Apreciado Sr Trump

Publicado: 16 agosto, 2016 en actualité...

Apreciado Sr. Trump.

Vaya por delante que doy por sentado el hecho de que jamás va a leer esta carta pero es que soy así, si algo me inquieta o si de algo he de quejarme prefiero hacerlo directamente a la fuente de la inquietud, no vaya a ser que después el mensaje se tergiverse o se pierda con el uso de distintos correveidiles. ¿Sabe aquel juego de “el teléfono loco” al que jugábamos los niños pobres europeos como yo? Pues eso.

Bueno, a lo que íbamos. Usted que es un hombre valiente, casi un outsider, no entenderá si le digo que siempre he pensado que los humanos del montón (esos que no tenemos piel de lagarto bajo otra de látex) tenemos dos tipos de miedo por decir valgo, porque igual no sabe que muchos viven instalados al borde del pánico. El primero es el miedo a lo desconocido, que es el susto inevitable a aquello de “a ver que me encuentro”. El que se genera cuando, por ejemplo, cuando vas a cruzar una puerta en una más de esas miles de entrevistas de trabajo que padecen las personas normales esas que han de aguantar carros y carretas para que alguien le diga, con esa sonrisa sádica que usted conoce, “es que no eres lo que estamos buscando” y así hasta la próxima mientras el tiempo pasa, el paro se acaba y cada vez andamos más desanimados con esa sensación falsa de “no valgo” que al final te hace aceptar un trabajo en los trirremes de Caesar Augusto porque hay que alimentarse a uno mismo y a la prole en la que cada vez hay más gente, hijos, hermanos, suegras…. Ese miedo usted no lo conoce, para usted el miedo a lo desconocido seguramente se limitará al cosquilleo ese que se siente al ir a tirarse por una montaña rusa en un parque de atracciones. Bueno, ese sustito también me vale, a algunos hasta nos gusta.

Pero existe otro tipo de miedo. Es el que te da cuando ves venir la que se te viene encima y poco puedes hacer para evitarlo más que prepararseLarry Hagman para el porrazo. Usted Sr. Trump, con su oportunismo y sus maneras al más puro estilo J.R de Dallas, lamento comunicarle que está en ese segundo tipo de susto porque aunque no lo crea, aquí en Europa sabemos de discursos neocon como el suyo no nos vienen de nuevo porque ya hemos visto bastantes por estos andurriales y sabemos que puede pasar. Eso es lo que da miedo de usted, sabe tan bien como yo en que puede acabar esto y sigue explotando ese camino.

Me asustó cuando lo oí hablar de un muro, aquí conocimos uno y sabemos que pasó. Me dio pánico ver como sus muy estudiados discursos machistas, sexistas, xenófobos, llenos de violencia eran jaleados por miles de personas que estaban haciendo suyo su producto de márqueting perfecto y pidiendo que ese encarcele a Hillary con unas maneras que no se si me recordaban a unos con camisas negras o pardas. Me recorrió un gran escalofrío que todavía me dura.

Usted de venderse sabe mucho, es un maestro del oportunismo y lo demuestra dando Donald-Trump1.jpga la gente lo que quiere oír, lo que sus más bajos instintos quieren escuchar porque, como en Europa, están quemados por no llegar ni a pagar las facturas. Usted sabe manejar esa frustración y la utiliza en beneficio propio proponiendo como si fuese una novedad el retorno a la política de lo básico. El brillo de sus ojos le delata, Sr. Trump.

¿Que quiere que le diga? Me asusta la idea esa de “recuperar la dignidad americana” insinuando un gobierno con su estilo empresarial, despiadado y si hace falta, tramposo.

En un principio pensaba que lo suyo no sería más que un capricho de millonario pero confiscacion artecuando poco a poco vi como, valiendose de que el Partido Republicano está hecho unos zorros, se deshacía de sus contrincantes uno a uno, con unas formas agresivas, zafias y en las que valía todo. Fui dándome cuenta que estamos ante un gran peligro público, más que nada por las consecuencias que puede traernos el “desatar la bestia” que una sociedad al límite como la nuestra tiene dentro. De eso, Sr Trump, en el SXX ya hemos tenido demasiados y dolorosos ejemplos, no los reeditemos.

Ahora, que puede ganar las elecciones, mi sospecha se va transformando en miedo. En ese miedo del que sabe que usted, con sus maneras, no va a hacer nada en favor de la concordia. En lugar de eso puede destrozar la poca paz que nos queda en este devastado globo.

Espero, y lamento decírselo de esta forma, que al final la cordura se imponga entre el Hillary Clinton Holds Campaign Roundtable In Las Vegas

electorado y que no gane las elecciones. Hillary (a quien seguro que le tiene preparado un rosario de escándalos y descalificaciones) tampoco es santo de mi devoción pero entre el “susto o muerte” es humano elegir “susto”. De todas maneras, en caso de que continúe la pesadilla y salga victorioso, me gustaría que entendiese que ser presidente en USA no le habilita para hacer lo que le plazca. Desearía que comprendiese que el mundo no debería funcionar con los principios que usted defiende. Es mucho mejor partirse el espinazo por hacer de la convivencia y la dignidad social algo posible y deseable que optar por el camino de la violencia y la cerrazón. Ese camino ya lo hemos transitado demasiadas veces y sabemos que no lleva más que a la barbarie y la destrucción.

Recapacite, por favor.

Anuncios
comentarios
  1. […] verdad, para mí, ha sido uno más de esos que deberíamos conseguir olvidar. Un año en el que nos ha llegado Trump,  hemos renovado gobierno de “los de siempre”con escándalos y mangarrufas incluidas, un año […]

  2. […] puede llegar en magnitudes planetarias el próximo día 8 cuando llamen a la puerta abramos y nos griten “¿Trump o Hillary?” Entonces yo gritaré “¡pastelitos de […]

  3. kaitano77 dice:

    Bienvenido de nuevo querido amigo!!!, Espero que hayas disfrutado de las merecidas vacaciones. Sobre el artículo de hoy, poco que añadir, como bien dices, también espero que entre el electorado se imponga la cordura y que todos esos que jalean a este mr. Hide del tío Gilito sean tan sólo una minoría escandalosa.

    Un abrazo y hasta pronto.

    El gaditano de Teulada.

  4. Amigo Salva. El problema es que hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, estamos ante un sistema global que solo pensar cómo funciona da miedo.
    Que verdaderos botarates hagan y no hagan barbaridades da lo mismo.
    Al final estamos en manos de locos y los cuerdos a aguantar. ¿No?
    Buen escrito.

  5. mamenblanco dice:

    Me temo que este mensaje aunque le llegara, cosa bastante improbable, se lo pasaría por el forro de los c… A ver por dónde sale todo esto. 😦

    • salcofa dice:

      Estamos ante un peligro en potencia porque aunque las leyes USA no dejan las manos tan libres al presidente para hacer lo que quiera, con la entrada de este tipo de política en escena entramos en una dinámica peligrosa, muy peligrosa, Veremos que sale de todo esto, todavía confío en que pierda las elecciones aunque después de la que le montará a Hillary ya no se ni que pensar.

  6. José Luis Anguita Sánchez dice:

    éramos pocos y…

Participa!. Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s