Nubes de tormenta

Publicado: 12 octubre, 2021 en actualité...

Todavía recuerdo como si fuese ayer mismo a un señor muy mayor, llegué a apreciarlo muchísimo y aunque nos dejó hace tiempo era de esas personas que siempre, y todavía hoy, esperas volver a ver otra vez. Si algo lo hacía distinto era su imperturbable sonrisa siempre estaba con esa sonrisa sabia a base de vivencias que habían hecho de el un pozo de sabiduría aunque jamás llegó a conocer el colegio. Conoció el 36, pasó por la barbarie nazi cuando se fue a la II Guerra, sobrevivió a mil penurias en el campo de concentración e incluso a dos condenas a muerte. Él siempre decía que a la bestia hay que cazarla cuando es cachorro, luego ya es tarde. Crece desde las cloacas del oportunismo y nos cuesta millones de vidas devolverla a donde nunca debiera haber salido. Bueno, que me voy por las ramas.

Un buen día, sin venir a cuento, cerró su periódico y se me quedó mirando antes de decir “He visto mucho y ya te digo que los que no habéis sufrido lo que los viejos pensáis que la gente se vuelve loca antes de empezar a pegarse tiros entre sí. Enloquecemos mucho antes, cada vez que no paramos a quien nos enseña el camino de la perdición prometiendo la salvación al que se siente desesperado. Pasó cuando el Fascismo, pasó cuando el Nazismo, pasó en España… Las señales llegan antes, mucho antes del primer tiro”

Desde entonces muchos me habéis llamado apocalíptico o exagerado cuando digo que jugamos con fuego cuando reímos las gracias de ciertos personajillos o cuando consentimos que las ocurrencias rancias vuelvan a la política. ¿Exagerado? Puede que creas que por estos barrios no va a prender la llama pero ¿Estás seguro? Crecen las agresiones homófobas, se autorizan manifestaciones ultras en Madrid, ser mujer cada vez es más peligroso y Vox se apropia de la derecha y pregona a los cuatro vientos sus mensajes incendiarios justo el “Día de la Hispanidad” (de la Raza, como quisieran ellos). Ya me dirás si eso no son señales más grandes que los semáforos de la Nacional III y más cuando todavía resuenan los ecos del “America First”, la bestia de la irracionalidad ya ha despertado en una Polonia que quiere cambiar las reglas del juego en mitad de la partida o cuando en Italia el Fascio se ha levantado de nuevo. Ellos también creían que no volverían esos viejos espectros que parece que ya se levantan de sus tumbas para enviarnos las negras nubes de tormenta que vemos en el horizonte.

Deberíamos vacunarnos contra esa pandemia antes de que sea tarde y vacuna solo hay una, abrir la mente, leer todo y a todos. Porque esta gente teme lo que más teme son las mentes abiertas ya que no pierden la cordura fácilmente y saben que las plantas venenosas pueden tener colores vivos y apetitosos y saben separar el grano de la paja lo suficiente como para no estar dispuestas a creer lo que les diga el que grita más.

Una lección de humildad.

Publicado: 5 octubre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, ,

Llevamos ya más de quince días de volcán en La Palma y lejos de parecer que acaba el asunto cada vez se vuelve más y más virulento. Ya nos lo decían los vulcanólogos, todavía hay para rato y en estas cosas no se puede aventurar nada, el volcán hará lo que tenga que hacer y eso a nosotros, acostumbraditos a los guiones y a ser igualitos que el Rey de El Principito (ya sabes, aquel que era incapaz de ordenar algo que no pudiera ser cumplido) nos pilla un poco a contramano eso de que algo no nos obedezca. Dejando a un lado el desastre económico y humanitario que se ha cernido sobre las gentes que lo han perdido todo, ha de ser horrible quedarte sin nada de la noche a la mañana porque a un volcán se le han hinchado las narices. Eran personas que vivían su día a día hasta que nada más y nada menos que una lengua de lava se lo ha llevado todo por delante. ¡Ni en la peor de las pesadillas! Bueno, dejando aparte la tragedia de tanta gente, de todo esto nos quedarán las impresionantes imágenes que nos regala el volcán y que nos ponen en un cuadradito, en directo, la mayoría de las teles. Puede que este sea el volcán más televisado de la historia, pero también el más analizado. Los científicos se afanan en aprender el funcionamiento de las entrañas de la tierra porque seguimos sabiendo más del espacio que del terruño este que habitamos. Nosotros que hemos sido capaces de acercarnos a Marte y de conseguir una vacuna en tiempo récord para intentar salir de la pandemia no sabemos que ocurre bajo nuestros pies. Pero, párate a pensar. La lección más importante que podemos sacar de esto no la van a descubrir los científicos lo hemos de aprender a la vista de tanto poder de destrucción contra el que nada podemos hacer. La colada se lo llevará todo sin miramientos, sin pensar en si este ayuntamiento es de izquierdas o de derechas, o si en la plantación de plátanos habían trabajando jornaleros de esta u otra nacionalidad. Ante esto todos somos iguales. Nosotros que nos creíamos dioses, todopoderosos y dueños de la creación hemos visto como un bichito nos ha puesto en jaque y ahora como la Tierra es capaz de borrarnos como piojos con solo una erupción volcánica ante la que no podemos hacer más que mirar absortos, alucinados ante tanta fuerza. Han pasado los siglos, hemos evolucionado, nos creemos superiores y no, tampoco podemos hacer mucho más que lo que hicieron en Pompeya. Nada más que intentar aprender la lección que nos está dando la naturaleza, debiéramos aprender que no somos más que unos bichejos que ocupan la superficie y sobre todo, que si nos cargamos el planeta (si no lo hemos hecho ya) nos eliminaremos nosotros mismos porque la Tierra seguirá girando en el espacio pero sin nosotros, como ha ocurrido con tantas especies que ya no están.

Calambrazo

Publicado: 21 septiembre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, ,

Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza” Eso es lo que pone en la entrada del infierno de “La Divina Comedia”, según Dante. Y la verdad es que es la que seguramente definiría bastante bien lo que nos está ocurriendo en demasiadas cosas en estos barrios que cada vez empiezan a parecerse más al infierno por compartimentos que nos enseñó el florentino.


Estos días nos estamos acostumbrando tanto a lo de que las eléctricas sean dueñas de nuestras almas y nos sacudan las carteras como los bandoleros de Sierra Morena que ya parece que nos estemos inmunizando. Eso es un problema serio que tenemos por aquí, nos acostumbramos a todo, aunque sea a que nos cobren un 268% por ciento más a pesar de que nos hicieran creer que liberalizando el mercado habría competencia y sería todo más barato, que risa, oiga. Al final, como siempre, cuatro gritos, dos lamentos y después, nada. Las eléctricas lo saben. Saben que aunque la ley dice que son servicios esenciales los “necesarios para el mantenimiento de las funciones sociales básicas, la salud, la seguridad, el bienestar social y económico de los ciudadanos, o el eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y las Administraciones Públicas” no van a recibir el cañazo que pedimos que les de la Ley y que seguramente se merecen. Saben que de sanciones nada y de nacionalización mejor ni hablamos, aunque ese papelito que llamamos Constitución y que para unos casos es rígida pero para otros impresa en “Blandiblú”.


Se saben fuertes y nos vacilan con ello, igual les da vaciar un pantano en pleno verano aunque condenen a la sed y la miseria a toda una comarca para poder generar más energía barata que nos venderán a precio de oro que decirnos que cerrarán las centrales nucleares y suprimirán de golpe un 20% de la energía del país, con el invierno a las puertas y las familias muy escasas de dinero. Ni a los mejores mafiosos les saldrían mejor las amenazas.


¿Qué porqué se sienten tan fuertes? ¿Tu recuerdas cuando Rato salió por la tele diciéndonos aquello de “Es el mercado, amigo” y al final descubrimos que el mercado era él? Pues ahora puede que nos esté pasando algo parecido. Cuando hablamos de “las eléctricas” y porqué son tan fuertes como para convertir en guiñoles a presidentes del gobierno igual deberíamos saber que en este país, por el “extraño caso de las puertas giratórias” (un buen hilo para Santi Camacho y su Días Extraños) se han ido incorporando a los consejos de administración de empresas todopoderosas importantes excargos públicos, entre otras, mira tú por donde, las eléctricas; En Endesa han acampado entre otros, gente del PP como José María Aznar y Luis de Guindos pero también Elena Salgado (PSOE); En Gas Natural-Fenosa, Felipe Gonzalez (que se marcho “porque se aburría”) y En Iberdrola tres cuartos de lo mismo. Sabiendo eso, ¿Cómo crees que se van a perseguir los abusos si los que abusan son una extensión del consabido clientelismo político “typical Spanish”?


Hasta que no acabemos con el enchufismo, el favoritismo, las prebendas y las promesas de un sillón calentito y una alfombra mullidita después de pasar por la política no vamos a poder solucionar estos problemas que no son sólo los que afectan a tu cartera o la mía o que la factura de la luz te vaya a subir unos euros. Si es grave, pero más todavía lo será lo que van a padecer miles de familias en este país cuando tengan que enfrentarse a un invierno que está a la puerta de la esquina sin poder encender las estufas para evitar congelarse. Si, a la puerta del infierno de Dante pone “Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza” pero puede que, si no hacemos algo (y ha de ser gordo) también lo ponga en miles de hogares condenados a la miseria energética.

Todófobos

Publicado: 14 septiembre, 2021 en actualité...

Al final lo que tienen los refranes y las frases hechas es que muchas veces acaban cumpliéndose, aunque intentemos evitarlo. Ha ido ocurriendo a lo largo de la historia y mucho me temo que estemos otra vez en la rueda. No en balde se dice que el ser humano es el único animal que tropieza varias veces con la misma piedra. ¿Verdad?

Dicen los que saben de historia que allá por la década de los 20 del siglo pasado, en Italia, empezó a darse un fenómeno un tanto curioso, la violencia empezó a incrementarse a niveles inimaginables. Todo se arreglaba a palos y sin que pareciese ocurrir nada. Aparecía un grupo de personajes vestidos con camisas negras, sembraban el miedo a base de vara de avellano y se marchaban. Así, y resumiendo mucho, empezó a funcionar el día a día de la sociedad italiana. Acabó siendo normal, tan normal como que los italianos permitieron que un tipejo que se ponía de perfil cuando le acusaban de los disturbios y sin demasiada gracia les gobernase. Era Mussolini y el fascismo, el de verdad, no lo que te increpan ahora una panda de niños bien cuando no tienen argumentos para rebatir lo que les dices, lo cual, por desgracia, cada vez pasa más a menudo, puede que gentileza de un sistema educativo un tanto irracional. ¿El secreto del facho? Justo ese, normalizar la violencia, sembrar la ignorancia, los prejucios y romper la cohesión social. Ostras, ahora que caigo, esta música me empieza a sonar. ¿Verdad que a ti también?.

El mecanismo es siempre el mismo, busca un grupo al que te interese satanizar y empieza a cargarles las culpas de todo lo que se te pase por la cabeza, desde que vienen a quitarnos el trabajo o que cobran más que tu abuela hasta que ellos ya cruzaron el estrecho una vez para invadir España (y eso que no existía) ¿Qué más da? Todo vale, la cuestión es sembrar la fobia a lo que no les convenga, difamar y en una sociedad al límite como esta en la que abundan las cabezas espongiformes y las neuronas “requemás” puede que hasta sea fácil. Una vez tienen un grupo al que acusar de todo lo que pueda ocurrir ya pueden empezar a azuzar a las masas contra el que se tercie, por supuesto cuidándose de decir aquello de “yo no he sido” y negando que han sembrado y fomentado el odio con sus soflamas incendiarias  aunque todos sospechemos que si ese no es el motivo de la mala baba sin duda ha ayudado mucho.

¿Exagerado? Pues ya me dirán cómo es que los delitos de odio han aumentado más de un 9 por ciento en España, como es que últimamente nos desayunamos con noticias que creíamos desterradas  o cómo es que vamos persiguiendo a personas por la calle sólo por su orientación sexual. Igualito que hará unos 80 años, igualito que lo que nos quieren volver a plantar en el huerto. Nos están montando en la máquina del tiempo, a unas épocas en las que todo era en blanco y negro y lo peor de todo es que parece que no nos demos cuenta. O estamos anestesiados o vivimos en un enorme psiquiátrico.

Igual puede que tengamos un problema de educación. Deberíamos volver a explicar lo que pasó para no seguir los mismos pasos o si decidimos seguirlos por lo menos saber a dónde nos llevan. Parece mentira pero en cuatro días mal contados ya existen personas en este país agredidas o asesinadas por unos que se creen jueces de la moral del otro. Gente como tú y como yo que viven tan presionadas que llegan a contemplar el suicidio. Mientras parece que no ocurra nada ¿Dónde han quedado nuestros valores? ¿Dónde el respeto a la vida y la dignidad humana esa con la que tanto se escudan los que se comportan como fariseos?  Pero si a pesar de todo continúas pensando que esto no va por ti porque te consideras “normal” y no tienes nada que temer piensa que al final todo es una rueda. Recuerda a Niemoller. Ya sabes 

“Primero vinieron a buscar a los Comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.  Luego vinieron por los judíos y no dije nada Porque yo no era judío.  Luego vinieron por los  sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los Católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mi  pero, para entonces, ya no quedaba nadie  a quien  decir Nada”

Se nos marcha la niña

Publicado: 7 septiembre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, , , ,

Hay que ver como pasa el tiempo. Parece el otro día que nació la niña y ahora ya se nos va al cole fuera. Seguro que a todos los que somos padres esta copla nos suena bastante. Un día estás cambiando pañales y cuando te das cuenta te piden dinero para comprase un coche porque no tienen un duro y les hace falta para ir a un trabajo en el que les sale ni para la gasolina pero como salen de la universidad “con lo puesto”, han de agarrarse a lo que sea. ¿Qué le vamos a hacer? Como dicen las viejas del barrio “es ley de vida”. Pues eso será.

Resulta que estos días nos llevan dando bastante la tabarra con eso de que la princesa Leonor se nos va a estudiar fuera. Algunos lo pintan como un hecho tan traumático que no puedo más pensar que se va a una lúgubre mazmorra con señores empeñados en conservar los viejos métodos, ya sabes, “la letra con sangre entra y todo eso”, pobrecita, no puedes hacer más que compadecerse de ella. Pero se me ocurrió mirar donde estaba ese horror y va y resulta que es el  UWC Atlantic College, (UWC = Colegio del Mundo Unido, ¡casi nada!.) Vamos que se ha ido un par de años a un  castillito del SXII muy cuco en la costa galesa, una especie de “Hogwarts hippie” donde estudiará con compañeros tan mundanos como la también princesa Alexia de Holanda desde liderazgo (¿?)  hasta  Tai Chi (pero no se si estará también la asignatura de “Ética, honradez y decencia” que debiera ser troncal). Todo para conseguir el título de Bachillerato Internacional y, de paso,  poder saltarse la selectividad a lo Froilán. Igualito que nuestros hijos que se la juegan en cualquier instituto público en el que los profes hacen malabarismos con unos temarios y unas leyes de educación que cambian según las fases lunares (OCHO Leyes de educación, si no recuerdo mal desde 1980)  para después intentar llegar a encontrar plaza en alguna universidad pública y hacer  hasta rifas para poder pagarse una temporada de Erasmus en alguna universidad europea y descubrir que en muchas cosas vivimos en una especie de burbuja temporal anclada años atrás, con sectores empeñados en retroceder las manecillas del reloj mucho más aún. Pero bueno, siempre habrá clases y clases, resignación. Por lo visto cruzarse con pobres, mortales y gente mundana no mola.

No es que vaya a pensar que quieran desconectar a la niña de todo lo que se parezca a la realidad y que no crea que ya que por lo visto nos van a meter un reinado más en calzador por lo menos que la reina sea una persona lo más solvente posible, de verdad. Pero es que igual no es conveniente, ni siquiera de cara al graderío, eso de alejar de la realidad a quien se supone que un día tendría que ponerse la corona en la cabeza y decir que es reina de un país que cada vez se lo cree menos, cansado, harto y un tanto quemadillo al que apenas conocerá y en el que no le quedará otra más que  seguir la inercia que nos lleva durante tantos siglos ya hacia ninguna parte o intentar aparentar un poco de decencia en este sindiós de familia que nos lleva demasiado tiempo entretenidos a base de escándalos y tomaduras de pelo tan grandes como aquello de renunciar a una herencia en vida.  No se, igual es que en la Casa Real no han tenido tiempo desde 1889 para leerse los artículos  991 (click) y 816 (+ click) del Código Civil que dicen algo al respecto de las herencias (como van tan liados con los asuntos del Rey-Jeque, pobres). O eso o es que nos toman por tontos. A veces pienso si no lo seré yo por pensar que la Ley puede llegar a todas partes o que las cosas ser consiguen con el esfuerzo diario. Tendré que recapacitar sobre ello, igual debiera meterme a fotocopiador de billetes o pedir entrar en la banda de La casa de Papel para reunir parné suficiente, seguir el ejemplo que nos dan y enviar a mis hijos lejos, muy lejos.

Derrotados: Talibán 1 Occidente 0

Publicado: 1 septiembre, 2021 en actualité...

Parece que ya ha salido el último de los aviones de esa película que nos han montado para intentar que no nos demos cuenta de que después de veintipico años en Afganistán, después de tantas vidas perdidas y de tanta ansia por intentar “evangelizar” como los dominicos de Fray Bartolomé de las Casas, después de todo no hemos conseguido nada. A la mínima hemos vuelto más o menos al punto de partida. Unos salvajes se han adueñado de todo y van a sembrar el terror y la sinrazón que hace la vida imposible a ellas, por supuesto, siempre a ellas porque no se yo muy bien que tienen los descerebrados contra las mujeres. Supongo que alguien podrá indicarme algún estudio al respecto porque, oye, de verdad que no acabo de entender porque siempre son ellas las que acaban pagando el pato cuando las cosas vienen mal dadas.

Lo que nos ha ocurrido en Afganistán es una derrota como una catedral, por mucho que lo envolvamos en papel de celofán o que Biden nos lo endulce con tres o cuatro silos de Azucarera Española. Occidente, una vez más no ha sabido defender los derechos más básicos a unas personas a las que nos vendimos como salvadores. Y lo malo es que no va a ser la última. Lo del Talibán ha abierto la puerta, más vale que nos vayamos haciendo a la idea de que van a resurgir los grupos fundamentalistas que creíamos muertos y enterrados, vivir para ver.

Pero ahora resulta ser que el Talibán intenta parecer incluso majo y moderado, sólo han prohibido hasta la música y proclamado el estado islámico pero, oiga, sin acritud, eh? Algo habrá cambiado cuando va y hasta el Sr Borrell, que es tan parco de palabras con unos, quiere hablar con ellos. ¿Se habrán creído la mentira esa de que esta panda de descerebrados que seguramente ni se han leído en Corán, de repente van a respetar algún derecho que no sea el suyo mismo? Igual va y lo que han hecho esta vez es sacar cuentas. Resulta que Afganistán es uno de los países más pobres del mundo (el 7º si San Google no me engaña) y necesita dinero, mucho dinero ya que, al parecer, el Talibán es un tanto manirroto y  no tiene suficiente con lo que saca del opio. Como necesita dinero a expuertas ha de aparentar ser simpático ara que todos les paguemos las ayudas al desarrollo que reciben. Tontos no son, ¿tú que harías? Pues ellos también. Se disfrazarán de corderos hasta que dejemos de mirarlos, entonces sacarán las piedras de lapidar. Parece que por las instituciones no lo vean. O eso o prefieren autoengañarse con el buenismo este que ya nos está costando demasiados disgustos ¿no?

De todas maneras el verdadero problema empieza ahora, justo ahora que ya ha salido el último de los soldados EEUU, justo ahora que hemos visto en la lejanía como gentes intentan travesar el desierto para salvar sus vidas, justo ahora que empezará una de las maldiciones de esta sociedad FastFood que vivimos. Se apagarán las luces, dejarán de llegar occidentales a contar lo que les pueda suceder a ellas y las cámaras mirarán hacia otro lado. Los olvidaremos como lo hará, una vez más, la UE esa que intenta exportar refugiados no vaya a ser que lleguen a nuestras puertas y estorben. Ya lo hemos visto demasiadas veces, seguro que a estas horas no te extrañas de lo que digo. Esconderemos las pruebas de que hemos sido derrotados una vez más por la barbarie que no hemos sabido combatir, lloraremos como Abū ‘Abd Allāh Muhammad ibn Abī il-Hasan ‘Alī, alias Boabdil pero las verdaderas lágrimas no serán las nuestras, serán las de las que quedaron encerradas en Kabul, las de todos los que vieron alejarse sus esperanzas a bordo del último A400M Atlas que despegó del aeropuerto de Kabul.

Cerrado por saturación

Publicado: 27 julio, 2021 en actualité...

cerrado bici

 

No se si es porque esta temporada ya va por los dos años sin tregua montados en una montaña rusa sin frenos. Un tiempo que sin lugar a dudas nos ha dejado huellas que no van a borrarse jamás. Hemos conocido el miedo a la enfermedad, asistido al asalto al Capitolio, vivido escenarios que jamás hubiésemos soñado y  pasado días sin dormir, víctimas de la preocupación por los nuestros y por nosotros mismos. Eso deja huella, negarlo sería simplemente mentira. No se si serán los largos días de un verano que este año tampoco llegará a serlo aunque se empeñen en disfrazarlo de normalidad, todavía estamos lejos de eso. El caso es que algunos me lo han dicho y tienen razón, por supuesto. Ando renqueante de ánimos – o igual es que simplemente me hago viejo- y eso se nota. Estoy un tanto lento de reflejos, saturado y puede que sin chispa. Siento en el alma si te he dado la paliza estos últimos días, no era mi objetivo. En descargo te diré que la buena intención siempre ha estado ahí pero Supermán solo hay uno y ese no soy yo.

Ha llegado el momento de buscar por los cajones (creo que está por debajo de los papelotes de la carpeta azul), colgar el cartelito de “cerrado por vacaciones” y descansar un poco. Intentar recobrar el aliento y con los restos que han quedado de este largo invierno que ya dura dos años armar de nuevo la chalupa para seguir adelante en esta guerra de desgaste que llevamos todos.

Este año no marcharé a ningún lugar, mis montes seguirán en la distancia, un verano más. No cargaré las alforjas de la bici rumbo a Santiago ni  conseguiré recargar las pilas sentándome en una piedra ante la majestuosidad de los Pirineos. Me quedaré sin sentir el poder de los bosques de Irati, de Vall d’Aràn, Els Pallars, Boí o Andorra (sin Youtubers). Un año más quedará pendiente la promesa de devolverle la visita a Eduardo (espero que me lo perdone) o la de cumplir con un amigo que nos dejó y que bastantes añoramos todavía cada día que entramos en Twitter. ¿Qué quieres que te diga? No siempre se distinguir la línea que separa la cobardía de la sensatez. El bicho y la prudencia me dicen que mejor más adelante, aunque mi playa me diga lo contrario porque está llena de turistas que creen que nada va con ellos, resignación. Pero por lo menos pararemos las máquinas, para tomar aliento, leer un buen libro y romper la rueda de la rutina, algo es algo.


Ya sabes que cuando todo se atasca lo mejor es reiniciar así que eso es lo que haré unos días. Si tu quieres dejamos esto en Stand-by. Espero volver, si no se cruzan los cables, para Septiembre Y ojalá lo hagamos todos con fuerzas renovadas para empezar un otoño lleno de esperanza y color. Estoy convencido de que falta poco para vivir algo apasionante y recuperar las sonrisas. Es un presentimiento que me ronda hace días. Pero eso sí, nos seguiremos leyendo por esos mundillos locos, faltaría mas.

Mi abuela solía gritar aquello de “¡Que mal repartido está el mundo!” pero claro, viniendo de gente que sabía lo que era pasar hambre mientras “la Collares” lucía en el NoDo los idems no era de exetrañar. Lo que no podía llegar a pensar es que en una democracia moderna las cosas seguirían, dejémoslo en igual. Hoy mismo se me saltó una sonrisa a la cara cuando me descubrí diciendo lo mismo que mi abuela al ver que Jeff Bezos -y un par de personitas que pagan veintipico millones por montarse en la atracción- se sumaba a los muchimillonarios que se han aburrido de darle vueltas al mundo colgando fotos en Instagram para hacernos los dientes muy largos a los que, a duras penas, podemos acercarnos al pueblo un par de días si es que los rapiñamos en el trabajo. ¿Qué quieres que te diga? Somos humanos y da cierta dentera ver como ya se dedican a salir a pasear por el espacio como quien se marcha a Torremolinos. Nada, está visto que son cosas que van con los tiempos y las modas. Hace unos años todos los recién casados que se preciasen se dejaban caer por Cancún, en un tiempo los lunamieleros se largarán a la Luna.
Esto serian cosas de celos de los pobretones que nos quedaremos ancladitos en este planeta si no es por la obscenidad del agravio comparativo. En un mundo en el que, solo en España, un millón de personas no puede permitirse comer más de dos veces a la semana carne o pescado los dueños de Amazon y Virgin se ensarzan en una especie de carrera de los autos locos como las Pierre Nodoyuna y Patán de para saber quién será el primero en dar un garbeo por el espacio. No me malinterpretes, cada uno que haga lo que quiera con su parné pero es que eso dice tanto del modelo de sociedad en el que vivimos… Hay que ver “¡Que mal repartido está el mundo!”
Vivimos en un mundo de contrastes. Mientras vemos sonreír a unos bajando de la nave como los extraterrestres, la Red Europea de lucha Contra la Pobreza y una encuesta sobre las condiciones de vida del INE nos devuelven a la tierra con un escobazo de realidad. El coronavirus se está llevando algo más que la salud de mucha gente, está destruyendo muchísimas economías domésticas, antes incluso de que acabe el alto al fuego de los desahucios (previsto para Agosto si no recuerdo mal). En pleno verano el desastre no se para a tomar una caña en el chiringuito playero precisamente. La ruina se está llevando en silencio la economía de mucha gente como tú y como yo. Según el INE, sólo en España, el 10% de la población dice que llega a fin de mes con “mucha dificultad” (2,2 puntos más que el año pasado), el 35,4% no podrá reparar lo que se rompa y el 34,4% no podría salir una semana de vacaciones si las tuviese, porque no olvides que para tener vacaciones antes has de conseguir un trabajo decente.
¿Te parece mucho? Pues si vieses las colas del economato del barrio pensarías que igual hasta es peor. Las filas crecen y crecen con gente que nunca dirías (ni ellas tampoco) que acabarían siendo usuarios de los comedores sociales, gente que ha malvendido su BMW, comprado en los buenos tiempos, para “ir tirando”. Caritas ya nos los dice, la pobreza extrema en un país en el que trabajar no te garantiza el sustento ya puede afectar a todos.
Hemos creado una sociedad de Mr Wonderful que si prefiere perderse en interpretaciones legales para no ver que el COVId es horrible y se ha de combatir como sea, imagina que pensará de la otra pandemia, la de la pobreza contra la que no existe vacuna y que está siendo devastadora. Vivimos en un país en el que hasta un 5’4% de sus habitantes no puede comer carne o pescado al menos cada dos días ¿Qué se hace al respecto? Ya te digo yo que permitir que este martes se pagase el Megavatio a más de 100 euros no es que ayude demasiado. ¿Preguntamos también al T.C.?
Parece ser que las políticas de ayuda a los necesitados no son capaces de llegar a mitigar estas cifras desastrosas. Igual es que lo importante es enseñarnos los collares en el NoDo, exhibirnos como los millones caen por fardos encima de las mesas de las grandes empresas cuando en otras se amontona la miseria.

Odio

Publicado: 13 julio, 2021 en actualité...

Hace mucho tiempo, cuando pensábamos que saldríamos de rositas de todo esto del bicho decíamos que seguramente saldríamos distintos de todo esto y no nos equivocábamos. No somos los mismos ni nada que se le parezca, en parte porque igual las autoridades sanitarias se centraron mucho en la salud física de las persona sin llegar a pensar que la salud mental también importa y mucho. Puede que el ambiente tenso que estemos viendo ahora sea, en parte, por culpa de la mezcla de eso y el “sembradero del odio” en que se ha transformado nuestro día a día. Empiezan a salir las peores actitudes de debajo de las más pestilentes de las tapas de las alcantarillas de nuestra sociedad y ya estamos viendo los resultados.
Andamos todos raros, tensos y cabizbajos. A pesar de ser verano la tensión no afloja. Cada vez vemos la necesidad de alguien que nos ayude a ver el mundo mejor – o que nos escuche por lo menos – y en el Ministerio de Sanidad siguen sin enterarse. Continúan sin ver que las depresiones, las neuras y las enfermedades mentales van creciendo entre los que no somos ricos pero nos sentimos abandonados y vacíos. Un sentimiento peligroso porque ya se sabe aquello de la “Ley del espacio vacío” que dice que “todo espacio vacío tiende a llenarse con algo” y ese algo está resultando ser el odio y la tensión que destilan algunos medios y ciertos atriles.
La mala leche y la crispación parece que se hayan adueñado de todo lo que nos rodea. Pero nada es fortuito, algunos quieren que lo sintamos así, iracundos no razonamos. Empezamos en las Redes Sociales llenitas hasta la bandera de trolls y haters implacables, ahora el “lado bestia de la fuerza” ya ha pasado a la vida real. Odiamos por encima de nuestras posibilidades, odiamos muchísimo más de lo que podemos controlar. Cada vez gritamos más en el coche, la barbarie inunda los informativos, el ambiente zafio e irrespetuoso campa por todas partes y ciertos programas de la tele los tertulianos de guión metidos a políticos sabelotodo se encargan de que no pensemos claramente y creamos que todo esto es medianamente normal.
Esto tiene sus consecuencias y por desgracia ya llegamos tarde para evitarlas, veremos como podemos revertir el daño. Pero ya es tarde para Samuel y tantos otros y otras a los que les hemos fallado estrepitosamente como sociedad porque hemos plantado árboles para no ver el bosque o porque una justicia infame busca formalismos legales para intentar disimular que los animales que mataron a Samuel lo hicieron por puro odio homofóbico, a pesar que era maricón lo que le llamaban mientras lo apaleaban, no gritaban otra cosa no tenían otro motivo. MARICON le gritaban con el cerebro reseco, atrofiado de tanta mugre, no lo olvidemos.
Tenemos un problema grave, esto no funciona. En pleno S XXI te pueden señalar por publicar opiniones que no gusten a los violentos, asesinar por tu tendencia sexual, puedes morir a manos de señoros salvajes por ser mujer o puedes perecer intentando no morir de hambre.
¿Nos daremos cuenta de que esto no va de derechas o izquierdas sino de poner fin al dolor, al sufrimiento y a tantas vidas rotas?¿Dejarán nuestros políticos de vivir calculadora en mano a la hora de dar un NO rotundo a la violencia y a los que la utilizan en beneficio propio? En Europa ya han empezado a dar la espalda a personajes como Orbán al que no quieren ver por las instituciones. Aquí en cambio el PP sigue en un extraño idilio con VOX al que cada vez se le parece más a base de blanquearles las fechorías, no vaya a ser que les quiten alguna alcaldía. ¿Despertaremos alguna vez de esta pesadilla?

El chiringuito

Publicado: 6 julio, 2021 en actualité...

Antes sabías que había llegado el verano cuando empezaba a sonar por todas partes una música estridente que te taladraba los oídos. Decían que era fresca y alegre hasta que empezaban a sangrarte las orejas. En la radio sonaba una y otra vez la misma canción, como una tortura china, todo el día dale que dale. Encendías la tele y te perseguía un señor con pelazo y sonrisa Profidén. Era el rey del verano, había llegado Georgie Dann y sabías que se quedaría hasta que acabase el buen tiempo y tocase volver a la rutina. Entonces lo guardarían en el armarito donde guardan lo que no se va a usar hasta la próxima temporada y asunto resuelto hasta el año que viene en el que volvería como las golondrinas de Becquer. Era la canción del verano y en eso Dann no tenía rival. Hasta que llegaron para quitarle el trono de los eternos veranos musicales y se nos llenó el año hasta los topes de ese mismo soniquete machacón, letras simples y demasiados decibelios. Ahora parece que vivamos en una canción del verano perenne todo el santo año y claro, andamos saturados, se han cargado el fenómeno y jubilado a Georgie Dann. El Autotune ha arrasado con todo.

Pero este año, mira tú por donde ha salido distinto. Pensaba que pasaríamos el verano con “noche de fiesta”, Macario, Monchito y Rockefeller, que ha quedado como un santo cuervo comparado con el que le metía mano, cuando nos han aparecido con un remake de “El Chiringuito” ya sabes, la cancioncilla aquella en la que se idolatraba el fenómeno del merendero playero, sin mascarillas ni nada (que temerarios). Pues nada, nos han llegado la increíble Ayuso (¿Cuántas tardes de gloria más nos dará esta señora?) y el incalificable Cantó para decirnos que la una le ha montado un chiringuito playero al otro en mitad de Madrid para que cumpla con una función imprescindible, nada más y nada menos que defender el español en plena capital del Reino, ahí es nada, aunque bien pensado “El Español” a defender puede que sea  su propia persona (vista la cantidad de gente hasta de su supuesta profesión que quiere perseguirlo a gorrazos) o  el periódico de Pedro J. Por lo visto el lingüista y preparadísimo filólogo Cantó viene a solucionar los problemas que tienen para que no se pierda la segunda lengua más importante del mundo la Real Academia Española de la Lengua y sobre todo el Instituto Cervantes. Ha llegado Cantó “El Español”, no suframos, no le hace falta ni capa ni nada. Ya ha demostrado con sus últimos logros que es un artista, del abandono y la queja sin pies ni cabeza pero un monstruo inigualable al fin y al cabo.

Andaba yo pensando que como Ayuso no da puntada sin hilo seguro que habrá hecho esto por algo (al estilo de supervillano de tebeo pero con mala baba, como siempre). ¿No le habrá puesto un “pudridero” como los de El Escorial para que se esté ahí, solito y  fresquito para que se siente a leer en el diccionario el significado de la palabra “decencia”? No se, me huele que teniendo en cuenta que desde Génova le “colgaron el mochuelo” de Toni Cantó igual se le ha ocurrido meterlo en un asunto megaridículo y sin sentido para quitárselo de encima, tener algo más con que ir limando a Casado que ya empieza a vérsela venir y de paso mirar a ver si rasca un poco de “share” entre los mundillos populistas y los sincerebristas que ella tanto frecuenta. Pero mucho me temo que esta vez le ha salido mal, el titular del chiringuito no tiene capacidad de sentir vergüenza alguna. Si nos hubiese preguntado por Valencia le habríamos advertido, pero claro, como ella no sale de Madrid…