Archivos para junio, 2021

Venganza

Publicado: 15 junio, 2021 en actualité...

Era una tarde a Abril, allá por 1498, en una de las ciudades más bellas del mundo a orillas del río Arno. Una masa enfervorecida recorría las calles de Florencia y se acercaba con palos y antorchas al convento de San Marcos ávidas de sangre, a sabiendas que tenían vía libre para cometer todo tipo de desmanes. No pasaría nada siempre y cuando no acabasen con la vida de Girolamo Savonaola, a él le esperaba otro destino.

La ira contenida después del tiempo del terror en el que se había transformado el gobierno de un dominico que llegó aclamado por las masas porque pretendía acabar con la corrupción y el pecado pero al final había conseguido que los mismos que lo encumbraron se hubiesen vuelto en su contra cuando vieron que la “Hoguera de las Vanidades” cada vez se acercaba más a cada uno de los habitantes de la ciudad, o por lo menos eso les dijeron porque nadie cayó en que para que te quemasen algo antes habías de tenerlo.  Al final, con alguna ayudita de los Médici, una masa enfurecida sedienta de sangre se plantó a las puertas del convento donde el clérigo se había refugiado con los pocos fieles que le quedaban. Su final estaba cerca, lo sabían y a juzgar por la fiereza con la que habían descuartizado vivos en la plaza de la Signoría a alguno de los Pazzi unos años antes, mal destino les esperaba.

Lo atraparon, juzgaron de allá que manera, sentenciaron a morir en la hoguera y después arrojaron sus cenizas al rio, dicen que justo entre los Uffizi y el Ponte Vecchio. Fue entonces cuando los habitantes de la ciudad se miraron entre ellos y comprobaron que la hoguera de Savonarola continuaba humeando. Un escalofrío recorrió su cuerpo al ver que se habían comportado como bestias. Habían olvidado las reglas de la civilización y el Derecho buscando una  revancha que puede no fuese con ellos y que no les había servido de nada. Aprendieron que la venganza es una solución estéril que lejos de solucionar nada les había cambiado la hoguera en la que ardían los objetos de los pudientes por la vuelta a lo de antes, donde lo que ardían eran sus esperanzas.

Han pasado los siglos pero poco cambia (a escala, Deo Gratias). Multitud gente dispuesta a dejarse llevar para resarcirse de un terrible daño que puede que no haya visto nadie para obtener una venganza  de opereta que no va llenar su sed, porque los Medicci que los alientan no les han explicado que no dormirán más seguros ni se van a sentir mejor si “perdonamos” (porque han vendido el indulto como un “perdón”, desde el más rancio concepto de pecado y no de justicia como debiera). No se si alguien les ha dicho a los que se manifestaban en Colón que la solución está en aplicar las leyes, que para eso están y no en levantar hogueras a mayor gloria de los que nos lanzan  contra cualquier diana sin siquiera pensar que con sus soflamas ponen en entredicho hasta al mismísimo Rey, ¿Qué más les dará si lo suyo es desestabilizar por desestabilizar?. Ellos ya indultaron y puede que con eso salvasen la vida de mucha gente en unos casos o sacaron de problemas a algunos amigotes en otros. Ahora reniegan de la misma norma que aplicaron. No se si es o no lo correcto pero actuar por venganza no hará más que crear mártires que serán seguidos por muchos otros y eso nos va a crear más problemas todavía.

La venganza no va a hacer que el ladrón devuelva lo robado o ni siquiera que el asesino devuelva la vida a los asesinados. Puede que el sentimiento primero que tengamos como verdaderos depredadores sea el de entregarnos al revanchismo pero  ya decía Gandhi que si aplicamos el ojo por ojo el mundo quedaría ciego. Igual lo que necesitamos es resolver las cosas civilizadamente, según las reglas del juego, seguro que a largo plazo dormimos más tranquilos.

Permitidme que responda

Publicado: 8 junio, 2021 en actualité...

No te sorprenderá si te digo que vivimos en unos tiempos tan raros que nada es lo que dice ser y en los que algo tan valioso como la libertad se ha transformado en un slogan de la Ayuso y poco más (menudo descubrimiento os estoy contando yo a estas horas ¿verdad?). Ya resulta hasta agotador. Pues bueno, la semana pasada hablaba yo nosequé de que los medios se encargaban de contarnos lo que queríamos oír y así, de paso, nos moldeaban a su antojo y patatín y patatán…Te lo resumo diciendo que aparentamos ser libres pero posiblemente vivimos uno de los tiempos en los que la libertad está más pervertida que nunca a manos de personajes “todoopinadores” que han transformado las noticias y la vida en general en algo exactamente igual al “Tómbola” que llevaba Ximo Rovira (igual es verdad que soy viejo). En aquél programa por lo menos sabías de antemano que se atacaría con una fiereza propia del “Tercio Viejo de Cartagena” al famosillo del cotilleo de turno.
Pues bueno, yo que pensaba que nadie me hacía ni caso, recibí un lindo mensaje de alguien que se presentaba como “colaborador de un importante medio televisivo” en el que me decía que con posts así no haría nunca nada y que mejor que me dedicase a otras cosas, supongo que pensaría en el macramé. Por lo visto así funciona la cosa, si creen que te pasas te ponen en cintura, o lo intentan ¿Pero sabes una cosa? “Ladran luego cabalgamos” decía don Quijote.
No sabía cómo cogerlo, si con cierto orgullo, miedo o risa. Al final se me ocurrió que, igual respondiendo así, en familia, como lo hago ahora vería que no es el “llegar a algo” o “sacar provecho” lo debiera mover el mundo y de paso que existen cosas más decentes que venderse a cambio de unas monedas. Cuentan que allá por el Viernes Santo uno lo hizo y acabó fatal. Lo de la decencia es algo que hoy en día no es que abunde demasiado todo depende de los anunciantes y “enchufadores” que se encargarán de que cada cual diga lo que ha de decir a base de hacernos creer que las andanzas de Rocío o si vacunamos o no a la selección son la cosa más importante en un mundo que lucha contra una pandemia, es incapaz de proteger a sus mujeres de unos animales que una vez dijeron que las amaban y que niega el pan y la sal a los que necesitan cualquier cosa que les haga poder sentirse medianamente humanos. Piénsalo, esto no funciona, deberíamos reordenar nuestras prioridades. Igual nos han tarado la balanza, como los malos tenderos, para hacernos creer que morir intentando llegar a la costa buscando una existencia digna puede tener el mismo “share” que lo que nos quiera contar alguien a nosotros y no a un juez, como debiera. Al final han conseguido que intentar ser medianamente equilibrado sea algo transgresor y perseguible. Si es así muchos preferimos ser declarados “el enemigo público número uno”.
Esta casa será una birria, ya lo se. Pero si quieres que te diga la verdad, prefiero choza libre a palacete encarcelado. Puede que sea una lección aprendida por uno que aunque peine algunas canas, no es tan mayor (no fastidies). Ya sabes que las experiencias no siempre tienen que ver con la edad.
Bueno, no os doy más la brasa, no me toméis muy en cuenta el post de hoy. Sólo quería responder que en esta taberna, desde el primer día, lo único que se pretende es creer que se puede ser libre de decir lo que se tercie, siempre desde el respeto y la cordialidad.
Muchísimas gracias a todos por estar ahí. Seguimos.

Un mundo a la carta

Publicado: 1 junio, 2021 en actualité...

Todavía recuerdo cuando mi abuelo llegaba a casa con su periódico debajo del brazo. Se sentaba en un silloncito y empezaba a hojearlo. Solía empezar por mirarla sección de deportes para ver si su Valencia CF le daba alguna alegría (raro), después solía saltar a Nacional y por último se leía las notas de sociedad. Al final se había leído todo el periódico, casi en el mismo tiempo en el que yo me había acabado en hacer los pasatiempos del suplemento de fin de semana que me daba nada más entrar por la puerta. Solía leer siempre el mismo periódico aunque después en el casino leía otros, los que fuesen. Decía que era indiferente porque total todos mentían y necesitabas leer más de uno para hacerte una idea de lo que podría haber sido la verdad. Esa frase se me marcó a fuego.Ahora todo ha cambiado. Andamos todos con la cabeza metida en el smartphone pensando que somos una especie de agencia de noticias y que somos las personas más ilustradas del universo. Escarbando a todas horas para saber si al jugador tal de tu equipo se le ha roto una uña… Pasamos tanto tiempo metidos que puede que se nos olvide que hay vida a la otra parte de la cajita. Todo sin pensar que no, no nos informan, nos entretienen. Parece que hemos elegido que nos entretengan en lugar de informarnos. Esa es la única explicación que se me ocurre a los índices de audiencia de ciertos programas como las tertulias de Telecinco. Ya ni pensamos, vemos opiniones, nos las dan digeridas y precocinadas como los platillos del Mercadona. Hacemos lo mismo las consumimos, nos las apropiamos y asunto finalizado sin darnos cuenta de que cada vez estamos más sesgados, más desinformados y somos más maleables en un tiempo en el que la información está más al alcance de la mano que nunca en la historia de la humanidad.Al final nos llega todo sesgado. Sólo nos dicen lo que queremos oír, de eso se encargan las cookies y todo lo que se tercie. El resultado es que cada vez andamos más u más polarizados, más y más cabreados. Andamos metidos en un mundo irreal donde sólo importa lo que queremos ver y lo que quieren que veamos.¿Se te ha ocurrido interesarte por los rituales de apareamiento del ornitorrinco? Hazlo y verás como se te llena todo internet de ornitorrincos hasta el punto de que creerás que en el Arca de Noé sólo viajaban estos animalitos y que, de repente, todo el mundo habla de ellos. Pues oye, podríamos sospechar que lo mismo ocurrirá con nuestras intenciones de voto, con los bombardeos de un país contra otro… y así con todo. Cada vez más polarizados, cada vez más ofendiditos, cada vez menos humanos y más aborregados.