Archivos para julio, 2021

Cerrado por saturación

Publicado: 27 julio, 2021 en actualité...

cerrado bici

 

No se si es porque esta temporada ya va por los dos años sin tregua montados en una montaña rusa sin frenos. Un tiempo que sin lugar a dudas nos ha dejado huellas que no van a borrarse jamás. Hemos conocido el miedo a la enfermedad, asistido al asalto al Capitolio, vivido escenarios que jamás hubiésemos soñado y  pasado días sin dormir, víctimas de la preocupación por los nuestros y por nosotros mismos. Eso deja huella, negarlo sería simplemente mentira. No se si serán los largos días de un verano que este año tampoco llegará a serlo aunque se empeñen en disfrazarlo de normalidad, todavía estamos lejos de eso. El caso es que algunos me lo han dicho y tienen razón, por supuesto. Ando renqueante de ánimos – o igual es que simplemente me hago viejo- y eso se nota. Estoy un tanto lento de reflejos, saturado y puede que sin chispa. Siento en el alma si te he dado la paliza estos últimos días, no era mi objetivo. En descargo te diré que la buena intención siempre ha estado ahí pero Supermán solo hay uno y ese no soy yo.

Ha llegado el momento de buscar por los cajones (creo que está por debajo de los papelotes de la carpeta azul), colgar el cartelito de “cerrado por vacaciones” y descansar un poco. Intentar recobrar el aliento y con los restos que han quedado de este largo invierno que ya dura dos años armar de nuevo la chalupa para seguir adelante en esta guerra de desgaste que llevamos todos.

Este año no marcharé a ningún lugar, mis montes seguirán en la distancia, un verano más. No cargaré las alforjas de la bici rumbo a Santiago ni  conseguiré recargar las pilas sentándome en una piedra ante la majestuosidad de los Pirineos. Me quedaré sin sentir el poder de los bosques de Irati, de Vall d’Aràn, Els Pallars, Boí o Andorra (sin Youtubers). Un año más quedará pendiente la promesa de devolverle la visita a Eduardo (espero que me lo perdone) o la de cumplir con un amigo que nos dejó y que bastantes añoramos todavía cada día que entramos en Twitter. ¿Qué quieres que te diga? No siempre se distinguir la línea que separa la cobardía de la sensatez. El bicho y la prudencia me dicen que mejor más adelante, aunque mi playa me diga lo contrario porque está llena de turistas que creen que nada va con ellos, resignación. Pero por lo menos pararemos las máquinas, para tomar aliento, leer un buen libro y romper la rueda de la rutina, algo es algo.


Ya sabes que cuando todo se atasca lo mejor es reiniciar así que eso es lo que haré unos días. Si tu quieres dejamos esto en Stand-by. Espero volver, si no se cruzan los cables, para Septiembre Y ojalá lo hagamos todos con fuerzas renovadas para empezar un otoño lleno de esperanza y color. Estoy convencido de que falta poco para vivir algo apasionante y recuperar las sonrisas. Es un presentimiento que me ronda hace días. Pero eso sí, nos seguiremos leyendo por esos mundillos locos, faltaría mas.

Mi abuela solía gritar aquello de “¡Que mal repartido está el mundo!” pero claro, viniendo de gente que sabía lo que era pasar hambre mientras “la Collares” lucía en el NoDo los idems no era de exetrañar. Lo que no podía llegar a pensar es que en una democracia moderna las cosas seguirían, dejémoslo en igual. Hoy mismo se me saltó una sonrisa a la cara cuando me descubrí diciendo lo mismo que mi abuela al ver que Jeff Bezos -y un par de personitas que pagan veintipico millones por montarse en la atracción- se sumaba a los muchimillonarios que se han aburrido de darle vueltas al mundo colgando fotos en Instagram para hacernos los dientes muy largos a los que, a duras penas, podemos acercarnos al pueblo un par de días si es que los rapiñamos en el trabajo. ¿Qué quieres que te diga? Somos humanos y da cierta dentera ver como ya se dedican a salir a pasear por el espacio como quien se marcha a Torremolinos. Nada, está visto que son cosas que van con los tiempos y las modas. Hace unos años todos los recién casados que se preciasen se dejaban caer por Cancún, en un tiempo los lunamieleros se largarán a la Luna.
Esto serian cosas de celos de los pobretones que nos quedaremos ancladitos en este planeta si no es por la obscenidad del agravio comparativo. En un mundo en el que, solo en España, un millón de personas no puede permitirse comer más de dos veces a la semana carne o pescado los dueños de Amazon y Virgin se ensarzan en una especie de carrera de los autos locos como las Pierre Nodoyuna y Patán de para saber quién será el primero en dar un garbeo por el espacio. No me malinterpretes, cada uno que haga lo que quiera con su parné pero es que eso dice tanto del modelo de sociedad en el que vivimos… Hay que ver “¡Que mal repartido está el mundo!”
Vivimos en un mundo de contrastes. Mientras vemos sonreír a unos bajando de la nave como los extraterrestres, la Red Europea de lucha Contra la Pobreza y una encuesta sobre las condiciones de vida del INE nos devuelven a la tierra con un escobazo de realidad. El coronavirus se está llevando algo más que la salud de mucha gente, está destruyendo muchísimas economías domésticas, antes incluso de que acabe el alto al fuego de los desahucios (previsto para Agosto si no recuerdo mal). En pleno verano el desastre no se para a tomar una caña en el chiringuito playero precisamente. La ruina se está llevando en silencio la economía de mucha gente como tú y como yo. Según el INE, sólo en España, el 10% de la población dice que llega a fin de mes con “mucha dificultad” (2,2 puntos más que el año pasado), el 35,4% no podrá reparar lo que se rompa y el 34,4% no podría salir una semana de vacaciones si las tuviese, porque no olvides que para tener vacaciones antes has de conseguir un trabajo decente.
¿Te parece mucho? Pues si vieses las colas del economato del barrio pensarías que igual hasta es peor. Las filas crecen y crecen con gente que nunca dirías (ni ellas tampoco) que acabarían siendo usuarios de los comedores sociales, gente que ha malvendido su BMW, comprado en los buenos tiempos, para “ir tirando”. Caritas ya nos los dice, la pobreza extrema en un país en el que trabajar no te garantiza el sustento ya puede afectar a todos.
Hemos creado una sociedad de Mr Wonderful que si prefiere perderse en interpretaciones legales para no ver que el COVId es horrible y se ha de combatir como sea, imagina que pensará de la otra pandemia, la de la pobreza contra la que no existe vacuna y que está siendo devastadora. Vivimos en un país en el que hasta un 5’4% de sus habitantes no puede comer carne o pescado al menos cada dos días ¿Qué se hace al respecto? Ya te digo yo que permitir que este martes se pagase el Megavatio a más de 100 euros no es que ayude demasiado. ¿Preguntamos también al T.C.?
Parece ser que las políticas de ayuda a los necesitados no son capaces de llegar a mitigar estas cifras desastrosas. Igual es que lo importante es enseñarnos los collares en el NoDo, exhibirnos como los millones caen por fardos encima de las mesas de las grandes empresas cuando en otras se amontona la miseria.

Odio

Publicado: 13 julio, 2021 en actualité...

Hace mucho tiempo, cuando pensábamos que saldríamos de rositas de todo esto del bicho decíamos que seguramente saldríamos distintos de todo esto y no nos equivocábamos. No somos los mismos ni nada que se le parezca, en parte porque igual las autoridades sanitarias se centraron mucho en la salud física de las persona sin llegar a pensar que la salud mental también importa y mucho. Puede que el ambiente tenso que estemos viendo ahora sea, en parte, por culpa de la mezcla de eso y el “sembradero del odio” en que se ha transformado nuestro día a día. Empiezan a salir las peores actitudes de debajo de las más pestilentes de las tapas de las alcantarillas de nuestra sociedad y ya estamos viendo los resultados.
Andamos todos raros, tensos y cabizbajos. A pesar de ser verano la tensión no afloja. Cada vez vemos la necesidad de alguien que nos ayude a ver el mundo mejor – o que nos escuche por lo menos – y en el Ministerio de Sanidad siguen sin enterarse. Continúan sin ver que las depresiones, las neuras y las enfermedades mentales van creciendo entre los que no somos ricos pero nos sentimos abandonados y vacíos. Un sentimiento peligroso porque ya se sabe aquello de la “Ley del espacio vacío” que dice que “todo espacio vacío tiende a llenarse con algo” y ese algo está resultando ser el odio y la tensión que destilan algunos medios y ciertos atriles.
La mala leche y la crispación parece que se hayan adueñado de todo lo que nos rodea. Pero nada es fortuito, algunos quieren que lo sintamos así, iracundos no razonamos. Empezamos en las Redes Sociales llenitas hasta la bandera de trolls y haters implacables, ahora el “lado bestia de la fuerza” ya ha pasado a la vida real. Odiamos por encima de nuestras posibilidades, odiamos muchísimo más de lo que podemos controlar. Cada vez gritamos más en el coche, la barbarie inunda los informativos, el ambiente zafio e irrespetuoso campa por todas partes y ciertos programas de la tele los tertulianos de guión metidos a políticos sabelotodo se encargan de que no pensemos claramente y creamos que todo esto es medianamente normal.
Esto tiene sus consecuencias y por desgracia ya llegamos tarde para evitarlas, veremos como podemos revertir el daño. Pero ya es tarde para Samuel y tantos otros y otras a los que les hemos fallado estrepitosamente como sociedad porque hemos plantado árboles para no ver el bosque o porque una justicia infame busca formalismos legales para intentar disimular que los animales que mataron a Samuel lo hicieron por puro odio homofóbico, a pesar que era maricón lo que le llamaban mientras lo apaleaban, no gritaban otra cosa no tenían otro motivo. MARICON le gritaban con el cerebro reseco, atrofiado de tanta mugre, no lo olvidemos.
Tenemos un problema grave, esto no funciona. En pleno S XXI te pueden señalar por publicar opiniones que no gusten a los violentos, asesinar por tu tendencia sexual, puedes morir a manos de señoros salvajes por ser mujer o puedes perecer intentando no morir de hambre.
¿Nos daremos cuenta de que esto no va de derechas o izquierdas sino de poner fin al dolor, al sufrimiento y a tantas vidas rotas?¿Dejarán nuestros políticos de vivir calculadora en mano a la hora de dar un NO rotundo a la violencia y a los que la utilizan en beneficio propio? En Europa ya han empezado a dar la espalda a personajes como Orbán al que no quieren ver por las instituciones. Aquí en cambio el PP sigue en un extraño idilio con VOX al que cada vez se le parece más a base de blanquearles las fechorías, no vaya a ser que les quiten alguna alcaldía. ¿Despertaremos alguna vez de esta pesadilla?

El chiringuito

Publicado: 6 julio, 2021 en actualité...

Antes sabías que había llegado el verano cuando empezaba a sonar por todas partes una música estridente que te taladraba los oídos. Decían que era fresca y alegre hasta que empezaban a sangrarte las orejas. En la radio sonaba una y otra vez la misma canción, como una tortura china, todo el día dale que dale. Encendías la tele y te perseguía un señor con pelazo y sonrisa Profidén. Era el rey del verano, había llegado Georgie Dann y sabías que se quedaría hasta que acabase el buen tiempo y tocase volver a la rutina. Entonces lo guardarían en el armarito donde guardan lo que no se va a usar hasta la próxima temporada y asunto resuelto hasta el año que viene en el que volvería como las golondrinas de Becquer. Era la canción del verano y en eso Dann no tenía rival. Hasta que llegaron para quitarle el trono de los eternos veranos musicales y se nos llenó el año hasta los topes de ese mismo soniquete machacón, letras simples y demasiados decibelios. Ahora parece que vivamos en una canción del verano perenne todo el santo año y claro, andamos saturados, se han cargado el fenómeno y jubilado a Georgie Dann. El Autotune ha arrasado con todo.

Pero este año, mira tú por donde ha salido distinto. Pensaba que pasaríamos el verano con “noche de fiesta”, Macario, Monchito y Rockefeller, que ha quedado como un santo cuervo comparado con el que le metía mano, cuando nos han aparecido con un remake de “El Chiringuito” ya sabes, la cancioncilla aquella en la que se idolatraba el fenómeno del merendero playero, sin mascarillas ni nada (que temerarios). Pues nada, nos han llegado la increíble Ayuso (¿Cuántas tardes de gloria más nos dará esta señora?) y el incalificable Cantó para decirnos que la una le ha montado un chiringuito playero al otro en mitad de Madrid para que cumpla con una función imprescindible, nada más y nada menos que defender el español en plena capital del Reino, ahí es nada, aunque bien pensado “El Español” a defender puede que sea  su propia persona (vista la cantidad de gente hasta de su supuesta profesión que quiere perseguirlo a gorrazos) o  el periódico de Pedro J. Por lo visto el lingüista y preparadísimo filólogo Cantó viene a solucionar los problemas que tienen para que no se pierda la segunda lengua más importante del mundo la Real Academia Española de la Lengua y sobre todo el Instituto Cervantes. Ha llegado Cantó “El Español”, no suframos, no le hace falta ni capa ni nada. Ya ha demostrado con sus últimos logros que es un artista, del abandono y la queja sin pies ni cabeza pero un monstruo inigualable al fin y al cabo.

Andaba yo pensando que como Ayuso no da puntada sin hilo seguro que habrá hecho esto por algo (al estilo de supervillano de tebeo pero con mala baba, como siempre). ¿No le habrá puesto un “pudridero” como los de El Escorial para que se esté ahí, solito y  fresquito para que se siente a leer en el diccionario el significado de la palabra “decencia”? No se, me huele que teniendo en cuenta que desde Génova le “colgaron el mochuelo” de Toni Cantó igual se le ha ocurrido meterlo en un asunto megaridículo y sin sentido para quitárselo de encima, tener algo más con que ir limando a Casado que ya empieza a vérsela venir y de paso mirar a ver si rasca un poco de “share” entre los mundillos populistas y los sincerebristas que ella tanto frecuenta. Pero mucho me temo que esta vez le ha salido mal, el titular del chiringuito no tiene capacidad de sentir vergüenza alguna. Si nos hubiese preguntado por Valencia le habríamos advertido, pero claro, como ella no sale de Madrid…