Archivos para noviembre, 2020

Mujer tenías que ser

Publicado: 24 noviembre, 2020 en actualité...

25 de noviembre de 1960, las tres hermanas Mirabal (Patria, Minerva y Teresa) morían asesinadas en República Dominicana a manos de enviados del dictador Trujillo. ¿Su crimen? Ser activistas políticas y denunciar la situación de una sociedad dominicana sometida a la bestialidad de un régimen dictatorial sanguinario (como si existiese algún dictador que no lo sea). Se ensañaron con ellas para al final asesinarlas e intentar “esconderlas debajo de la alfombra”, ya sabes, cosas de dictadorzuelos y gente de esa ralea que no tienen otros argumentos más que el palo simiesco. Eso era así, continúa siéndolo y lo será si no conseguimos parar alguna vez a los que se creen más fuertes que nadie (todavía quedan en la cueva). Se salió con la suya, nadie dijo nada hasta que en 1981 el movimiento feminista latinoamericano fijó el 25 de noviembre como el día para visibilizar la violencia sobre las mujeres. Algo que continua siendo tan cotidiano que parece que no lo veamos, no lo suficiente. En caso contrario no haría falta marcar un día en el calendario para que recordemos la lacra que vivimos cada día y que cuesta la vida a nuestras compañeras sin que seamos capaces de evitarlo y mientras demasiados miran hacia otro lado. Hasta finales de 1999 la ONU no se sumó a la Jornada, por lo visto prisa no tenían.

Igual somos la única especie sobre la faz de la tierra que padece una tara genética (otra más) que nos lleva a despreciar a nuestras compañeras. Pero en este caso nadie se ha apresurado a investigar, a sacarse una vacuna de la chistera o intentar poner remedio a algo que sufren más de la mitad de la población mundial durante milenios. Me refiero a la violencia que en esta sociedad va inserta en los cromosomas que te pueden tocar en la rifa a la hora de pasarte una temporada en la “barriga” de tu madre. Ya ves, sólo la “suerte” que determine tu entrepierna, en pleno SXXI, ya va a marcar como te va a tratar una sociedad construida a lo largo de los siglos “por los hombres y para los hombres”. Muy justo no parece, ¿verdad? Pues la cosa continúa con unos esquemas que se encargan de hacer las cosas difíciles a las mujeres. Unos estereotipos caducos y que poco a poco van cayendo, aunque queda tantísimo por hacer… Quedará un salto cada vez que piensas aquello de “mujer había de ser” con un acento de malicia. Nos quedará una acera que cruzar cuando crees que TÚ puedes hacer algo y tu compañera, no con un orgullo micromachista que puede que no sea voluntario pero que aflora porque está impreso de serie en tu educación resultado de tantos siglos de encerrar a las mujeres en casa. Quedará todo un mundo por hacer mientras todavía existan cavernícolas que se crean superiores a sus compañeras por el simple hecho de haber nacido varones. Quedará un abismo que cruzar mientras todavía pensemos que no somos violentos porque no pegamos a las mujeres y no veamos que la violencia es muchísimo más y que los golpes psicológicos muchas veces duelen más que cualquier paliza. Quedará una galaxia de por medio que salvar mientras nuestra compañera de mesa cobre bastante menos por hacer exactamente el mismo trabajo que haces tú.

Nos queda un largo camino por recorrer hasta acabar definitivamente con la sociedad del “la maté porque era mía”, sin duda, y parece que todavía quedan muchísimos trogloditas que no están dispuestos a aceptar que los cimientos de tiempos inmemoriales de esta sociedad están podridos. Igual, aprovechando que tenemos el mundo hecho un solar deberíamos arrinconar a los Australopitecos y empezar a construir algo nuevo sin cometer los mismos errores del pasado. Un mundo en el que los cromosomas no sean impedimento para nada. Deberíamos intentarlo, no sólo por nosotros, que igual ya estamos condenados, sino por nuestros hij@s .¿Sabes una cosa? Siempre merece la pena tener esperanza. La veo cada día en mi hijo, parece que las cosas están cambiando y que en el cole empezamos a ver personas distintas. Una chispa va prendiendo. Nuestro trabajo en casa y el de nuestros profes va a ser avivarla para que se transforme en un gran fuego que queme los engranajes de una sociedad caduca y podrida.

Un enemigo común

Publicado: 17 noviembre, 2020 en actualité...

Si por algo nos hemos caracterizado a lo largo de los siglos es por esa extraña querencia que tenemos a sacudirnos mamporros los unos a los otros sea por el motivo que sea, cualquier cosa es buena para empezar el baile de palos. ordenalfabetixUnidos, lo que se dice unidos no hemos estado jamás, a pesar de que Asimov ya nos decía que la violencia es el único recurso del incompetente no perdemos ocasión para demostrar el sincerebrismo de la especie. Imagina que allá por 1325 un grupo de soldados de Módena se infiltraron en Bolonia y robaron un cubo de agua de un pozo Se lo tomaron tan mal que el ejército de Bolonia se  enfrentó al de Módena en la batalla de Zappolino. Resumen, 2000 personas perdieron la vida por un cubo de agua.

Pero existe algo poderoso que haría que hasta los de antes, los del cubo de agua se uniesen, algo poderoso que ha de saber dominar todo el que intente mantenerse en la cresta de la ola, EL ENEMIGO COMÚN. La cosa parece 11.jpghasta lógica. Sólo se ha de buscar algo que haga olvidar las diferencias, sea lo que sea y si no se encuentra se inventa y santas pascuas. Ejemplos los tenemos a montones. A estas horas de la mañana y falto de café me viene a la cabeza lo de los Nazis culpando a los judíos hasta de que lloviese, a los americanos juntando colonias para zurrar a los españoles a base de hundirse barcos o para ser un poco más polémico, lo de los catalanes que querían destruir España ¿o eran los españoles los que querían destruir Catalunya? YO QUE SE!

¿Qué hemos de hacerle? La cosa es tan simple como el mecanismo de un botijo. Se busca un chivo expiatorio, se demoniza y se carga contra el con IMG_20180611_171154.jpgtodos los males del universo. Automáticamente nos olvidamos de todo y vamos a linchar a palos al desgraciado que le ha caído la negra. Lo lógico sería es que en estos días que nos ha tocado vivir nos hubiésemos unido todos para luchar contra el bicho y perseguirlo a pedradas. Sería lo normal pero no se si has caído en el detalle de que este mundo es todo menos normal porque si lo fuese tampoco veríamos según que salvajadas contra otros seres humanos,  en el mar o día a día en nuestras propias ciudades.

El otro día salió Biden por la tele diciendo que el tiempo de la disgregación manifestante-porta-una-bandera-estadounidense-reves-junto-edificio-llamas-minneapolis-jueves-mayo-1590861344870-1.jpgen USA había acabado y llegaba el tiempo de la unión dentro del solar que le ha dejado Trump, si es que se va porque ya dudo hasta de que no tengan que sacarlo de allí con una camisa de fuerza. Preocupa un poco, parece dispuesto a liar la mundial antes de abandonar la Casa Blanca y su capacidad para cometer barbaridades junto con sus adeptos no parece tener límites.

Bueno, decía yo que si el futuro presidente no salió diciendo nada de vencer al bicho es que igual está pensando en montar otro enemigo común para norte_contra_-sur_historiausarlo como “superglue” de la sociedad y lanzarle a todo USA encima. Deberíamos mantenernos despiertos no vaya a ser que ponga en marcha la ruleta de buscar víctimas y nos vaya a tocar a nosotros – En China seguro que ya lo miran de reojo- No nos vayamos a creer que Biden viene para salvar el mundo, los santos no abundan ni en los altares y quizá no debiéramos olvidar que es el presidente de un país que ha de intentar resucitar como primera potencia del mundo, a costa de quien sea. Hará cualquier cosa, deberíamos estar atentos.

Campanas al vuelo

Publicado: 10 noviembre, 2020 en actualité...

Hace muchos años, cuando no existía Internet, ni siquiera el teléfono o la radio el campanario de un pueblo era también la torre de telecomunicaciones. El toque de las campanas regía la vida del pueblo. Desde el campanario de anunciaba todo lo que ocurría y podía interesar, la hora que era, cuando tocaba ir a misa o volver a casa después de la jornada en los campos, si había muerto alguien en la villa hombre, mujer o niño (existían diferencias en el toque), si había algún peligro o incluso cuando sonaban a fiesta. Era entonces  cuando sonaban todas a la vez. Tocaba celebrar, era fiesta mayor y se lanzaban las campanas al vuelo.

Esta especie siempre ha sido muy dada a eso de salir a la calle a cantar victoria antes de empezar la batalla. Damos por sentado que el partido nos lo llevamos de calle, sin bajar del autobús. Soltamos las campanas al vuelo y después pasa lo que pasa. No salen las cosas como se nos habían pasado por la cabeza y ya todo son malas caras.  Llámame agorero y malasombra pero no se yo si no estaremos ahora montando una peletería antes de acercarnos al bosque a ver si encontramos un oso. No, no me refiero al sainete de Biden. Que vale, de acuerdo, parece que va a ser presidente. Pero algo de razón puede que tenga Trump, las elecciones igual no han sido justas, estoy segurísimo que millones de votantes lo han hecho más para perder al sujeto de vista que para poner al demócrata de presidente. Sea por lo que sea parece que vamos a tener por una temporada un mundo “normal” si es que ese palabro se puede aplicar a este año que llevamos (Venga, un esfuerzo más que ya estamos en noviembre). De todas formas esperemos un poco, no nos vaya a salir rana, que en eso de que un príncipe se nos transforme en batracio ya tenemos mucha experiencia.

Con lo de lanzar las campanas al vuelo me refiero al anuncio de Pfizer y su vacuna megaeficiente frente “al bicho” pero que, de momento, parece que nadie ha visto. Esta mañana me acerqué a tomar el café de rigor, más contento por eso de que parece que veamos la luz al final del tunel y me encontré con Paco (que puede llegar a ser cenizo pero suele acertar). Estaba jugándose carajillos y algún “Sol y Sombra” a que en una semana el virus habrá mutado, se producirá algún accidente en el laboratrorio o se descubrirán efectos secundarios perversos del tipo de que a los que han experimentado la vacuna se les han vuelto las orejas verdes. Según Paco algo va a ocurrir para que la vacuna vuelva a la casilla de salida, como en el juego de la oca y todo quede en una maniobra en la que la farmacéutica y cuatro avispados habrán ganado muchísimos millones de euros gracias al vaivén de la bolsa de estos días. Todo a costa de nuestra esperanza ciega en que esto pueda acabar ya y  podamos despertar un día y abrazar, besar de nuevo, vernos las caras, reir, volver a ser humanos.

Prefiero decir a mi amigo que ese es el verdadero valor que tiene la investigación y que a cambio de eso no hay dinero que valga. Paco teme que alguien haya hecho su agosto en pleno noviembre. No se que decirte, prefiero ser un iluso y pensar que la ciencia se mantiene al margen y sigue su camino en beneficio de la humanidad. Prefiero pensar que esa es su razón de ser y que no va a entrar en este juego de piratas. Pero no se ya que decirte, solo el tiempo podrá resolver la duda pero de equivocarme sería como para perder la esperanza en la especie humana (la poca que nos queda) y salir a la calle pidiendo la extinción.

Elecciones en el imperio

Publicado: 3 noviembre, 2020 en actualité...

¿Te imaginas lo que sería en la Edad Antigua el nombramiento de un nuevo emperador en la Roma imperial? Seguro que todo el mundo conocido estaría expectante por ver quien se pasearía por el foro subido en un carro, con un esclavo sosteniendo la corona de laurel y miles de fanfarrias sonando. Sin duda los ciudadanos romanos querrían saber quién les gobernaría, cobraría impuestos y les metería en vete a saber qué guerra y el resto, los bárbaros, por ver quién es el que va a hacerles la vida imposible durante una buena temporada. Pues la verdad es que algo así está ocurriendo hoy, andamos todos como locos intentando enterarnos de algo de las elecciones de la cada vez menos primera potencia mundial, USA. Más que nada por saber si va a continuar la política populista a cara de perro, sin solidaridad y con mucho “show” o en cambio los votantes dirán que prefieren algo “más tranquilo” y con un carácter más “normal” si esa es la palabra que se puede aplicar al candidato demócrata, Joe Biden, un gato viejo (muy viejo) en eso de los cambalaches del camino a la Casa Blanca. Dice un amiguete que anda por allá que cuando pusieron los cables de la instalación eléctrica él ya les dijo a los electricistas donde poner los interruptores. 

¿Alguien se habrá parado a pensar que sucedería si Trump ganase de nuevo las elecciones? Puede que creas que es imposible, pero si algo está claro en unas elecciones es justo eso, que NADA está claro y nada es seguro hasta que se acaba el escrutinio. ¿Exagerado? Te cuento una historieta; 1948, Se presentaban a las elecciones el demócrata Truman, para su reelección, y un tal Dewey como aspirante republicano. Las encuestas daban como ganador a Dewey y el pescado parecía tan vendido que el Chicago Tribune, con aquello de ser el primero en dar la noticia, se adelantó con un titular que decía “Dewey defeats Truman”(Dewey derrota a Truman). Se lo tuvieron que comer con patatas, al final Truman acabó reelegido, igual esta vez le ocurre algo parecido a la FOX que ya va aplaudiendo a Trump.   Además, si por algo se caracterizan los yankees es que suelen cumplir las tradiciones y por desgracia te diré que jamás un presidente, desde la 2ª Guerra Mundial, no ha conseguido la reelección en un país con un sistema electoral bastante peculiar en el que los que se inscriben para votar no eligen al presidente sino a un colegio electoral de 538 electores que serán los que, al final elegirán al presidente. Ah, y por cierto, los estados no tienen los mismos compromisarios así es que atención a Florida y Pensilvania (el estado de “El día de la marmota” -¿premonición?)!.  

De todas maneras veremos lo que sucede en la realidad distópica esta que vivimos porque si a estas horas todavía no has perdido toda capacidad de sorpresa, te aplaudo hasta con las orejas. Si algo parece claro es que toda teoría de la lógica que podíamos aplicar hasta hace unos meses podemos tirarla a la papelera jamás habíamos estado en este escenario. Andamos todos hartos de todo, aquí en España, empiezan los disturbios, pero a la otra parte del charco ya se están liando a tiros (claro, eso de vender armas y municiones en los supermercados es lo que tiene). Esta vez las elecciones en USA vienen cargadas de amenazas de disturbios, de anuncios de demandas por pucherazo incluso antes de haber empezado e recuento y de todo tipo de teorías peliculeras, es el mundo Trump. Se marchará o se quedará, pero lo que nos ha dejado ya para el mundo es la herencia de una política-espectáculo cercano a lo grotesco, una fractura enorme en el panorama internacional que veremos cómo se consigue coser y un enfrentamiento dentro de sus fronteras de todos contra todos jamás visto en los últimos siglos y que amenaza con contagiar a todo occidente.