Posts etiquetados ‘indulto’

El otro día comentábamos (más bien tecleábamos) la amiga Ana (@pollitalus) y yo mismo un suceso de esos que pasan por las noticias de puntillas pero que en realidad son importantes para entender porque nos ocurren cosas surrealistas día sí, día también. Resulta que al final, y después de ponerle mucho suspense al asunto, el Gobierno en funciones (como si salmeron_15651_11hubiese funcionado alguna vez) se decidió a conceder un “indulto parcial” (parcial porque parece ser que sólo se pidió en cuanto a una sentencia de las varias que amontona) a Maria Salmerón, una madre que se limitó a defender a su hija de un maltratador condenado al que no se le retiró el régimen de visitas a pesar de la condena por un rosario de malos tratos físicos y psicológicos a la madre. Un indulto sobre algo que no debió llegar nunca a ese punto y que se le concedió con el desdén del que es capaz el “pijo muchimillonario” que tira cincuenta céntimos de limosna al pobre de la esquina “para que no moleste”.

El caso es que María y su ex maltratador tienen una hija, una chica de 15 años, a la que también el juez podía haber preguntado al respecto. La niña, naturalmente, no quería acercarse a su padre ni para pedirle machismo-2la hora, a lo que la madre accedió porque seguro que tenía miedo y no esperaba nada bueno del sujeto. Estoy convencido de que hubieses hecho lo mismo. ¿Acaso no queremos evitar el sufrimiento de nuestros propios hijos, pese a quién pese?¿No es lógico que la madre tenga miedo y quiera proteger a la niña de algo que puede hacerle, también a ella, mucho daño? Casos hemos tenido un montón y por desgracia no parece que vaya a tener remedio, por lo menos a corto plazo, visto que vivimos en un país en el que se convocan concentraciones machistas y nos tomamos a broma eso de que se empiece a llamar “Feminazis” a las mujeres que defienden lo que les corresponde.

Pues bueno, al final a María le cayeron 7 meses y debía ingresar en prisión porque además de esta tenía lobovarias condenas por el mismo asunto. Ella se negaba a entregar a la niña y el padre atormentador se ponía el disfraz de víctima afligida y corría al juzgado a interponer la consiguiente demanda, que se ponía a la cola para mayor retorcimiento de la madre que sumaba condenas como quién acumula puntos en la Travel Club. ¿Es eso justo? Como decía Ana, no es posible entender que si un animal defiende a su camada nos enternezcamos y en cambio si es una madre la que lo hace con sus hijos, acabe en prisión.

Parece ser que en este caso (y en tantos otros) la justicia es todo menos eso, justa. Se limita a aplicar las leyes sin pararse a pensar que no hace más que ensañarse en el dolor en lugar de mitigarlo. Cuando esto es así nos damos cuenta de que algo no funciona como debe.

No funciona porque parece que no aprendimos nada de cuando se procesaron jueces en Nuremberg por nurembergaplicar el Derecho Nazi sin pensar que lo que aplicaban era bárbaro y perverso, pero vigente en la época negra. Tan vigente entonces como nuestro actual Código Penal. Pero no voy a meterme en discursos sobre la eterna guerra entre el positivismo y el iusnaturalismo, para eso ya tenemos verdaderas eminencias en la materia a un tuit de distancia (adelantos de la técnica, yo me tuve que enrolar en la facultad de derecho) Seguro que uno de los mejores, el profesor Xavier de Lucas (@xdelucas) que nos puede iluminar mucho al respecto.

Nuestra justicia, en muchos casos, se dedica a aplicar códigos sin pensar en las consecuencias. Vivimos moisesun sistema judicial un tanto desnaturalizado en el que la mayoría de los jueces actúan como autómatas. Ya nadie se acuerda de Hobbes, Locke o Platón y puede que por eso a menudo se aplica la ley estricta como quién aprieta un botón, fríamente sin pensar siquiera en que el Derecho es algo más que un amasijo de leyes y que la justicia muchas veces no sólo ha de ser justa sino que además parecerlo (lo más complicado de todo). El oficio de juzgar no debiera ser como el Quimicefa, aplicar fórmulas para tener un resultado. Es algo niunamenoscreativo que muchas veces obliga al juez a hacer de equilibrista del Cirque Du Soleil entre lo que es justo y lo que dice la ley porque lo que tiene en sus manos son las vidas de personas con una historia particular detrás y las soluciones “a granel” no son válidas. Pero la verdad es que, como todo, muchas veces se ha reducido todo a “yo digo esto que es lo que dice el manual y evito líos”. Tenemos jueces para evitar eso, para que piensen y decidan sobre lo correcto y hagan lo que se espera de la justicia, resolver conflictos entre personas, no crearlos. De no ser así igual mejor los sustituimos por máquinas expendedoras de resoluciones y se acabó el asunto “su sentencia… gracias”.

Anuncios

Hace unos mil años, cuando el mundo era joven (bueno, no nos pasemos), acampé por la Facultad de Derecho, allí decían algo sobre el “ principio de la separación de poderes”según el cual eldivisión poderes Gobierno, Las Cortes y los jueces funcionan de forma independiente (oigo unas risitas y carcajadas). Después, al salir al mundo real, esto resultó ser un pufo, una bola del tamaño de Júpiter como mínimo, porque desde el momento en el que la intocable (según para quién y el momento) y apolillada Constitución que tenemos permite al Gobierno poner sus manitas de esparto en la designación de jueces de altos tribunales (muy raro, lo dejamos para otro rato si queréis) y guardarse para sí el poder indultar (el Rey, al final, firma donde las crucecitas y punto ). Desde ese momento, mejor que me cuenten otro rollo.

Eso del indulto, no se. Me recuerda demasiado a los “ninots indultats” de las Fallas, lo siento. Resulta Rajoy-Fallas-Valencia-Carlos-Cardenas_EDIIMA20140124_0334_5ser que si al gobierno le da la gana, por puro interés político y rescatando una institución medieval donde las haya, puede ejercitar el “derecho de gracia” (que últimamente gracia no hace mucha, aunque también es verdad que en ningún gobierno anterior la ha tenido), a quién quiera, por pura simpatía o no, da igual un robaperas que la reencarnación de Alfonso Capone.

Dejar eso en manos de ministros tan surrealistas (dejémoslo ahí) como nuestro Gallardón es algo así como darle un mechero Zippo de plata con filigranas y una garrafa de gasolina a un pirómano en un pajar, o como encerrar a Drácula en un banco de sangre, vamos listos.

Últimamente nos desayunamos con verdaderas atrocidades indultivas perpetradas en el BOE (el diario menos leído pero más contado de todos los tiempos). La última la del Guardia Civil indultado habiendo sido condenado por filmar una agresión sexual y no hacer nada por evitarlo (bueno, si lo hizo, troncharse a mandíbula desencajada). Pero el escándalo del Guardia Civil no acaba ahí, no. La cosa se completa cuando el Gobierno dice que concurren “razones de justicia y equidad” ¡y lo indulta!. Sólo añadiré que me reservo la opinión que me merecen al respecto las mujeres ministras y sobre la “Vice” mejor ya ni te cuento, aunque vista su postura sobre el proyecto de ley del aborto mejor pasamos página no vaya a darnos algo.

Igual eso de “la razón y la equidad” en que se basan para conceder el indulto al cameraman está en que su padre es concejal del PP y se movió mucho por Asturias por su hijo (lógico, ¿no?). Literatura edad mediaPero eso nunca lo sabremos, no nos dirán nada, la Ley les ampara. Es por ello por lo que podemos pensar lo que queramos, o si no no haber puesto en la ley que la decisión y las razones son secretas. Ya me dirán porque si no indultan a este sujeto o al kamikaze asesino de Alzira (por mencionar algunas calamidades) y no a los que han reconstruido su vida antes de que les pidan la entrada en prisión, o la madre de Benejúzar, o a las chicas de la huelga y la piscina. En todo caso, ¿no deberíamos evolucionar un poco en este medievalismo monárquico “auto-impuesto” en el que vivimos y devolver a la Justicia la facultad de indultar? Sería lógico, al final y a la postre es quien ha sentenciado y condenado.

Por cierto, el del Guardia es el último indulto firmado, sin nada que objetar, por parte de nuestro jubileta monarca (ese que va a sumarse a toda velocidad , a saber que temerá) a la legión de aforados que hay en este país. Como tampoco creo que lo tenga nuestro Felipe VI a la hora de firmar el de su hermana (si llegase el caso). Ya veremos.

 Ley de 18 de junio de 1870, por la que se establecen las reglas para el ejercicio de la Gracia de Indulto

Gallardón indulta a un guardia civil que grabó una agresión sexual.

El guardia civil indultado que grabó una agresión sexual es hijo de un concejal del PP

El Gobierno no anulará el indulto al kamikaze de Alzira

El Supremo avala la negación del indulto a la madre de Benejúzar

Resulta chocante que el 40,4% de los españoles estaba este junio más preocupado por los políticos que por el paro, con la de gente sin empleo que tenemos. Parece que los políticos están tan cuestionados que sólo hablar de ellos da repelús, es algo así como mentar a Drácula en un centro de transfusión, tanto que ayer nos enteramos que somos el segundo país tras Siria donde más aumenta la percepción de corrupción

Nos escandalizamos con las listas de imputados, al final estamos convencidos que van a acabar todos en el juzgado. Será porque tenemos por ahí escondido algo que esposasnuestros dirigentes no tienen, decencia y vergüenza. Andamos desconcertados con esos señores graves que se han encaramado a las presidencias, a las zarzuelas o a lo que sea y creen estar sobre el bien y el mal. No diré todos porque algún decente habrá, dicen que hasta en Sodoma encontraron a Lot, ¿no?. El caso es que parece que cada generación sea más descarada, degeneran desde el principio de los tiempos. Estos han llegado directamente para sacar tajada pero ni para eso valen ya, son burdos, han arramblado con todo, se han llevado hasta las bombillas y tienen la indecencia de culparnos de sus latrocinios. Hasta se permiten intentar robarnos lo escaso que nos queda, y a lo que no podemos renunciar, nuestra dignidad.

Encima en España, igual por algún tipo de afección cerebral, vete a saber, no se marcha nadie.indulto Y eso que se lo han montado tan bien que con decir “dimito” ya parece que se olviden los delitos y atrocidades cometidas y si no, pues para eso están los indultos, ¿no?. Aunque expolies las arcas o te encuentres a miles de personas, a los que les has “recortado” hasta la tele de su salita, a la puerta del despacho pidiendo tu cabeza, ni siquiera aunque te pillen con una plantación entera de marihuana, con decir aquello de “hasta luego, Lucas” estaría todo solucinado. No parece justo, ¿verdad?

¿Se puede saber que hemos hecho para merecer esta calamidad? Bueno, está claro lo que lo que no hemos hecho. No deberíamos habernos dejado engañar, pero aun estamos a tiempo. No es tan difícil entender que necesitamos personas honradas que antepongan nuestros intereses a los de su partido o, más difícil todavía, a los suyos. No estos personajillos lamentables que se parapetan en sus leyes estilo “Seguridad Ciudadana” y nos amenazan con el palo en la cabeza o en la cartera, algunas veces peor todavía.

Ahora, que se han llevado hasta las telarañas que había en la caja, siguen azotándonos con leyes  opresoras e injustas. Igual porque han descubierto que su única salida es perpetuarse. Lo saben, pero o les da igual o pasa otra cosa por sus maquiavélicas mentes; Puede que crean que somos idiotas y que cuando nos acerquemos votar no nos acordaremos de esto, ya se han dado muchos casos. Puede que su soberbia les haga creerpalos que arreglarán este desaguisado (esto, así, no lo arregla ni McGuiver). O puede, lo que es más inquietante, que estén convencidos de que no habrá elecciones y que para entonces, de seguir por este camino, se habrán salido con la suya y estaremos sumidos en una dictadura estilo Corea del Norte, porque, por abuso de mayoría absoluta, la versión “república bananera” ya la padecemos. Lo que está claro es que no son unos suicidas y en cualquiera de las opciones no les importamos un comino, sólo les valemos para sacarnos el zumo.

Si no les paramos los piés nos van a destruir y veremos con que cara miramos a los ojos de nuestros hijos, cuando les digamos que sus vidas son un espanto porque nosotros permitimos que una cuadrilla de vándalos bien vestidos se quedasen con todo. Porque tampoco tuvimos la dignidad necesaria para recuperar lo que heredamos después de mucha lucha y sangre de nuestros padres y que perdimos por negligentes.

La corrupción, la mayor preocupación de los españoles tras el paroTRIGÉSIMA TERCERA OLEADA DEL BARÓMETRO DEL REAL INSTITUTO ELCANO (JUNIO 2013)

El PP valenciano ya supera los 100 imputados por corrupción

Una multitudinaria manifestación denuncia el ‘robo’ de Canal 9 y pide elecciones anticipadas

Císcar descarta la dimisión de Fabra: la manifestación “no fue lo suficientemente numerosa”

La concejala leonesa detenida con marihuana deja la vicepresidencia de una Mancomunidad pero no el acta de concejal

La destrucción de la clase media

España, el segundo país tras Siria donde más aumenta la percepción de corrupción

Sabeis una cosa? Definitivamente hoy me cuesta mucho escribir este zapatillas, ando quemadillo por todo lo que nos acontece, y no me refiero solo al trasiego de sobres “por supuesto que inocentes”  del PP y compañía, envidia de Correos y Telégrafos, tampoco a la oleada de indultos “prêt- à-porter” a homicidas y evasores fiscales, ni siquiera por ver como se me caen los palos del sombrajo al descubrir que la Casa Real recupera sueldos de Monarca&Principito mientras recorta en los sueldos de sus funcionarios. Estoy harto de comprobar que no puedo enfermar porque se me trata casi como un delincuente y se me flagela a base de impuestos que nunca llenan las arcas ni la sed de los miserables que nos gobiernan al estilo dioses Maya a quienes hemos de ofrecer sacrificios de sangre a sabiendas de que son insaciables. Estoy harto de levantarme cada mañana esperando el palo que me va a llover de dónde menos me lo espere, de esperar a ver quién que me ha robado hoy o estar hasta el gorro de temer tanto todos los viernes al Consejo de Ministros como los protagonistas de Pesadilla en Elm Street a la siesta de las cuatro. Estamos hasta las narices de desvivirnos en el trabajo, los que aún tenemos, rozando la esclavitud y sin ningún tipo de gratificación personal y de que nos traten como a trastos inservibles, como a floreros cuando no hay flores que poner. NO ME DÁ LA GANA SEGUIR ASÍ! Definitivamente esa no es la senda a andar porque creo que no se han percatado de que para nosotros las cantidades económicas no son lo único que nos mueve, somos humanos, no como ellos, y tenemos otros valores además del “vil metal”, total, de ese nos han dejado tan escuálidos que no sabemos que és.

Nos cuentan cualquier cosa para distraernos. Que si unos sisaron en Andorra, que si otros se quieren independizar, que si otro tiene amantes. Todo cortinas de humo… Señores, ¿Para cuando dejaremos estar el “Salsa Rosa” y nos dedicaremos a currar, que es para lo que les pagamos? No nos apetece ya seguir escuchando las mismas patrañas que nos afectan en el ánimo de cada uno de nosotros. Nos afecta tanto que yo creo que ni tenemos fe ni nos queda voluntad para pensar que ni ustedes ni siquiera nosotros podemos, o lo que es peor, queremos salir de esta en la que dicen nos hemos metido, aunque pienso, de verdad, que nos han metido a la fuerza, bajo engaño, y algunos se forran con ello. Y desde aquí les advierto que otras sendas son posibles pero para tomarlas hemos de prescindir de ellos, se lo están ganando a pulso. Tan seguro como que ayer vimos cómo utilizan los frutos de SUS despilfarros para juguetear con SUS cochecitos en Castellón mientras nosotros permanecemos pasmados, ojipláticos y acogotados. Estamos tan hasta las narices que ya no tenemos nada que perder. Nosotros, la masa borrega, según los que nos gritan “Que se jodan!” (A. Fabra dixit), cuando ya no tenemos que perder hacemos que los que los que acaben perdiendo sean ellos, que sí lo tienen y bastante.

No va a tardar el día en el que nos levantemos con el pié izquierdo y acaben mal parados, no les hablo de violencia, eso jamás, no somos como ellos. Me viene a la cabeza aquella frase de “imagina que hay una guerra y no vamos nadie”, lo siento, no recuerdo de quién era. Pues eso. ¿Que pasaría si ya nos pasamos directamente a la Desobediencia Civil? Total, nada tenemos que perder, y lo que es más grave, nada tenemos que ganar siguiendo con esta calaña de gente que solo nos demuestra cada día que su único afán es la conjugación de los pronombres estilo Sabina “yo me mí contigo”.

Bólidos en el Aeroport de Castelló…