Archivos para septiembre, 2012

Como sabrá toda persona que un día se haya pasado alguna vez por el territorio incógnito de la cocina de su casa (que aunque parezca mentira no son todas, ni mucho menos), es muy difícil poder comer paella sin tener arroz en la despensa, o servir cortados sin tener leche, aunque me parece que la leche, mala para mayor concreción, abunda por estos lares. Pues bien, resulta que esa perogrullada no es tan obvia como pensaba porque me parece que “álguienes” no lo comparten. Señores, ¿cómo vamos a conseguir tener personas preparadas si no van al cole? Las personas preparadas, formadas y sobre todo educadas , respetuosas y responsables no crecen en los limoneros y eso es lo que nos falta en el gobierno, y no me refiero a los limoneros. Parece razonable, ¿verdad, señor Wert?.

 

Si a nuestros niños los adulteramos, si les confundimos y liamos con inventos de sistemas educativos que varían más que las modas en un desfile parisino y les recortamos todos los medios necesarios para su correcto desarrollo, me parece que estamos cocinando un pastel de dudoso sabor. Siéntense juntos TODOS ustedes, señorías, siéntense y no salgan de la habitación hasta que no consensúen un modelo educativo entre todos, por lo menos será uno (bueno o malo) pero UN sistema educativo que no vaya fluctuando según el interés de la opción política gobernante en cada momento!.

 

Si de verdad queremos preparar un buen plato nos hacen falta buenos ingredientes, ¿alguien ha sido alguna vez capaz de preparar un buen Cabello de Ángel con un boniato pasado? Pues en la educación, y en muchos campos viene siendo lo mismo, si tenemos falta de medios en los colegios, poco podemos alcanzar. Si el gremio de profesores está a punto de inmolarse a lo Bonzo de puro desespero, poco podrán enseñar. Si no se puede enseñar informática por falta de ordenadores, poco podemos informatizar.. Si un sólo psicopedagogo ha de atender tropecientos niños y está al borde de abrirse la venas, pocos problemas podrá solucionar.. Si nuestros hijos han de caminar kilómetros y kilómetros por unos polígonos industriales abandonados y a modo de premonición de lo que les espera si no lo cambiamos, para ir al cole, al estilo tercermundista, seguramente conseguiremos buenos corredores de fondo y maratón pero no nos quejemos del bajo rendimiento y del absentismo y si encima han de comer de Tupper, fiambrera o tartera (glorioso y socorrido invento) ya me dirás tú a mí cómo van a comer sano, equilibrado y crecer como personas normales. Más bien lo harán como lo hacen en muchos casos sus alienados padres, comiendo todos los días la misma ensalada (versión pasta o versión arroz los más chic) en el trabajo, tirados y sumidos en el silencio y la depresión. Y claro, con las mismas recetas obtenemos siempre los mismos platos…

 

No quería metermeen la opinión que me merece el cariz que están tomando las cosas pero es que estos señores, los unos y los otros, me ponen de un esquizofrénico paranoide que me pierde, posiblemente por mi “especial” concienciación con el mundillo educativo. Volvemos a los tiempos de mariacastaña! Y claro, si usamos métodos antiguos, sólo podemos conseguir resultados antiguos y con esta situación es natural que volvamos a tiempos de Toros, Alfredo Landa y Paco Martínez Soria (programación de TVE) … ¿Resultado? Toos a la Vendimia a la France! O a Deuchland, a buscar a Pepe. ¿De verdad cree que si ponemos en la olla una gallina esquelética y dos coles “espachurrás” nos va a salir un buen puchero? Pues aquí igual, en enseñar a nuestros pequeños es dónde debiéramos poner la poca carne que nos queda ya que invertir en futuro nunca es perder el dinero y más aún si ese futuro es el de nuestros púberes y nos beneficiará a todos a medio y largo plazo.

 

Y es que no aprendemos nada, nos quejamos que “estos críos están por civilizar” (cielo santo!, parezco el Abuelo Cebolleta) pero no hacemos nada por remediarlo, es más, seguimos alentando el cerebro estilo ameba porque ya me dirás la programación de la tele o los ejemplos dignos de Nobel a la concordia del último concierto de MTV en Madrid. Necesitamos romper con la rueda para poder dejar de obtener, cíclicamente los mismos resultados. También es verdad que los de siempre, los “señores oscuros” de la semana pasada, lo que necesitan es una “remesa” de carne joven, tierna e inculta y sin capacidad de pensamiento crítico para poder llevar a cabo su siniestro plan, un ejército de cuerpos descerebrados que no piense y que cumpla con sus designios para poder meternos “el palo final” y claro, es mucho más razonable y barato para ellos arramblar con los niños como Gargantúa de cuento infantil, al más puro estilo Hombre del Saco y transformarlos en “elementos de producción” que desenterrar cadáveres y transformarlos en Zombies. Pero, señores, yo no sé ustedes, pero que zombifiquen a mi hijo no me parece razonable.

 

 

Oiga, ¿pero de verdad nadie ha pensado que con el futuro no se juegaaa? Aunque sea en plan egoísta, mira que esta gente del futuro ha de pagarnos nuestra vejez y a este paso, volviendo a la cocina, solo comeremos sopa de ajo!

 

En resumen, hoy sólo quiero recordaros la máxima que dice “de lo que sembrarás comerás” y no se si lo que pretenden sembrar estas “buenas gentes” es el tipo de comida que quisiéramos tener en nuestras mesas… Podemos cambiar el sembrado!

Anuncios

Erase una vez en un reino muy muy lejano en el que un buen día todos sus dirigentes perdieron la chaveta.

 Ese país se regía por un monarca que siempre había aparentado ser campechano y bonachón hasta que un día cayó víctima de un hechizo de la bruja de turno (rellene espacio en blanco) y se transformó en un ser decrépito incapaz de cometer su escaso cometido y especialista en ridículos desmanes, la caza de todo bicho viviente y firmar discursos y misivas sin sentido. Ese hechizo contagió a toda la familia real que por obra de magia se transformó en una especie de amarillista “reality” viviente del que todos en el reino murmuraban, y con razón, ya que algunos de sus miembros parecían presos de una cleptomanía patológica mientras otros sucumbían a los fastos de una opulencia trasnochada.

 Mención aparte merecerían sus gobernantes que entre comisiones, supersueldos y megacomilonas olvidaron eso que sus habitantes apreciaban, algo tan simple como la democracia, la honradez y el gobierno justo… Empezaron su maquiavelista plan proporcionándoles todo tipo de beneficios, regalándoles todas las ayudas, facilidades y todas las subvenciones que pudiesen imaginar para, una vez habituados a vivir al estilo de Jauja, someterles al sádico despojo de los derechos mas básicos. Todo bajo la amenaza de la llegada de un extraño monstruo de siete cabezas llamado crisis que ellos mismos, a sabiendas o no, habían convocado y que hicieron creer se podía zapear disfrazándose de otro reino que ni eran ni los lugareños tenían intención de ser. Pues bien, empezaron arramblando con tonterías, con cosas nimias y que paulatinamente fueron creciendo en importancia, engañaron a sus gentes cambiándoles toda su forma de manejarse con los dineros que se gastaban, incluyendo hasta la forma del mismo, para después pasar a arruinarlos diciendo que había que ayudar a un poderoso e incomprensible señor banco, venido a menos por sus desmanes, que les había prestado su propio dinero con usura, igual por equivocación. Después se atrevieron a algo mas, a decirles que por su bien había que modificar sus apreciadas leyes, pasaron a amenazarles con encerrarlos de por vida, a intimidarles con reducirles sus prestaciones sociales e incluso a escatimarles el alimento de sus familias cuando caían en desventura cosa que se repetía con mayor asiduidad cada vez. Todo ello sin siquiera preguntarles nada, sin consultarles lo que debían hacer, en buen uso de las normas básicas por las que estas buenas gentes les confiaban sus designios en principio cada cuatro años.

Pero no contentos con esto empezaron a pensar que se debían de perpetuar en sus fechorías y pasaron a decidir su propia sucesión, cambiando la democracia por la “dedocracia” ya que no serian los representados los que elegirían a sus representantes sino el propio representante que se largaba a una mejor vida, de retiro dorado con unas latifundistas rentas, el que designaba a su propio sucesor, según sus criterios y no el de los que eligieran los gobernados, tal y como debiera ocurrir según las Leyes del Reino. Se dieron varios ejemplos de esta sucesión “dedócrata” en diversas partes del reino, mientras al mismo tiempo crecía el descontento de las otrora alegres gentes que se veían sometidos a los caprichos de los señores que hoy les subían el diezmo, mañana les bajaban los salarios hasta hacer peligrar su propia alimentación y pasado les reducían incluso la posibilidad de enfermar ya que o no podían comprar los medicamentos o porque simplemente no podían acceder a un médico.

 

En ese reino empezaron los servidores del señor malvado a adoctrinar a los niños y mayores mediante el uso de una poderosísima arma que se conocía como televisión a lo que unieron las dificultades para poder acceder a la educación en condiciones dignas, coles con overbooking, cines carísimos, museos sin presupuesto… todo ello con la terrible idea de conseguir un manso rebaño a los mandos del malvado señor que empezó rápidamente a controlarlo todo.

 Todo ennegrecía, las gentes que antes vivían felices y risueñas empezaron a cambiar su sonrosada tez por una marchita, a cerrar sus negocios, a retirarse a sus casas y acostumbrarse a ser insultados cada momento incluso por cosas que no habían cometido, hasta que al final aceptaron la supresión de todo aquello que habían conseguido, aunque fuese por ilusión y espejismo del antiguo malvado señor al que sustituyó este, y se transformaron en meros rebaños de utensilios de producción…

 Esto fue así hasta que uno, uno solo de ellos se dio cuenta que vivían bajo un hechizo malvado y que ese hechizo era reversible, empezó a movilizar a sus pocos amigos, estos pasaron la voz de la esperanza a los pocos que a su vez tenían y cuando se dieron cuenta eran una multitud, una inmensa multitud contra la que los señores tétricos nada podían hacer y que se transformaron en una marea de color que barrió el gris que había teñido todo el paisaje del lejano reino… No fue fácil y puede que ahora no sea el mas próspero de los reinos ni que sea una potencia mundial pero sus habitantes volvieron a reír, a tener ilusión y a ser felices con lo poco que tenían…

Al final no me negarán que no tengo razón cuando digo que parecemos una tribu de indios aborígenes americanos en la época de los conquistadores. Que manieta que tienen nuestros representantes en convertirnos en una suerte de Alemania, contra nuestra voluntad!! Recordarán que antes de la llegada de los conquistadores y de los evangelizadores, habían unas tribus que serían más o menos felices haciendo sus cositas por toda América, vivían, iban desnudos, hacían sus guerritas, algún que otro sacrificio (que comparado con lo que nos ordenan nuestros gobernantes, al final parecen hasta piadosos estos indios, total, sólo te arrancaban el corazón y ya está).. todo normal. Hasta que llegó el bandarra del Tío Colón y claro, decidieron los descubridores que la vida que se gastaba aquella gente era mala y tenían que transformarlos en unos “buenos cristianos” pseudoeuropeos, resultado? La catástrofe, of course. En el norte, tres tercios de lo mismo, llegaron unos señores con barba, vestidos de negro y dijeron, Vamos a modernizar esto y quedarnos a vivir dónde sea, que los indios (que queden vivos, claro) ya se apuntan al carro, resultado? La Catástrofe. Nos trasladamos a África, los europeos metemos baza en un territorio enorme, nos montamos nuestras colonititas para sacar el jugo que se pudiese, intentamos “implantar” nuestras costumbres y “mamandurrias” políticas varias, casinos incluidos, oiga! .. adivinan el resultado? Si, catástrofe. La verdad, empiezo a desarrollar un pánico a los salvadores del prójimo sólo equiparable al del Capitán Garfio (Hook para los puristas) por el cocodrilo.

Vale, ahora estáis preguntándoos por qué os atormento con este infumable rollo persa, ya lo dejo, ya y voy al grano. Esto viene a que de un tiempo hasta aquí estoy cada vez más convencido de que los colonizados somos nosotros, los infieles periféricos y que están empeñados en convertirme en Centroeuropeo, sin contar con los oriundos, por supuesto. ¿A alguien le han preguntado si queremos olvidarnos para siempre de nuestra forma de ser y de nuestra forma de vivir? (¡ me subiré a un cajón y defenderé las tapassss!), planteándolo así parece que pregunte si queremos ser “España y olé” pero no, es que si adoptamos hasta los horarios Merkelianos vamos a parecer una panda de Zombies sin sentido, la naturaleza es sabia y hace que nuestros ritmos se adapten a ella, y no al túntún precisamente. Sólo citaré un ejemplo.. por estas latitudes es suicida subirse a un andamio en verano, a las 4 de la tarde… ¿qué resorte nos salta a muchos de nosotros por esas horas?? Pues Eso. Pero ahora se levanta usted y le explica eso al Kaiser redivivo con faldas.

Bueno, ni mención merece el hecho de que se nos arramble con toda nuestra “peculiar” forma de tratar con el dinero. Somos ahorradores (voz de Matías Prats) ? Por supuesto, a ver que se han pensado! En todas partes hay de todo, pero igual aquí no damos el mismo valor a las mismas cosas que los “comedores de Frankfurts”, preferimos, Sra Merkel, salir a tomar un par de cañas con los amigos a quedarnos en casa, somos mediterráneos, entiéndalo, y si no lo entiende igual usted es la que tiene el problema de “entendederas”.

Eramos felices hasta que vinieron los colonizadores, los evangelizadores, los conquistadores o los invasores con su suerte de quintacolumnistas “Afrancesados” colocados como gobernantes que ya están desplegando toda su despiadada maquinaria de guerra, IVA, Recortes, Prima de Riesgo… mil palabros que no entendemos y que sabiamente utilizados están consiguiendo su propósito que no es otro más que el de siempre, el que siempre se ha ocultado en todas estas historietas. El de arramblar con todo, el de saquear la plata mientras buscamos El Dorado o el de llevarse los diamantes al precio que sea (siempre y cuanto pague el otro, por supuesto)

DESBORDADO POR “LA REALIDAD”

Publicado: 6 septiembre, 2012 en actualité...

Si es que no dejará de sorprenderme el sr Peter Pan-Rajoy, nos suelta el otro día que “no se aplica el programa electoral por culpa de la realidad”. Sin duda la peor de las excusas que un ser humano puede argumentar porque deja entrever, sin ponerse a escarbar demasiado, que una persona que ni siquiera conoce este mundo (o es que no es de este mundo, puede), nos ha engatusado con unas promesas propias del Pais de Nunca Jamás.

Si es que no damos pié con bola, señores! desde ninguna parte.. En las otras filas se publicita una plataforma “por un socialismo útil”, vamosss a ver, señoresss, ¿que no han reparado en que vamos a sospechar que el que no es de su NUEVA plataforma es inútil?. La verdad, vamos apañados si con esos mimbres hemos de construir unos cestos, a mi, personalmente se me caen los palos del sombrajo.

La realidad, señor Peter Pan-Rajoy es otra para de los que nos levantamos todas las mañanas a mazazos cuando nos suena el despertador o incluso antes porque no podemos ya dormir pensando en como salir de esta. No se si ha reparado en que la vida de los curris (esa rara avis que usted conoce porque igual nos ha visto en algún documental) está siendo esquilmada por cosas que ni entiende ni sospecha. Claro como no conoce la realidad… Pues bien, como decía, nos levantamos por la mañana a unas horas que ni existen en los relojes “pijiplásticos” de sus señorías, muy tempranito y vamos maldiciendo nuestra existencia hasta el baño donde al encender la luz ustedes nos meten el primero de los sablazos matinales porque ni al baño se puede ir sin que se entere el ministerio sableador. Nos malvestimos con ropa prestada y arrastrándonos nos subimos al coche dónde acecha de nuevo el tío del mazo para dejarte temblando con la subida de la gasolina y mentamos a la madre de la institución correspondiente que no nos pone un carísimo transporte público y nos obliga a pagar a precio de artículo de lujo para ir al trabajo. Sorteando a los apantadores del radar llegamos al curro dónde el ambiente es tan agradable que solo podemos decir al entrar “Dias” porque si dices “Buenos” eres acusado de archipámpano de la India. En la radio mientras tanto te corroen con noticias espantosas y de repente oyes “Dos trabajadores por cada pensionista” y vas y piensas.. si yo estoy cobrando un mínimo y al otro curri lo sablean como a mí entonces EL PENSIONISTA A DIETA!! Vamos que se te quita de golpe toda esperanza en una jubilación agradable porque ya ni los viajes del INSERSO. Bueno, sigamos con el periplo del curri Martinez que ha dejado ya la mazmorra, dónde ha estado aguantando muchas horas, no ocho, MUCHAS a base de reproches y amenazas de todo tipo, entre otras de algún “compi” (dinosaurio carroñero que habita en la mesa de al lado) suyo que le llama esquirol porque no ha hecho huelga (simplemente porque no puede permitirse cobrar menos aún de lo que cobra, ironías del derecho de huelga) y va con su pareja a comprar a esa cadena de supermercados que no ha subido el IVA y se encuentra con que se gasta todo lo que ha ganado en un día en un paquete de macarrones y unas latas de atún… lo de ir al cine? Los viejos del lugar dicen que una vez iban el día del espectador Llega a casa destrozado y se deja ablandar el cerebro un rato más poniendo la tele dónde aparecen unos señores muy bien vestidos y mejor pagados diciendo nosequé de unos sacrificios de magnitud maya y otros diciendo que si eso no puede ser que si si y que si les hemos de pagar nosemás, cuando él está a punto de sacrificarse a lo Bonzo en mitad del parque porque ha visto las cartas que le ha enviado ese “pobre Bankio” al que hemos de ayudar todos con nuestra sangre (yo le daba toda nuestra bilis) y no lo hace porque no puede pagar la gasolina con la que rociarse ya que se ha gastado hasta el último céntimo de su cartera comprando una cuaderno y un lápiz de los chinos para que su hijo vaya al cole, uno de esos públicos con clases abarrotadas y profes al borde del suicidio que cerrarán porque no pueden sostenerse mientras el privado de la esquina recibe subvenciones para hacer obras y separar las aulas por sexos.

Una vez enumerada la realidad cotidiana de muchos de nosotros, solo me queda pensar en que NI EN NUESTROS MEJORES SUEÑOS entra ya el osar ir de cena con los amigos a esa bocatería que tiene un menú baratito por tanto, el de la bocatería va listo y así todo, el de las chuches, el del cine que ha subido los precios por su IVA digno de cuento de terror etc.

Si sr, ya se que esta es mi realidad pero me juego un ojo a que es bastante más aproximada a la del mundo que la suya, apostamos?  

Bienvenidos a mi blog, desde aquí intentaré hacer llegar retales sueltos de todo lo que me asalta al cerebro, unos días van a ser cosas simpáticas y otras puede que no tanto, real como la vida misma. Pero eso si, advierto, siempre pasados por mi tamiz personal ya que, por supuesto, no puedo prometer objetividad porque soy de los que piensan que la objetividad en la especie humana no existe nunca, eso si, SIEMPRE estoy abierto al diálogo y espero vuestros comentarios y/o críticas a todo aquello que aparezca en esta variopinta cantina.

He pensado que construir un púlpito desde el que gritar a los cuatro vientos cibernéticos, en estos tiempos en los que el mundo está girando a una velocidad alucinante y existe de todo, por todas partes y en cantidades industriales como para “usar y tirar” podría parecer algo estéril como clamar en el desierto. Pero mirándolo desde otro punto de vista, es una forma de expresar la opinión de cada uno, un método que puede considerarse hasta terapéutico. Me quedaré con la segunda acepción ya que prefiero no quedarme para mi interior cosas que me vayan corroyendo poco a poco pero sin descanso ni piedad.

La situación actual de deriva en la que estamos bien merece movilizarse, expresarse y ser un poco crítico con lo que se vive, no me vale quedarme en el “si plou la deixarem caure” como parece que nos invitan a creer desde algunos sectores, creo que es mucho mejor construir un techo entre todos en el que guarecernos, no pensáis igual?

También es posible que veáis algunos posts “distintos” relacionados con el mundo del deporte, la más importante de de mis vías de escape sin la cual podía explotar como una olla express sin válvula. Aunque si bien vengo del siempre apasionante y mal reconocido mundo de las bicis (de carretera, de toda la vida, actualmente RoadBike según los modernos), me he metido, así, de refilón y gracias a Where Is The Límit?, club al que ahora mismo pertenezco, en el mundillo de la BTT y sobre todo, he descubierto el placer de correr “a pata”, es por ello por lo que seguramente voy a colgar algún que otro post que parece “lúdico” y deportivo, pero no solo de pan vive el homo sapiens…

Bueno, sin más rollete ni preámbulos, como algún Borbón diría.. “Declaramos inagurado este blog..” Que la suerte nos acompañe!.

Arrancamos, vamos al lío!