Archivos para diciembre, 2016

Un año más…

Publicado: 27 diciembre, 2016 en actualité...

Bueno, espero que ya hayamos comido todos los polvorones, turrones y compartido mesa con la familia, sin que nadie haya resultado herido ni almax-comprimidos-masticableshaya asesinado a los cuñados y/o otros miembros de la parentela. Nada, cosas típicas de estos días en los que nos reunimos todos juntos para comer, comer otra vez y beber, volver a beber (como los peces en el río) y empezar de nuevo a comer, en un ciclo que puede acabar en urgencias o recurriendo a San Almax Bendito. ¿Sabéis una cosa? En el fondo soy de esos a los que le gusta sentir cerquita a los suyos. También a vosotros, porque ahora que estoy escribiendo esto me doy cuenta que llevamos más de cuatro años juntos embarcados en este esquife y esto ya da como para que formemos parte de una gran familia. Muchísimas gracias de todo corazón.

Para mi estos días son especiales, más allá de religiones y convicciones varias porque, si te paras a pensar ¿que más dará que nos reunamos por una causa u otra si nos vemos todos juntos de nuevo?. Dicen los historiadores wp-1482828088876.jpegque estos días ya se celebraban antes de la llegada del cristianismo, la llamaban “Sol Invictus”. Es curioso, no montaban belenes y no le tiraban la culpa a Carmena (no ella no estaba, creedme). El caso es que estos días tienen eso mágico que hace que no importe el escenario en el que nos reunimos, la cosa es estar de nuevo con los tuyos, aunque sea en la cafetería de un hospital (ya vendrán tiempos mejores). Por lo menos no estamos en unas trincheras llenas de barro como los soldados que salieron de ellas en la nochebuena de img_20160315_131520.jpg1914 a jugar al fútbol y cantar villancicos. Ni esta noche, en mitad del mar, jugando una partida de cartas con la muerte, en busca de una tierra prometida que les dará la espalda. O en una ciudad machacada por los bombardeos y la sinrazón, olvidada del mundo a no ser que en los informativos necesiten algo de sangre. Deberíamos acordarnos estos días de toda esta gente que ni ha vivido la navidad ni espera nada más que no sea poder llegar vivos a ver el nuevo año que se acerca.

Este 2016 nos deja, ya le quedan un par de telediarios. Y si queréis que os diga la verdad, para mí, ha sido uno más de esos que deberíamos conseguir 11b.jpgolvidar. Un año en el que nos ha llegado Trump,  hemos renovado gobierno de “los de siempre”con escándalos y mangarrufas incluidas, un año que acaba sin que aprendamos que ofender  a una mujer, o permitirlo, no te transforma en “más hombre” sino en una bestia impresentable. Un año en el que hemos continuado permitiendo que mueran seres humanos en el mar, en el que las guerras sin sentido continúan dando noticias sobre carnicerías y en el que la brecha de la desigualdad ha ido creciendo cada vez más y más, permitiendo muertes por miseria. Todo porque nuestros gobernantes siguen más interesados en eso de rescatar autopistas que en dar de comer a quiénes lo necesitan. Vamos, un año más como los anteriores (y ya llevamos demasiados). Pero, si me permitís, un poco más triste porque nos faltarán, sólo por citar a algunos, las canciones irrepetibles de Leonard Cohen, el misterio de Bowie; el ritmo de George Michael; los versos de Marcos Ana; la magia de Eco; las risas con Chus Lampreave; el último icono de la política del siglo pasado, Fidel y hasta la mismísima Princesa Leia (Carrie Fischer) a quién espero que la fuerza le acompañe allá donde esté. El mundo luz.jpgva a estar un poquito más vacío sin ellos. Pero nos quedará su obra y todo un camino por delante para conseguir que, por fin, el 2017 sea nuestro año. El de los que no perderemos la esperanza en que entre todos podremos dar la vuelta a lo que estamos padeciendo y conseguir retomar el camino que en algún momento perdimos. Seremos capaces, lo sé, porque como nos dijo V.Andrés Estellés “Llegará un día en el que ya no pordremos más, entonces lo podremos todo” (Perquè hi haurà un dia que no podrem més i llavors ho podrem tot). Estoy convencido de que ese día ya ha llegado y nuestro año va a empezar. Y si no lo fuese, recuerda que siempre podremos tomar Manhattan y después Berlín.

Anuncios

Pobrecitos bancos…

Publicado: 20 diciembre, 2016 en actualité...

Pobrecitos bancos, pobrecitos míos. ¿Mira tú que ir a meterles una multa de 485 millones? Resulta ser que esta gente maliciosa y desconsiderada de Bruselas, a hurtadillas, ha impuesto a unos santitos baixa-1como HSBC,GPMorgan y Credit Agricole esta crudelísma sanción, total por unas manipulaciones de nada en el Euribor, ese viejo amigo de todo aquel que hace juegos malabares al borde del abismo para pagar la hipoteca y que ha de llegar incluso a decidir entre comer, morir de frío por no tener luz o pagar la letra del piso. Ya ves tu que cosas, meterles una multa total por eso (léase la ironía, no vayan ustedes a pensar).

El caso es que encima esto no les viene de nuevo. El año pasado ya pagaron otros cuatro baixabancos 1700 millones por intentar darnos el “gran golpe” haciendo eso mismo, manipular el Euribor. ¡Si es que no escarmientan! Siempre están siempre a la que cae para intentar sacarnos las telarañas que nos quedan en el bolsillo porque allénde los mares, en USA, también están recibiendo multazos de dimensiones estratosféricas. No se inmutan, les da igual. Tanto que llego a pensar que lo de las multas no es más que una trola para que creamos que les controlan. Igual pagan y todo pero después nos suben las comisiones un poquitín y todo arreglado.

Esto no tiene cara de cambiar, seguirá así hasta que alguno de los dirigentes de los bancos acabe una temporadita “a la sombra” (yo que sé, ¿quién dijo que este blog no era de ciencia-ficción?) pero visto como funcionan los organismos que se supone debieran “dar un vistazo” piratesal comportamiento de los barcos corsarios en que se han transformado los bancos vamos listos. Resulta un tanto significativo ver como a Lagarde (esa señora tan humana que llegó a “invitarnos” a morirnos porque claro, lo de la vejez y las pensiones es un problema) se la riñe cariñosamente (porque otra palabra no se me ocurre) en Francia nada menos que por negligencia con unos dineros que acabaron favoreciendo a un amigote de Sarkozy. Pero de condena y de estancia en el “hotel rejas” nada de nada. No se le hace cumplir ninguna condena “por su relevancia social” es más, el FMI va y la ratifica rápidamente. ¡Hala, a tomar dalton.jpgviento la igualdad de los ciudadanos ante la ley! Seguro que si nosotros hacemos menos de la mitad nos encierran y tiran la llave. Ya podemos hacernos una idea de como funciona la justicia al respecto. Y si además nos percatamos en que tres de los últimos mandamases del FMI, Rato, Strauss-Kahn y ahora Lagarde han resultado ser verdaderos ejemplos de cuatreros a lo hermanos Dalton pero sin gracia ya es como para pensar en que deberíamos abandonar el dinero. No se, volver al trueque, al intercambio de pollos por comida o algo, porque está visto que el sistema económico mundial no es que ande demasiado bien. Entre bancos que sólo piensan en sacarnos el jugo, gobiernos convertidos en sus esbirros que nos persiguen a base de impuestos inauditos y organismos internacionales que son cuevas de Alí Babá vamos listos.

No entiendo de que se sorprenden de que la gente andemos un tanto quemadilla, necesitamos ver que nuestros esfuerzos sirven para algo y no para engordar el botín de los corsarios piratas y bucaneros a los que nunca les sucede nada. Necesitamos (entre otras tantas cosas, como comer…) volver a creer en la igualdad de la justicia para poder seguir adelante. ¿Lo veremos?

Ustedes hagan las leyes…

Publicado: 13 diciembre, 2016 en actualité...

Cuentan que allá por los tiempos de Alfonso XIII (Para las víctimas de inventos varios de los Ministerios de Educación, resumiendo muchísimo, alfonso-xiiiun rey bigotudo, bisabuelo del actual y que salió de España por piernas antes de la Guerra Civil) se daba la alternancia entre partidos (algo así, más o menos y a efectos prácticos como el PP y el PSOE en estos tiempos). El bipartidismo era eso, bipartidismo Se turnaban los liberales de Sagasta y los conservadores de Cánovas del Castillo con el consecuente resultado, aquí no se movía ni el viento, lo que hacían unos destrozaban los otros y viceversa.

Por aquellos tiempos el Conde de Romanones, un político español con unos números de estrella del AllStar (3 veces Presidente del Consejo de Ministros y 17 veces ministro)romanones dejó al Congreso de los Diputados ojiplático con una frase que si te paras a pensar es una verdad como un templo “Ustedes hagan las leyes que yo haré los reglamentos”. Esta frase encierra una verdad de esas que dejan helado al mismísimo infierno y que con el paso de los tiempos continúa siendo lamentablemente verdad en muchos casos. Romanones dejaba claro que el legislativo podía aprobar leyes pero la pieza para aplicarlas (el Reglamento) era cosa del gobierno y que él mismo se encargaría de dar la vuelta a la ley como un img_20151201_175249.jpgcalcetín con un reglamento bien engrasado. Al oir eso todos se quedarían petrificados y supongo que volverían a casa cabizbajos, con la cabeza en una bolsa de papel con agujeritos. Esta es una de las frases que definen para siempre el espíritu de un político y sus maneras, ¿verdad? Pues bien, nuestro Presidente del Gobierno nos dejó el otro día  una perla igual de demoledora pero con menos perfil y glamour que la del Conde (todo degenera, ni los autoritarios de hoy son como los de antes). Y poco se ha hablado de ello.

La semana pasada nuestro presidente-faraón soltó en el Congreso algo que nos debió dejar helados como esquimales en ropa interior a aquellos que cropped-meditar-by-marce-mendezcreemos en la democracia. Nos hizo recordar aquello de W. Churchill que decía “la democracia es la menos mala de las formas de gobierno” mientras nos repetíamos “calma, calma ya pasará” y decíamos “OMMMMM”. El presidente le contesto a Iglesias que el Gobierno sólo aplicará las iniciativas del Congreso que sean obligatorias por ley. La frase a la primera da pavor pero si lo vuelves a escuchar la cosa cambia a un ascazo terrible. Según el presidente de un gobierno presuntamente democrático solo se aplicará aquello a lo que se le obligue por la fuerza. El img_20160517_141542.jpgresto de iniciativas del legislativo pasarán directamente a la hoguera, creo que está pensando en prender de nuevo el vertedero de Seseña, no se. Falta saber si el la Mesa del Congreso dejará pasar algo que al final pueda parecerse a una Ley (hasta el momento, poco) o se dedicará a jugar a que todo siga igual. Bloqueando toda iniciativa, congelando la vida legislativa, dejando pasar lo suyo y frenando el resto. Sería lo suyo, así no haría falta obligar al jefe y sus amigotes.

Por lo visto este es el respeto que le merece la oposición a alguien que hablaba de  nosequé de diálogo y mano tendida pero que ahora nos dice que si queremos algo habrá que obligarle. Eso creo que no está en la definición de diálogo de la RAE.

Aplicar sólo aquello a lo que se le obligue a uno no es más que someterse a 58.jpgla fuerza y lo de someterse a la fuerza nunca es bueno. Ya sólo faltaría que no cumpliese la ley (en el hipotético caso de que alguna vez la cumplan) aunque también es verdad que en eso de hacer como el Conde de Romanones y buscarle cinco patas a un gato o agua en mitad del desierto para encontrar una rendija por la que colarse, en eso sí son verdaderos maestros.

Creo que deberíamos ir preparándonos para ver como el Gobierno no cambia su cara ni un poquito y se dedica a ir encajando con una sonrisa alguna que otra pírrica victoria de la oposición que se desangrará para arrancar alguna migaja. Mariano se enroca

Colapso del sistema

Publicado: 5 diciembre, 2016 en actualité...
Etiquetas:, , , , ,

El otro día un amiguete de los que me acompañan en eso del pedal me enseñó su bici nueva. Se había hecho con un “pepinaco” alucinante, una bici de esas que casi andan solas (“casi”), de esas que le valdría para darle un par de sustos a Chris Froome en el lama-2Tour. El único defecto es que  tardará lustros en pagarla. No le hacía falta para el nivel modestillo de nuestras aventuras, en realidad fué al taller a comprar unas zapatas de freno nuevas pero claro, el sistema se puso en marcha. Una cosa llevó a la otra y con la ayuda de un buen vendedor el desenlace estaba claro. Él tiene una bici nueva, el taller ha hecho una venta y la fábrica ha colocado un producto. Sería perfecto si no es porque mi amigo no va a poder usar la bici, tendrá que invertir parte del tiempo de pedaleo en trabajar para pagar una letra más. ¿Surrealista, verdad? Pues no le dije nada, todos somos víctimas de estos detalles irónicos del sistema. Como dijo el Dalai Lama ” El hombre occidental pierde su salud para ganar dinero, después gasta su dinero en recuperar la salud”.

Hoy en día estamos viviendo una época en la que asistimos a un juego de balanzas inestable que empezó con el desmoronamiento del régimen magefesacomunista. No es que yo a estas horas vaya a salir Bolchevique, pero lo que resulta innegable es que mientras existía algo “a la otra parte”, mientras existía un héroe al que temer el villano no se mostraba en su plenitud (o al revés,¿qué más da?). Ya se que  esto viene de antes. Estamos viviendo el capitalismo desde el año de la mariacastaña, después de la caída del Antiguo Régimen y la revolución industrial, pero es verdad (y que me perdonen mis antiguos profes de economía) que después de las Guerras Mundiales nos dio por dar una vuelta más a la tuerca y hacernos consumistas pero todo tenía el límite de no saber que pasaba “al otro lado”. En USA empezaron a meternos en la cabeza la idea de comprar como si no hubiese un mañana, de comprar para ser felices. La cosa empezó marcianos.jpgsiendo hasta simpática pero ya digo, lo que empezó de forma recatada y moderada se ha transformado en un sistema perverso que está llegando a su extremo. Ahora ya los objetos que se consumen y se tiran somos nosotros, los seres humanos en manos de monstruos y corporaciones que nos usan como Kleanex y a los que adoramos como los muñecos verdes de Toy Story al gancho. Y ahora, con la muerte de Fidel, último icono anticapitalista y la llegada del indescriptible mercantilista neoliberal, Trump, seguro que asistimos a la última aceleración de la perversión. El liberalismo salvaje ya se ha quitado la careta y se muestra como es, un sistema en el que, si no espabilamos, los mortales como tú y como yo seremos simples medios de producción a los que desplumar, consumir, y después dejar tirados en la miseria, en el olvido. ¿No ha empezado ya? Pues con las cifras de paro, miseria, recortes y desesperación que padecemos en España, casi que lo parece.

Todo ha empezado a girar a una velocidad alucinante, la desigualdad ha crecido, perdemos derechos de la noche a la mañana, sin ningún tipo de argumento que no sea el de enriquecer a los que ya son ricos. Mientras tanto nosotros seguimos con la mente totalmente evadida, celebrando (ayer) una Constitución que cada vez es más papel mojado y pensando en como compraremos los regalos de navidad.

¿Dónde acabará el juego? Supongo que lo normal, en el caso de que en todo esto haya algo “normal” sería darse cuenta de que estamos autodestruyéndonos en un juego en darwinel que la banca siempre gana. Ojalá todavía estemos a tiempo de decir “basta”. Basta de ser tratados como máquinas de usar y tirar. Pero personalmente ya dejé de creer en cuentos de hadas, lo siento, estamos demasiado anestesiados (las elecciones en todo el mundo occidental lo demuestran). Eso sí, me asusta la velocidad a la que se están sucediendo las cosas, descontento, radicalismo, populismo, “outsiders”, crisis y un robo de derechos que no hace más que retroalimentar la rueda. Parece que este juego perverso tiene sus días contados, va a explotar de pura avaricia y el “BOOM” se oirá desde la Galáxia de Andrómeda. El sistema colapsará, se hundirá y nos veremos nadando entre tiburones. ¿Entonces seremos capaces de darnos cuenta y empezar de nuevo? La Humanidad, si de algo es capaz y lo ha demostrado, es de reinventarse a sí misma Millones de años de evolución no pueden quedar en esto. Esperemos.