Posts etiquetados ‘recortes’

Supongo que estaremos todos de acuerdo si digo que el objetivo del terrorismo es justamente eso, crear terror, inseguridad e inestabilidad entre los que se supone que son sus víctimas. ¿Verdad que esto es una perogrullada del tamaño de un piano? Pues es algo que debemos Theresa-Maytener claro, no vaya a ser que algún gobierno, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid intente sacar algo de provecho convirtiéndose en subarrendatarios del terrorismo o algo parecido. Pero no seamos malpensados, puede que no hayan caído en que están dando la victoria al terrorismo cuando reaccionan amenazando los derechos humanos, lo que creo que le ha valido a Theresa May un gran bacatazo en las elecciones estas que había convocado para mayor gloria personal y que le ha salido rana. Igual lo del valor del pueblo británico ha resultado ser más que un tópico fraguado a bombazos en la II G.M..

Parece que no queramos admitir la cara que tiene el enemigo a batir, si no conseguimos ponerle rostro. Si no conocemos bien a lo que nos enfrentamos jamás vamos a conseguir vencer. Quizá sea el momento de ponernos serios porque la tormenta que nos viene encima The_enemy_is_here_by_ade89.jpgya arrecia. Me viene a la cabeza aquello de Sun Tzu en el “Arte de la Guerra” que decía “Por tanto, os digo: conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo y en cien batallas nunca serás derrotado”, empecemos por ahí. Si la segunda parte de la frase es complicada, imagínate la primera, “conócete a ti mismo”… ¡casi nada!. En la vieja Europa ya nos queda lejos el infierno en vida, la anulación del ser humano y la barbarie (aunque de la económica padecemos un rato largo), la hemos exportado lejos de nuestras fronteras y ya no comprendemos como los terroristas de Londres matarían a su madre por Alá, ¡y lo hacen en esos atentados que parece que no nos afecten, los que se producen lejos, ya han enviado a matar a sus hijos. ¿Seremos capaces de asumir ese infanciahoy.com_9366_692011_niño%20bomba.jpghorror cuando explote un niño bomba en nuestra casa?¿Podremos entender entonces la dimensión del infierno?. Entonces entenderemos que es imposible derrotar a quien parte de la derrota, que sabe que su victoria es imposible y está ya dispuesto a matar a su madre, a su hijo o a él mismo, simplemente porque todo le da igual. A esta gente no se la puede vencer entrando en su juego porque no hay jugador más osado que el que ya no tiene nada que ganar ni nada que perder, el que sólo espera a que acabe la partida.

Deberíamos tener claro que el terrorismo si no consigue crear miedo no es nada. Lo que consigan matando no vale para nada si nosotros reaccionamos sin miedo. Si nos mantenemos londres policia armadafirmes en nuestras libertades y los derechos que nos posibilitan nuestro modo de vida el terrorismo no podrá vencer. Pero deberíamos hacérselo ver a nuestros gobiernos porque nos alejan de la victoria cada vez que reaccionan de la forma que ha reaccionado Theresa May: amenazando los derechos humanos, amenazando nuestra esencia. No podemos consentir que nos diga que la protección de la libertad es un obstáculo para la seguridad y encima le aplaudamos. No podemos aceptar que se nos restrinjan nuestras libertades. Ahí está la victoria del terrorismo en que nuestros gobiernos nos acaben convirtiendo en la sociedad en la que nos quieren convertir, algo que no pueden hacer los terroristas por sí mismos por muchos atentados que nos hagan sufrir.

Los Gobiernos que recurren a la poda de Derechos puede que estén, involuntariamente (o no) enviando un mensaje que alienta al terrorismo. Les están diciendo que cada vez que nos terrormatan nos volvemos un poco más paranoicos, hasta que acabemos siendo una sociedad que ha entregado sus derechos, su democracia y está lista para transformarse en el infierno que ellos nos pretenden. Según algunos de nuestros gobiernos la renuncia a la libertad y a los derechos es la única forma de garantizar la seguridad. Mienten, la renuncia a nuestros derechos nos acerca un poco más al abismo y nos vuelve maleables para los gobiernos abusones. ¿No será que en realidad estamos luchando contra dos tipos de terrorismo?

Al final todo se puede reducir a una pregunta, ¿Queremos seguir viviendo en libertad, con la amenaza del terrorismo, o en una sociedad monstruosa en la que el Estado tenga el monopolio de nuestras existencias porque es dueño del terror, del miedo y de la violencia?. Nos toca decidir.

Hay que ver lo mal que se me da a mi la geografía. Yo toda la vida pensando que Cardiff era una ciudad de esas muy británicas, histórica, bonita y que aunque a algunos les resulte raro ya existía incluso antes de la final de la Champions. Resulta que yo creía que Cardiff era la Cardiff castleancestral capital de Gales, a un par de horas en tren de Londres y todo eso… pues no! Parece ser que es un villorrio que no está ni en los mapas, me he vuelto loco mirando el google maps, aunque muy cerca de Madrid debe estar. Ya ves, yo sin enterarme. Creo que voy ahora mismo a comprarme un billete de tren a Atocha y de allí ya me acerco andando. Yo no me pierdo ese castillo tan chulo, la catedral de Llandaff , el Cardiff Story Museum, o un buen paseo por la bahía (¿cómo se habrán traído el mar hasta allí?). Total, parece ser que andando desde Callao en un ratito estoy allí y cuando vuelva ya me encargaré de decirle cuatro cosas al de vueling que me tuvo casi dos horas en un avión, igualito que cierto taxista que me pasó tres veces por delante de La Maestranza. Ahora en serio, si podéis escaparos no perdáis la oportunidad de visitarla.

Que por qué digo yo todo esto? Pues resulta que hará un par de semanas el presidente de este nuestro Gobierno nos demostró todo lo que se preocupa por nuestras carteras. Le dijo a la rajoy_poltergeist_620x339Audiencia Nacional que quería declarar por plasma porque total ya nos tiene acostumbrados el Rey Plasmado, Según el buen hombre así sería mas barato, más que nada porque los 18 km que lo separan de la Audiencia Nacional le resultan un viaje sólo apto para Marco Polo o Jesús Calleja, él no va más allá de Cardiff, donde se lo pudo ver. Él que se siente una persona joven y vital, más o menos de la edad de Buffon (contened esas risitas, que os veo) según aseguraba en un alarde de espíritu de las folclóricas clásicas, esas mismas que llevan cumpliendo 50 años desde hace 25. El caso es que esta vez no le ha Rajoy-convencidofuncionado su ardid acostumbrado para tomarnos el poco pelo que nos queda, la Audiencia le ha dicho que “nones”. Vale que nos ha colado la citación cuando estaremos todos haciendo las maletas para largarnos todo lo lejos de aquí que nos permitan nuestras carteras pero, por lo menos no nos perderemos la imagen de Mariano entrando en la Audiencia (a no ser que mande construir un túnel, con este hombre ya se lo espera uno todo). Como mínimo la Audiencia nos ha evitado tener que soportar, una vez más la burla del plasma en el que ni se comparece ni nada. Desde el plasma no se comparece para contar lo que se sabe, desde el plasma se nos ofrece el monólogo cotidiano sin sentido, vacío, monocorde, en gregoriano al que nos tiene acostumbrados. Por suerte esta vez no cuela porque, digo yo, que algo sabrá y algo tendrá que contarnos el que ha sido “detodo” en el Partido y el que siendo presidente prescindió de Correa (por algo lo haría, ¿no?).

Pero bueno volviendo a lo de Cardiff, y visto la que se le avecina, igual  Mariano no fue a la final de la Champions esa en la que parecía que nos jugásemos la vida. Cosas del fútbol, capaz de vaciar calles y lo futbolque se tercie con esto de la pelotita, para pegarnos a la tele y así, si puede ser, evitar que  pensemos en nada, ni siquiera en que una vez más nos ha vuelto a sacudir el terrorismo islamista, en Manchester, Londres París.. Pero también en Kabul, Bagdad y todos esos lugares que parece que importen menos en occidente. Terrorismo que será aprovechado para que saquen a pasear la podadora y recorten más si cabe nuestras libertades y encima les aplaudamos. Pero, como decía, Rajoy fué a Cardiff a presentar un currículum! Estoy seguro, segurísimo que en realidad se acercó a Cardiff para ver si con un poco de suerte lo fichaban en el Dr Who Experience porque la verdad es que a rarejo no lo gana nadie  y en eso de  jugar con el tiempo sin la TARDIS ni nada y devolvernos al pasado rancio en blanco y negro es un maestro…

Perdonadme los muy puristas de la Historia, seguramente no fue así pero a mí me ha saltado la imagen a la cabeza como un payaso de esos de muelle que sale de una cajita ¡doinggg! (estaré enfermo).

Pongamos que estamos a principios de la Edad Media (la original, no el “remake” al que estamos llegando). El Imperio Romano ha ido a Literatura edad mediatomar viento y cada cual se apaña como puede. Las pandas de bárbaros, saqueadores y bandarras de todo tipo (puede que hasta tertulianos incluso) siembran el terror. La vida se vuelve cada vez más difícil. No sabes en que momento te va a caer un mamporrazo en lo alto de la cresta. En eso llega un señor con una cuadrilla de tipejos armados y te promete protección para ti y los tuyos, a cambio de “unas cositas de nada” aceptas el vasallaje, asustado porque has visto lo que le han hecho a tu vecino, y cuando te das cuenta te encuentras atado al huerto con unas cadenas.

Digamos que estamos en los años de Al Capone. Tienes una tienda que anis02funciona bien, unos ultramarinos (de esos de la Ley seca, todo muy legal) con los que consigues mantenerte e incluso pagar los estudios de uno de tus hijos. Pero un buen día llega una panda de gamberros al barrio y la toman contigo. En eso llegan unos señores con acento italiano y traje caro. Te proponen defenderte de esta gentuza a un módico precio. Aceptas. Cuando te das cuenta te encuentras aterrorizado detrás del mostrador vendiendo Anís del Mono “de tapadillo” para pagar las “cuotas de protección” a la mafia.

La semana pasada nos dieron un estacazo en donde más duele, de wpid-img_20151114_184118.jpgesos de los que cuesta levantarse. Unos malnacidos que dicen venir en nombre de su dios nos han sacudido muy fuerte. Yo, que soy muy cabezota, ya sabeis que continuo sin creermelo. No hay dios que sea digno y pretenda repartir muerte y dolor. Más bien creo que estos igual obedecen a otra divinidad que no mentan tanto.

El caso es que nos han hecho sentir miedo, mucho miedo, para eso son terroristas, claro. Nos han pillado desprevenidos y parece que Paz-Eiffel-Jean-Jullien-Paris_79502061_178907_1706x1280han conseguido su objetivo de atemorizarnos con una muestra de lo que hace huir a todas estas personas que prefieren arriesgar la vida en el intento de venir a una Europa que no hace nada por ayudarles porque todavía anda pensando en si le da la real gana mover un dedo de verdad. Pero este todavía es el primer asalto, podemos demostrar que valemos más que ellos.

Bueno, a lo que íbamos. Nuestro terror ha servido no sólo a la industria armamentística que se ha forrado esta semana pasada. También algún gobierno desalmado podría haber encontrado un filón no a la guerrapara comportarse como el mafioso o el señor feudal de antes, meternos en una guerra sin siquiera dejarnos gritar aquello de “No a la guerra” y afilar las tijeras de podar libertades. Huele a chantaje de bajos fondos, igual pretenderán que renunciemos a algo tan valioso como es nuestra LIBERTAD (así, a secas) a cambio de garantizarnos la protección que ya nos debían ANTES de los atentados y que, a la vista está que no ha funcionado. Admito que vivimos tiempos peligrosos pero es que ya existen mecanismos en el Estado de Derecho para defendernos sin que nos sometan a más prohibiciones.

No pueden engañarnos, sabemos que la seguridad total no existe, no nos la pueden garantizar, aunque se dediquen a bombardear (eso si, sin enseñarnos los posibles “daños colaterales”). Pero la vigilancia wpid-img_20151120_112235.jpgabsoluta , al más puro estilo Gran Hermano, si es factible y la empezamos a sufrir. Empiezan a someternos a recortes en nuestras libertades, como si fuésemos nosotros los terroristas. Hollande ha aprobado una prórroga de tres meses al estado de excepción y un recorte de libertades pocas veces visto. Pretenden que a cambio de “seguridad” aceptemos “cositas” como la prohibición de manifestaciones, registros, brazaletes electrónicos, control de internet (más todavía) y todo lo que se les pueda pasar por la cabeza aprovechando esto del susto que tenemos.

Deberíamos pensar muy seriamente si una falsa sensación de Libertadseguridad vale unos derechos que nos han costado siglos de sangre y sacrificio y que forman parte de nuestra definición como personas. Deberíamos tomar consciencia de que si aceptamos recortes graves, de forma transitoria, abrimos la puerta a que esta se transforme en años de opresión y poco a poco volvamos a algo parecido a la Edad Media en la que respirar ya era un privilegio.

 

Antes que nada, advierto que el post de hoy es muy raro pero es el resumen de unos días traumáticos y quisiera contarlo “como sale”, puede que sin la forma correcta pero es que estos días han sido así. No me lo toméis en cuenta.

Llega un día en el que vas y descubres que no eres de acero. Un día en el que el cielo se cae sobre tu cabeza así, en seco, “plafff”. Es como si algún gracioso le hubiese dado la vuelta a todo y tu no entiendes nada. Ves como, de repente, pasas de un “no parar” en el que te sientes como pez en el agua a estamparte como un tomate en Buñol y tener que luchar, simple y llanamente, por tu existencia.

Es en ese momento en el que reorganizas tu escala de valores y das importancia a las cosas que Resetestán sobre todo, cosas simples que hacen que la vida funcione y que siempre descuidamos. Esas cosas que, mira por donde, tienen el botón del “reset” de tu cuerpo y te das cuenta que algunas veces lo utilizan para decirte “oye, te estás pasando”. En ese momento vas y recibes lecciones que ninguna universidad puede darte.

Aprendes a respetar a los que te rodean, a ver que nunca nada es para siempre (ni siquiera un diamante) y que cada momento tiene un valor irrepetible, que has de vivirlo, no vaya a ser que dentro de cinco minutos haya cambiado tanto el escenario que nunca más puedas disfrutarlo. Ese momento, en el que han apretado con la punta de un lápiz el botoncito ese escondido que todos tenemos es verdaderamente cuando descubres que el mundo no se puede reducir a cifras y estadísticas, que importas para mucha gente, que están a tu lado y sabes que no van a dejarte caer.

Algunos son gente anónima que no te ha visto nunca y que igual no vas alos-recortes-matan ver más, resulta que son ellos los que te devuelven a este mundo. Gente que sufre por no poder realizar su trabajo como quisiera porque alguien piensa que eso, que todo se puede reducir a cifras y les recorta medios sin importarle la crueldad asesina de la tijera. A pesar de eso ahí están, intentando hacer milagros todos los santos días como buenamente pueden. De verdad que merecen nuestra gratitud y  respeto, esos que muchas veces no les damos.

Además de eso, si te paras a pensar, recibes una lección magistral de humildad. Un golpe de ese tipo te enseña a ver que no estás tu sólo en la vida, jamás lo estarás. Lo que te está sucediendo lo vives en primera persona y lo sufres. Pero el miedo, la impotencia, el “nosequeestápasando”, el comerse las uñas y la preocupación la padecen aquellos que de verdad te quieren, que nunca te van a dejar atrás (puede que hasta te sorprenda saber que tanto) y te das cuenta que has de cambiar, si no por ti mismo (que quieres que te diga, suicidas siempre han habido) por ellos. Porque no merecen el susto que les haces pasar, porque quieren darte un abrazo y un beso y porque no quieres que les vuelva a ocurrir nunca más.

También resulta que aunque tengas una piedra por corazón caes en que eres afortunado, hay quien no ha tenido tanta suerte. Lo que para ti ha sido un aviso (muy heavy, oiga, pero es que con lo miope que soy, no lo hubiese visto jamás) para otros es un golpe irreversible. No podrán recuperase y si estar “averiado” durante un rato es duro, no puedo imaginar como puede ser esa misma situación de forma perpetua. De verdad que sales de esta y piensas, “Yo que he tenido la gran suerte de volver ¿qué puedo hacer por esta gente?”. No te preocupes que siempre hay formas…

Muchas gracias, de verdad, por soportar el post de esta semana. Han sido unos días muy duros y necesitaba daros las gracias a todos aquellos que, de una forma u otra, como habéis podido, me habéis dado vuestros ánimos. He recibido la fuerza de la familia, la magia de mi hada personal, el hechizo de una atenta brujita del sur, un oportuno  post femuriano, con una sonrisa incrustada, de parte de una amiga con todas las letras y vuestros mensajes  alentadores . Entre todos me habéis dado energías. Sólo os digo que, una vez aprendida la lección (de ello podéis estar seguros) Sólo me queda decir adelante. Por suerte esto sigue. Muchísimas gracias, de todo corazón.

Elogio del contorno. Por Fani Grande