidad, petroleo y lujo, varias conductoras han sido detenidas y liberadas después de firmar un compromiso de no volver a conducir, algo así como el “no volverá a ocurrir” borbónico. Otras, como Shayma Ghassaniya, fueron sentenciadas a recibir diez latigazos (que al final fueron revocados).

¿Ah, que esto nos queda lejos? Pues en todas partes cuecen habas. Diría yo que la editorial del Arzobispado de Granada está en eso de superar al jeque con la edición de un libro titulado “Cásate y sé sumisa” (encima escrito por una mujer, Costanza Miriano) en el que defiende que la mujer debe “aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión” para poder ser “feliz INCLUSO con su marido”, manda narices!.

Dejar pasar estas cosas puede que sea una de las causas que llevan a que aquí se vivan cosas mucho más lamentables. Me refiero, sin duda, a las más de 700 mujeres asesinadas por violencia de género en España, ayer mismo la última, muertes que se debieran haber evitado la última década, una cifra horrible, sólo comparable a las del terrorismo, más “mediáticas” marmita2pero también lamentables. A mi, y supongo que a todos, me hierve la sangre a fuego lento leer que nuestros gobiernos psicópatas en vez de legislar eficazmente, para evitar esta sangría, subvencionan a centros que segregan por sexos o consienten la diferencia salarial, pues oye, esas cosas me alteran las meninges. Además, es alucinante leer “perlas” tales como las injerencias de Gallardón en materia de abortos, sin recato ninguno y lo que ya no tiene nombre son las salvajadas pronunciadas por mujeres, en puestos de relevancia, retrógradas, machistas, que parecen avergonzarse de su própio género. Inexplicablemente me viene a la cabeza Esperanza Aguirre diciendo aquello de “el aborto no es un Derecho sino un FRACASO de la mujer en todos los supuestos” , muy propio de la Edad Media, si señora, ni Torquemada lo hubiese dicho mejor.

No debiéramos consentir que se emprenda ese camino, ni desde la política, ni desde el arzobispado y mucho menos desde el mundo de la cultura, lo siento por Perez Reverte y su ROSIE THE RIVETERlamentable “Mujeres como las de antes” (caballero, una mala tarde la tiene cualquiera). Porque si no conseguimos educarnos en la igualdad, en menos que canta un gallo regresaremos a la cuando las mujeres no salían de la cocina y no conseguían jamás la mayoría de edad. Entonces de nada habrá valido la lucha de nuestras compañeras quienes nos demuestran todos los días que siguen con nosotros, a pesar de los milenios de injusticias cometidas sobre ellas. Nos enseñan que su valía es, como mínimo, igual a la nuestra.

Esta vez no han de quedarse solas, todos tenemos mucho que perder. No hablamos ya sólo la segregación de los géneros, hablamos también del retroceso cultural, la vuelta a la barbaridad, con todo lo que ello conllevaría en cuanto a destrucción de derechos y garantías no sólo los de ellas sino los de todos.

El 016, el teléfono confidencial para maltratadas que no deja huella

¿Cómo actuar ante un caso de violencia?

700 mujeres asesinadas en España en la última década en crímenes de violencia de género

Unas 55.000 maltratadas están en situación de “riesgo medio, alto y extremo”, según la policía

El Arzobispado de Granada edita un libro que enseña a la mujer a ser sumisa

El arzobispo no ve razones para retirar el libro PP, PSOE e IU, contra el libro ‘Cásate y sé sumisa” editado por el arzobispado de Granada

Aguirre: “El aborto no es un derecho, es un fracaso de la mujer en todos los supuestos”

Femen busca “conformar una armada” en España por los derechos de las mujeres

rtvv

Ante todo este blog le debe un reconocimiento “per sécula seculórum” (amén) a una de esas buenas personas que han sufrido las injusticias de los déspotas por ser, en buena parte, su madre y a las madres hay que reconocerlas siempre, así es que Fani, por tí y los tuyos va esto hoy.

Ayer se cometió una de esas injusticias que pensamos que sólo se pueden cometer en países del tercer mundo, cosas propias de dictaduras de república bananera en las que un gobierno despótico cumple sus caprichos a pesar de que la justicia no les da la razón. Merecen muchos calificativos malsonantes, pero mi educación me impide empezar a soltar una serie de insultos que no aportarían nada. Si el caso fuese al contrario seguro que los irracionales no nos respetarían tanto, ellos son así.

A mediodia nos alegrábamos con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en el que se ordenaba al gobierno de la Generalitat Valenciana a readmitir a los trabajadores despedidos en un ERE que se anulaba por injusto. Pasaron unas horas y al atardecer nos enterábamos (por un comunicado ya que son incapaces de dar la cara) de que el Consell optaba por la barbaridad y decretaba, de forma autoritaria y despótica el cierre de la única radio televisión con la que contábamos los valencianos, me falta saber si la actuación del Consell se ajusta a derecho creo que esta vez, tampoco. Y esas cosas acaban costándonos un riñón a todos nosotros porque juegan con el dinero público, el nuestro.

El caso es que las consecuencias de un gobierno que intenta esconder de puertas a fuera que es  incapaz, derrochón y sin criterio, dirigido por un personaje no elegido democráticamente, acabamos pagándolas los de siempre, los trabajadores que pese a tener una sentencia judicial favorable han visto que para poco les vale, y todos nosotros que vemos amputado nuestro derecho a una radio televisión propia, simplemente porque un gobierno ha cogido una rabieta propia de niño de colegio (ya creo que no les llega para más). Les queda muy representativo. Ya lo vimos cuando perdimos las cajas de ahorros, nuestra economía era intervenida y nos podaban sanidad, educación, cultura y asuntos sociales.

Así pues, en solidaridad con todos los miles de trabajadores y de sus familias, optamos por callarnos hoy, en señal de respeto. La vida sigue y ahora, más que nunca, es nuestro turno, de todos nosotros, de que nuestras voces acallen a los déspotas ya que ellos, de por sí, no tienen el valor de reconocer su incapacidad y dimitir.

  #LLADREROS, EL EXPOLIO DE LAS ONDAS

Sentencia integra TSCV