La gran renuncia

Publicado: 30 noviembre, 2021 en actualité...

Resulta que me encontré en el rellano a Eugenia, la vecina del segundo y ya sabes como son las cosas. Preguntas cualquier cosa, casi por compromiso, algo así como ¿Cómo estás? Y mira, ella que suele ser muy reservada tenía ganas de contarme que había dejado el trabajo, sin tener nada más a la vista, que había tomado la decisión después de pensárselo muchísimo y que lejos de sentirse mal, se sentía como si se hubiese quitado un saco de plomo de encima, se había liberado.

Me dejó un poco perplejo la verdad. Por una parte, uno no tiene el valor suficiente para tirarse al monte. Más que nada porque por aquí lo del empleo está justillo y porque tropezamos con lo de siempre, tenemos el feo hábito de comer y las facturas no se pagan solas pero; ¿Verdad que después del encierro, el teletrabajo, el miedo de la pandemia y todo lo que hemos vivido las cosas se ven distintas? Personalmente he de admitir a mí también me llegó un momento en el que algo hizo click en ese cabezón que tengo y empecé a replantearme ciertas cosas. Como Jacinto, transportista de los de toda la vida, que un día sentado ante un café en la barra levantó la cabeza y soltó, sin más, “¿Si cuando el mundo se acababa nuestro trabajo era tan “esencial” cómo es que ahora se nos ha olvidado totalmente y se nos trata tan mal?¿Cómo es que ahora que toca hacernos creer que las cosas van siendo “normales” estamos peor que antes?” Si alguna vez te has hecho estas preguntas y te has sentido estafado no creas que eres un bicho raro. Cada vez somos más los que nos sentimos así y pensamos que ya les vale, que eso de pagar por lo de la manzana de Adán y Eva (ya sabes, ganarás el pan con el sudor de tu frente y todo eso) debería haber prescrito ya y porque ya son demasiados los se dedican a la neoesclavitud, sin caretas ni disfraces y convencidos de su versión de ganar el pan con el sudor de SU frente (la nuestra).

Deberían darse cuenta de que la salud emocional de los empleados es importante. No somos lo mismo, cada vez más y más personas descubren que han salido tocadas de los días duros que hemos vivido. Nos alteramos sin motivo, no dormimos, nos sentimos tristes y desgraciados y el sentimiento de querer romper con todo es generalizado (¿Exagerado? En un país donde la principal causa de muerte juvenil es el suicidio no estamos como para ir jugando). El disgusto es tan generalizado que el otro día leí que en USA, sólo en el mes de septiembre, 4’4 millones de personas han dejado su trabajo voluntariamente. Un día, por la mañana sonó el despertador y le dieron un leñazo enorme “Boom” y nunca más volvió a sonar. Como Eugenia, decidieron romper con todo y buscar una nueva vida. Se llama “la gran renuncia” y no, no es una moda snob ni unas ganas desesperadas por no pegar un palo al agua. Es simplemente, la respuesta a un sistema que oprime sin parar, que exige cuando quiere pero no premia cuando debe. Un sistema que ha de cambiar, empezó en USA, pero ya se va viendo en Alemania y en otros países europeos.

No tardará a llegar aquí, donde los empreosaurios no sospechan que un empleado motivado rinde mucho más, donde la empatía con el subordinado suele tender a cero, donde lejos de poner un futbolín para que los empleados se relajen se sigue pensando en que la producción consiste en hacer “currar” horas y horas tomando a las personas como trastos de usar y tirar. Llegará, y cuando empiecen a ser miles los que envíen a tomar viento a sus jefes insensibles veremos como puede el sistema hacer frente a esto.

Meritocracia

Publicado: 23 noviembre, 2021 en actualité...

Hay que ver, últimamente cuando una palabra se pone de moda parece que hay que usarla para todo. Estos días no tengo yo claro si será cosa del algoritmo de Google que controla el mundo o si es casualidad pero le ha tocado el turno a “Meritocracia”, todos, absolutamente todos la sacan a cuento venga o no a colación, aunque nos intenten con ella vender una mentira como un piano de cola aunque intenten justificarse porque claro, en principio lo de hacer méritos para conseguir algo es lo que debiera ser pero, claro, ¿Quién pone el baremo de los méritos? ¿Llegamos todos a poder conseguirlos? Si quieres te cuento una historieta (prometo no ser muy plomo)

Verás, Hará unos cuarenta años había un jovenzuelo al que “le gustan mucho los libros”, decía don Javier, el maestro de la aldea donde vivía. Era una aldea pequeña y su familia estaba al cargo de un rebaño de cabras, del que vivían (más bien malvivian) pero bueno, se apañaban. Resulta que el mozo tenía que dedicarse al pluriempleo porque en su casa se había de partir uno el espinazo si se quería tener un plato caliente en la mesa. Se levantaba más temprano que el resto, repartía el pienso en los comederos y salía corriendo al colegio, llegaba agotado. Después, cuando ya tocaba acercarse al instituto de la ciudad las cosas empezaron a torcerse. No podía acudir a clase pero se las apañaban como podía. Hasta que un día su padre enfermó y se hizo cargo de las cabras, a duras penas se sacó el bachillerato.

Por aquella época creció otro zagal, de ciudad, en el barrio de Salamanca para más señas. Acudió a los dominicos donde no se sacaba ni gimnasia, pero bueno, dicen las malas lenguas que siempre aparecía su apellido compuesto para solucionarlo. Creció y no hacía más que salir de fiesta y al final, cuando las cosas cayeron por su propio peso, “le dieron” el mismo título de bachillerato que al de antes pero su papá lo puso de oficinista en la empresa que pertenecía a la familia desde su fundación. Ahora es subdirector.

Cuando oigo eso de la meritocracia es que me salta una sonrisa inevitable. Si, es genial eso de que si te esfuerzas, si consigues, llegas a ser algo en esta vida. Es maravilloso eso de que el mérito puede ser un ascensor en esta sociedad. Pero, ¿Te has parado a pensar que hay gente que coge ese ascensor en el tercer sótano y otros que se suben en el segundo piso? ¿Has pensado quiénes ponen el baremo? Me explico. Hay gente que no, que no tiene contactos por muchas vueltas que le des y otras que digamos no parten de la casilla de salida porque ya llevan unas cuantas leguas de ventaja. Dale las vueltas que quieras pero en esta sociedad, por mucho que se empeñen en disfrazarlo los señoritos, no es lo mismo el hijo de un jornalero que se gana la vida día a día que el hijo de un apellido de relumbrón, compuesto a ser posible. ¿Qué no es cierto? Pues no tienes más que ver como hoy en día, en pleno siglo XXI todavía se repiten los mismos apellidos en muchos campos que en el XX o si me apuras que en el XIX.

Me parece que cuando el otro día los señores del diccionario hablaban de meritocracia – con sus apellidos de hidalgo de rancio abolengo, pinta repipi y ese tono autoritario- lo hacían porque igual habían aprendido la palabra esa misma mañana. Aunque mejor pensado y conociendo el percal, seguro que lo que buscaban era que nos creyésemos eso de que se esfuerzan tantísimo para conseguir las cosas y así que pasemos por alto que como es su casta la que puso las reglas, tienen las llaves. Y ya sea dicho de paso, hacernos quedar a la plebe como unos maltrabaja. En su idea de la meritocracia les falta una pieza para que todo encaje y es que no añaden a esta ecuación el principio de equidad ese que decía que no se puede tratar igual a los diferentes (si, ya estamos con Aristóteles) ¿De verdad el mérito se puede medir en función de los resultados si en una carrera un caballo sale 200 metros delante del otro y además al segundo le van embarrando la pista?

En la mesa del fondo.

Publicado: 16 noviembre, 2021 en actualité...

Ayer me pasé media tarde charlando con Paco en la mesita aquella del fondo, ya sabes, la

esperan-lluvias-resto-dia_IECIMA20131101_0043_7

que tiene la lámpara fundida, aquella que nadie tiene en cuenta porque la música de fondo ni siquiera se oye. Es la mesa maldita, la que aunque el bar esté lleno siempre queda sola. Creo que es la mesa que define al que busca estar un rato “outside” al que se marcharía a un desierto, al que se quedaría mirando aquellos “nevados” de la televisión que no pilla señal o a un monasterio cartujo, yo que se. Quizá me define.
Hay veces en los que se te mete en la cabeza aquello de que formamos parte de un sistema que te va enredando y enredando hasta que cuando te das cuenta te ha dejado sin vida. Tu mismo perteneces a otros, dejas de vivir tu vida y tus sueños para pasar a formar parte de algo oscuro que empieza a comerte hasta que no queda nada. Seguro que todos nos hemos visto así alguna vez.
Puede que añore eso de buscar el fresco de las primeras nieves, la sombra que se apodera del sol y la música cuando llega el invierno. Puede que no haya buscado esa playa tranquila antes de que los turistas sin quererlo la profanen, en su justo derecho, durante el buen tiempo.
Quizá me haya cansado de remar lo que sería verdaderamente horrible porque en el

velas-1.jpg

momento en el que bajamos los brazos, en el momento en el que nos conformamos, justo en ese momento empezamos a morir no sin antes ser rapiñado y fagocitado por un mundo diseñado como un exprimidor que te sacará hasta la última gota de tu jugo justo antes de desecharte al cubo de la basura.
No sé, quiero pediros perdón, por venir ahora con monsergas y stripteases de almas tristes sentadas a la sombra de una mesa en el café pero, en esa mesa nos convencimos de que

IMG-20160824-WA0005

existe algo más importante que todo lo que nos está sucediendo, más importante que las promesas incumplidas del gobierno de turno, más que la pandemia esta que se resiste a marchar y eso eres tú. Piensa ahora que en todo este juego de luces y sombras chinescas sólo se es libre si obras en consecuencia, si jamás te dejas llevar por fakenews inventadas para enredarte. No recuerdo quién dijo que sólo se es libre cuando se apuesta por la verdad y que el peor esclavo es el que se cree libre. ¿Deberíamos preocuparnos por conseguir nuestra propia libertad?
Siempre nos quedará el café, ese amigo eterno que nos mantiene en un estado parecido a la vida.

Cosme

Publicado: 9 noviembre, 2021 en actualité...

Dicen que Cosme era un buen padre, se levantaba cada mañana para trabajar muy temprano, tanto que sólo podía dar un beso de despedida a sus hijos dormidos y dejar una nota a su mujer junto con el bocadillo que le dejaba encima de la mesa para que se lo llevase al trabajo, ella trabajaba a tiempo parcial, aunque en realidad hacía tantas o más horas que él. Cosme tenía un trabajo en el que no era feliz pero bueno, entre los dos pagaban las facturas, veían crecer a su familia y ayudaban un poco a sus padres que con la pensión no. En la fábrica era Cosme, el arreglatodo, el que siempre sonreía. Todo cambió cuando los nietos del dueño vendieron la planta a una multinacional que no tardó en dejar claro aquello de que los empleados estaban al mismo nivel que las máquinas que manejaban. Se las apañaron para extinguir los contratos de los que llevaban allí media vida y ofrecieron otros prorrogables cada trimestre y según la marcha, eso si, con mucho menos salario ¿Ilegal? Ya, pero es lo que hay, si quieres quejarte ya sabes “a los alemanes” (así acababan todas las discusiones, “quejas a los alemanes”, soltaba el encargado y se marchaba por donde había venido). La vida de Cosme fue cayendo en el infierno cotidiano, vio que ya jamás podría cumplir aquello de ir de vacaciones a Italia con las que soñaba desde niño, cada cual tiene el sueño que quiere. Vio como le rebajaba el sueldo mientras subía todo, que a duras penas pagaba los gastos de los críos y que sus padres se acabarían marchando a un asilo. Se hundió, perdió la sonrisa y las ganas de vivir, perdió el trabajo y a su familia. Dicen que está interno tratando una depresión que lo llevó a pensar que quizás la solución pasaba porque su viuda cobrase el seguro de vida. ¿Conoces a Cosme?


Seguro que habrá alguien que no se alegre de las últimas estadísticas de empleo y de que las cifras del paro continúen bajando, sobre todo los nietos del dueño de la fábrica. Vale que bajan de una manera un tanto sui generis pero bueno, algo es algo. Según las cifras oficiales, cada vez son menos los que pasan los meses sin ingresar nada en casa. Me alegro, de verdad porque si, conozco a Cosme y se que se pasa mal, rematadamente mal cuando se apaga la luz de la habitación, la prole tiene hambre, la nevera está vacía y a la cabeza le da por pensar demasiado.

Las cifras de parados bajan pero hay algo que no cuadra. Si cada vez más personas vuelven al tajo, ¿Cómo es que la cola del economato de Cáritas parece la de las taquillas de un concierto de una estrella del Rock? Si baja tanto el paro, ¿Cómo es que no vuelven las sonrisas a la calle? Algo nos estaremos perdiendo, ¿verdad? Igual va a ser que en las estadísticas no salen algunas cifras que son verdaderamente preocupantes, igual no nos lo enseñan todo. Resulta que igual no ha caído nadie en que por aquí eso de fichar cada mañana no te asegura absolutamente nada y ya empieza a perder la pátina de dignidad que llevaba emparejada. Me explico. Desde que el mundo es mundo trabajar significaba tener algún tipo de beneficio para poder ser más o menos autosuficiente, para sentirse autorrealizado, tener sueños e intentar conseguirlos o hasta para sentirse útil y no acabar siguiendo el camino de Cosme (cada vez más concurrido) en una sociedad en la que si no eres una reencarnación de Mr Wonderful y no eres «una persona de éxito» quedas apartado y ni siquiera te miran en Instagram.

No podemos alegrarnos cuando cada vez más gente anda como vacía, sin alma. Gente que trabaja de sol a sol sin poder ver a su familia porque los precios han subido un 5% mientras sus sueldos cada vez son más canijos. Gente que si intenta pagar el alquiler entonces no come, si opta por comer no puede pagarse ese máster que dicen le dará alguna oportunidad y así, perdonadme que sea cenizo, no se puede soñar en nada, no se puede aspirar a nada y llegamos a pensar que no nos diferenciamos tanto de los esclavos que viajaban en los barcos negreros de África a cualquier plantación de algodón suereña. Ellos también intentaban sobrevivir al nuevo día que se les plantaba delante cada mañana y poco más.

Lo que resulta increíble es que, visto este panorama, en un gobierno de izquierdas se saque de la chistera en un «dicho y hecho»un nuevo impuesto de Plusvaías mientras pasan los meses y nadie haga más que mover la paja de un lado a otro con lo de la «derogación sin derogar» de la legislación laboral esta que permite que vayamos encadenando contratos escritos en el aire, que nos condenan a la inestabilidad en un tiempo en el que pedir un préstamo requiere presentar hasta las escrituras del nicho del bisabuelo. Pero bueno, por aquí parece que los Cosmes no importan demasiado, tampoco a los grandes empresarios que no entienden más que del corto plazo, del pelotazo, de la ganancia rápida, sin pensar en que esos empleados que tienen si se ven mínimamente respetados van a trabajar más y mejor, lo que les reportará más beneficios, pero claro, en estos tiempos del usar y tirar es más eficiente recurrir a la explotación, supongo.

El gran apagón

Publicado: 2 noviembre, 2021 en actualité...

Llevan ya tiempo hablándonos de que puede llegar el gran apagón y nos vamos a quedar a oscuras, que más vale que vayamos gastando en comprar velas porque nos vamos a apuntar a eso del horario del gallo, ya sabes, levantarse con el Sol y acostarse cuando oscurece.
No se habla de otra cosa y cuentan que cuando el río suena, agua lleva. Si no que nos lo digan a nosotros que no creíamos que eso de la pandemia pudiese llegar a tanto. Pero, ¿De verdad se va a acabar la luz?¿De verdad deberíamos ahora aplaudir y darles nuestras almas a las eléctricas para que lo eviten? No se, uno que es desconfiadillo no acaba de ver claro eso de que nos vayamos a quedar como en el SXIX. Igual hay algo detrás de este espanto que nos anuncian porque si resultó raro lo del agotamiento del papel WC o que hoy falten hasta ladrillos en las obras pero eso de que nos quedemos todos sin luz es como si llegasen los marcianos. Párate a pensar, que se acaben las cosas por vete a saber que mangoneo mercantil pero si no hay luz no hay producción y los potentados no amasan “parné”. Ya no te digo más.
Igual va y lo que pasa es que nos llevan un tanto entretenidos pensando en lo que puede venir para que no veamos lo que ya está. Los precios desorbitados, la amiga inflación en un 5% mientras los sueldos bajan y cada vez tenemos menos poder adquisitivo.
Decía Paco que si no será esto del apagón un telón para que no nos quejemos tanto por la subida de los precios porque como más o menos decía José Luis Sampedro, si nos amenazan con matarnos y sólo nos sacuden encima estaremos contentos.
Vendrá el apagón. A este paso tendremos las navidades más oscuras de la historia y ni siquiera Abel Caballero lo impedirá. No tendremos luz porque no podremos pagarla y mientras, el Gobierno sumergido en guerritas sin sentido para saber quién sale más guapo en la foto.

Los libros malditos de Castellón

Publicado: 19 octubre, 2021 en actualité...

Estoy seguro de que estarás de acuerdo si digo aquello de que  este mundo que se mueve a velocidades supersónicas y que si parpadeas un segundo te pierdes algo es fácil pasar cosas por alto y mas todavía si ese «algo»  no se visibiliza. Si ocurre eso pues nada, ese hecho no existe y a otra cosa, mariposa. Da igual lo que sea aunque afecte a la vida de una o de miles de personas que conviven contigo. Si algo no se enseña, no existe.


Y eso debe ser lo que han pensado algunos miembros de la asociación de Abogados Cristianos que lejos de seguir los idearios del nazareno parece que acaten demasiado los de un personaje barbudillo que más parece tener maneras de Rasputín que del crucificado. El caso si se empeñan pueden ser muy retros, muy de “los de antes”, tan de antes que igual ya se han hecho followers de Fray Tomás de Torquemada y andarán pensando en piras y hogueras donde quemar esos artilugios tan peligrosos para la ignorancia que llamamos libros y si los dejan, ya de paso, escritores (mira que soy bruto, pero tú déjalos ir y verás, los libros y sus creadores pueden ser muy molestos para los que se valen de la ignorancia de los que les rodean). Bueno, que me pierdo. Pues resulta que los buenos señores han conseguido del juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Castellón el que se retiren cautelarmente 32 libros atendiendo a la razón “de urgencia” que supone el evitar que lleguen a los institutos unos libros que hablan de algo que debiera ser tan cotidiano como el colectivo LGTBI. Igual va a ser que  han llegado a pensar que todo el que lea alguno de esos libros malditos caerá en una especie de trance que le hará modificar su tendencia sexual. Algo así como en el Nombre de la Rosa cuando los monjes que leían ciertos libros caían fulminados.


Resulta alucinante que en pleno SXXI todavía tengamos gente anclada en el SXV que pretenda poner puertas y obstáculos a la normalidad sólo porque le chirríe en SUS convicciones, sin impórtales lo que hay detrás de esos libros, lo que intentan enseñar.  El dolor, los siglos de andar ocultándose detrás de las cortinas, la impotencia al verse incomprendidos por aquellos a los que amas y la esperanza puesta en avivar una llama que cambie esto de una vez por todas y todo sea verdaderamente normal. Todo por no seguir el estereotipo que se impuso hace siglos en una sociedad que ni de lejos tenía el mismo color. No les importa, a algunos les rechina en SUS cerebros la idea de que pueda existir algo más allá de sus propias convicciones y les impide  poder pensar en el prójimo ellos que tan cristianos son o quieren aparentar ser. Personalmente pensaba que ser cristiano implica comprensión y respeto al projimo y oye, eso de meter gente en los armarios a escobazos no parece muy respetuoso.


Siguen con la receta de siglos, lo que no se conoce no existe. Pero por lo visto no se han enterado que el mundo ya no funciona a base de ocultar debajo de las alfombras lo que quieran que no se vea. Igual no se han dado cuenta de que el Concilio de Trento quedó ya muy atrás y que este mundo tiene una realidad a todo color lejos del blanco y negro que ellos intentan mantener a toda costa. ¿Sabes? Con esto conseguirán, estoy seguro, un efecto “Streisant” y verás como los libros más leídos en Castellón próximamente están en esa lista.llibres

Nubes de tormenta

Publicado: 12 octubre, 2021 en actualité...

Todavía recuerdo como si fuese ayer mismo a un señor muy mayor, llegué a apreciarlo muchísimo y aunque nos dejó hace tiempo era de esas personas que siempre, y todavía hoy, esperas volver a ver otra vez. Si algo lo hacía distinto era su imperturbable sonrisa siempre estaba con esa sonrisa sabia a base de vivencias que habían hecho de el un pozo de sabiduría aunque jamás llegó a conocer el colegio. Conoció el 36, pasó por la barbarie nazi cuando se fue a la II Guerra, sobrevivió a mil penurias en el campo de concentración e incluso a dos condenas a muerte. Él siempre decía que a la bestia hay que cazarla cuando es cachorro, luego ya es tarde. Crece desde las cloacas del oportunismo y nos cuesta millones de vidas devolverla a donde nunca debiera haber salido. Bueno, que me voy por las ramas.

Un buen día, sin venir a cuento, cerró su periódico y se me quedó mirando antes de decir “He visto mucho y ya te digo que los que no habéis sufrido lo que los viejos pensáis que la gente se vuelve loca antes de empezar a pegarse tiros entre sí. Enloquecemos mucho antes, cada vez que no paramos a quien nos enseña el camino de la perdición prometiendo la salvación al que se siente desesperado. Pasó cuando el Fascismo, pasó cuando el Nazismo, pasó en España… Las señales llegan antes, mucho antes del primer tiro”

Desde entonces muchos me habéis llamado apocalíptico o exagerado cuando digo que jugamos con fuego cuando reímos las gracias de ciertos personajillos o cuando consentimos que las ocurrencias rancias vuelvan a la política. ¿Exagerado? Puede que creas que por estos barrios no va a prender la llama pero ¿Estás seguro? Crecen las agresiones homófobas, se autorizan manifestaciones ultras en Madrid, ser mujer cada vez es más peligroso y Vox se apropia de la derecha y pregona a los cuatro vientos sus mensajes incendiarios justo el «Día de la Hispanidad» (de la Raza, como quisieran ellos). Ya me dirás si eso no son señales más grandes que los semáforos de la Nacional III y más cuando todavía resuenan los ecos del «America First», la bestia de la irracionalidad ya ha despertado en una Polonia que quiere cambiar las reglas del juego en mitad de la partida o cuando en Italia el Fascio se ha levantado de nuevo. Ellos también creían que no volverían esos viejos espectros que parece que ya se levantan de sus tumbas para enviarnos las negras nubes de tormenta que vemos en el horizonte.

Deberíamos vacunarnos contra esa pandemia antes de que sea tarde y vacuna solo hay una, abrir la mente, leer todo y a todos. Porque esta gente teme lo que más teme son las mentes abiertas ya que no pierden la cordura fácilmente y saben que las plantas venenosas pueden tener colores vivos y apetitosos y saben separar el grano de la paja lo suficiente como para no estar dispuestas a creer lo que les diga el que grita más.

Una lección de humildad.

Publicado: 5 octubre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, ,

Llevamos ya más de quince días de volcán en La Palma y lejos de parecer que acaba el asunto cada vez se vuelve más y más virulento. Ya nos lo decían los vulcanólogos, todavía hay para rato y en estas cosas no se puede aventurar nada, el volcán hará lo que tenga que hacer y eso a nosotros, acostumbraditos a los guiones y a ser igualitos que el Rey de El Principito (ya sabes, aquel que era incapaz de ordenar algo que no pudiera ser cumplido) nos pilla un poco a contramano eso de que algo no nos obedezca. Dejando a un lado el desastre económico y humanitario que se ha cernido sobre las gentes que lo han perdido todo, ha de ser horrible quedarte sin nada de la noche a la mañana porque a un volcán se le han hinchado las narices. Eran personas que vivían su día a día hasta que nada más y nada menos que una lengua de lava se lo ha llevado todo por delante. ¡Ni en la peor de las pesadillas! Bueno, dejando aparte la tragedia de tanta gente, de todo esto nos quedarán las impresionantes imágenes que nos regala el volcán y que nos ponen en un cuadradito, en directo, la mayoría de las teles. Puede que este sea el volcán más televisado de la historia, pero también el más analizado. Los científicos se afanan en aprender el funcionamiento de las entrañas de la tierra porque seguimos sabiendo más del espacio que del terruño este que habitamos. Nosotros que hemos sido capaces de acercarnos a Marte y de conseguir una vacuna en tiempo récord para intentar salir de la pandemia no sabemos que ocurre bajo nuestros pies. Pero, párate a pensar. La lección más importante que podemos sacar de esto no la van a descubrir los científicos lo hemos de aprender a la vista de tanto poder de destrucción contra el que nada podemos hacer. La colada se lo llevará todo sin miramientos, sin pensar en si este ayuntamiento es de izquierdas o de derechas, o si en la plantación de plátanos habían trabajando jornaleros de esta u otra nacionalidad. Ante esto todos somos iguales. Nosotros que nos creíamos dioses, todopoderosos y dueños de la creación hemos visto como un bichito nos ha puesto en jaque y ahora como la Tierra es capaz de borrarnos como piojos con solo una erupción volcánica ante la que no podemos hacer más que mirar absortos, alucinados ante tanta fuerza. Han pasado los siglos, hemos evolucionado, nos creemos superiores y no, tampoco podemos hacer mucho más que lo que hicieron en Pompeya. Nada más que intentar aprender la lección que nos está dando la naturaleza, debiéramos aprender que no somos más que unos bichejos que ocupan la superficie y sobre todo, que si nos cargamos el planeta (si no lo hemos hecho ya) nos eliminaremos nosotros mismos porque la Tierra seguirá girando en el espacio pero sin nosotros, como ha ocurrido con tantas especies que ya no están.

Calambrazo

Publicado: 21 septiembre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, ,

Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza” Eso es lo que pone en la entrada del infierno de «La Divina Comedia», según Dante. Y la verdad es que es la que seguramente definiría bastante bien lo que nos está ocurriendo en demasiadas cosas en estos barrios que cada vez empiezan a parecerse más al infierno por compartimentos que nos enseñó el florentino.


Estos días nos estamos acostumbrando tanto a lo de que las eléctricas sean dueñas de nuestras almas y nos sacudan las carteras como los bandoleros de Sierra Morena que ya parece que nos estemos inmunizando. Eso es un problema serio que tenemos por aquí, nos acostumbramos a todo, aunque sea a que nos cobren un 268% por ciento más a pesar de que nos hicieran creer que liberalizando el mercado habría competencia y sería todo más barato, que risa, oiga. Al final, como siempre, cuatro gritos, dos lamentos y después, nada. Las eléctricas lo saben. Saben que aunque la ley dice que son servicios esenciales los «necesarios para el mantenimiento de las funciones sociales básicas, la salud, la seguridad, el bienestar social y económico de los ciudadanos, o el eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y las Administraciones Públicas» no van a recibir el cañazo que pedimos que les de la Ley y que seguramente se merecen. Saben que de sanciones nada y de nacionalización mejor ni hablamos, aunque ese papelito que llamamos Constitución y que para unos casos es rígida pero para otros impresa en “Blandiblú”.


Se saben fuertes y nos vacilan con ello, igual les da vaciar un pantano en pleno verano aunque condenen a la sed y la miseria a toda una comarca para poder generar más energía barata que nos venderán a precio de oro que decirnos que cerrarán las centrales nucleares y suprimirán de golpe un 20% de la energía del país, con el invierno a las puertas y las familias muy escasas de dinero. Ni a los mejores mafiosos les saldrían mejor las amenazas.


¿Qué porqué se sienten tan fuertes? ¿Tu recuerdas cuando Rato salió por la tele diciéndonos aquello de “Es el mercado, amigo” y al final descubrimos que el mercado era él? Pues ahora puede que nos esté pasando algo parecido. Cuando hablamos de “las eléctricas” y porqué son tan fuertes como para convertir en guiñoles a presidentes del gobierno igual deberíamos saber que en este país, por el “extraño caso de las puertas giratórias” (un buen hilo para Santi Camacho y su Días Extraños) se han ido incorporando a los consejos de administración de empresas todopoderosas importantes excargos públicos, entre otras, mira tú por donde, las eléctricas; En Endesa han acampado entre otros, gente del PP como José María Aznar y Luis de Guindos pero también Elena Salgado (PSOE); En Gas Natural-Fenosa, Felipe Gonzalez (que se marcho «porque se aburría») y En Iberdrola tres cuartos de lo mismo. Sabiendo eso, ¿Cómo crees que se van a perseguir los abusos si los que abusan son una extensión del consabido clientelismo político “typical Spanish”?


Hasta que no acabemos con el enchufismo, el favoritismo, las prebendas y las promesas de un sillón calentito y una alfombra mullidita después de pasar por la política no vamos a poder solucionar estos problemas que no son sólo los que afectan a tu cartera o la mía o que la factura de la luz te vaya a subir unos euros. Si es grave, pero más todavía lo será lo que van a padecer miles de familias en este país cuando tengan que enfrentarse a un invierno que está a la puerta de la esquina sin poder encender las estufas para evitar congelarse. Si, a la puerta del infierno de Dante pone “Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza” pero puede que, si no hacemos algo (y ha de ser gordo) también lo ponga en miles de hogares condenados a la miseria energética.

Todófobos

Publicado: 14 septiembre, 2021 en actualité...

Al final lo que tienen los refranes y las frases hechas es que muchas veces acaban cumpliéndose, aunque intentemos evitarlo. Ha ido ocurriendo a lo largo de la historia y mucho me temo que estemos otra vez en la rueda. No en balde se dice que el ser humano es el único animal que tropieza varias veces con la misma piedra. ¿Verdad?

Dicen los que saben de historia que allá por la década de los 20 del siglo pasado, en Italia, empezó a darse un fenómeno un tanto curioso, la violencia empezó a incrementarse a niveles inimaginables. Todo se arreglaba a palos y sin que pareciese ocurrir nada. Aparecía un grupo de personajes vestidos con camisas negras, sembraban el miedo a base de vara de avellano y se marchaban. Así, y resumiendo mucho, empezó a funcionar el día a día de la sociedad italiana. Acabó siendo normal, tan normal como que los italianos permitieron que un tipejo que se ponía de perfil cuando le acusaban de los disturbios y sin demasiada gracia les gobernase. Era Mussolini y el fascismo, el de verdad, no lo que te increpan ahora una panda de niños bien cuando no tienen argumentos para rebatir lo que les dices, lo cual, por desgracia, cada vez pasa más a menudo, puede que gentileza de un sistema educativo un tanto irracional. ¿El secreto del facho? Justo ese, normalizar la violencia, sembrar la ignorancia, los prejucios y romper la cohesión social. Ostras, ahora que caigo, esta música me empieza a sonar. ¿Verdad que a ti también?.

El mecanismo es siempre el mismo, busca un grupo al que te interese satanizar y empieza a cargarles las culpas de todo lo que se te pase por la cabeza, desde que vienen a quitarnos el trabajo o que cobran más que tu abuela hasta que ellos ya cruzaron el estrecho una vez para invadir España (y eso que no existía) ¿Qué más da? Todo vale, la cuestión es sembrar la fobia a lo que no les convenga, difamar y en una sociedad al límite como esta en la que abundan las cabezas espongiformes y las neuronas “requemás” puede que hasta sea fácil. Una vez tienen un grupo al que acusar de todo lo que pueda ocurrir ya pueden empezar a azuzar a las masas contra el que se tercie, por supuesto cuidándose de decir aquello de “yo no he sido” y negando que han sembrado y fomentado el odio con sus soflamas incendiarias  aunque todos sospechemos que si ese no es el motivo de la mala baba sin duda ha ayudado mucho.

¿Exagerado? Pues ya me dirán cómo es que los delitos de odio han aumentado más de un 9 por ciento en España, como es que últimamente nos desayunamos con noticias que creíamos desterradas  o cómo es que vamos persiguiendo a personas por la calle sólo por su orientación sexual. Igualito que hará unos 80 años, igualito que lo que nos quieren volver a plantar en el huerto. Nos están montando en la máquina del tiempo, a unas épocas en las que todo era en blanco y negro y lo peor de todo es que parece que no nos demos cuenta. O estamos anestesiados o vivimos en un enorme psiquiátrico.

Igual puede que tengamos un problema de educación. Deberíamos volver a explicar lo que pasó para no seguir los mismos pasos o si decidimos seguirlos por lo menos saber a dónde nos llevan. Parece mentira pero en cuatro días mal contados ya existen personas en este país agredidas o asesinadas por unos que se creen jueces de la moral del otro. Gente como tú y como yo que viven tan presionadas que llegan a contemplar el suicidio. Mientras parece que no ocurra nada ¿Dónde han quedado nuestros valores? ¿Dónde el respeto a la vida y la dignidad humana esa con la que tanto se escudan los que se comportan como fariseos?  Pero si a pesar de todo continúas pensando que esto no va por ti porque te consideras “normal” y no tienes nada que temer piensa que al final todo es una rueda. Recuerda a Niemoller. Ya sabes 

“Primero vinieron a buscar a los Comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.  Luego vinieron por los judíos y no dije nada Porque yo no era judío.  Luego vinieron por los  sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los Católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mi  pero, para entonces, ya no quedaba nadie  a quien  decir Nada”