Posts etiquetados ‘partidos’

Hace un par de días me llevé una sorpresa al recibir un mensaje de un partido de los que se presentan este domingo en el que decía más o menos “Oye, podías escribir algo para nosotros” Yo, como no soy de piedra, pensé “Ole, Ole. Alguien se acuerda en mí!”. Pero como soy rarejo les dije que no. Pensé que puede que esté como una cabra o que sea un tipejo algo antiguo pero mi ética tiene un precio. rusComo eso ha sonado al durísimo trabajo de  contar billetes como Rus, mejor si me explico; Tengo una  devoción casi enfermiza hacia unas elecciones límpias y sobre todo dignas, lo que me lleva a pensar que no soy quién para intentar tergiversar el voto a nadie en un sentido u en otro (aunque es verdad que algunas veces no soy objetivo, como todo bicho viviente). Creo que si a estas alturas me meto en campaña estaría traicionando a quien aprecio y graciasrespeto en este mundillo de locos, a vosotros, que me leeis todas las santas semanas. Así es que les agradecí la oferta pero mejor seguiré aquí porque recibo algo valioso, vuestro reconocimiento. Como ya os he dicho alguna vez muchas gracias por estar ahí. Seguimos juntos en esto hasta que me digáis lo contrario.

Dicho esto (ya os he dado bastante la paliza). Hoy quisiera pediros un favor. Supongo que habréis oído por ahí que este domingo hay elecciones (no se, creo que algo me suena). Pues nada, quisiera pediros que vayáis a wpid-wp-1415127225103.jpegvotar. Votad a quien creáis pero hacedlo (aunque sea tapándoos la nariz) de verdad nos va mucho en ello. Se que si hace buen tiempo y visto el percal, no apetecerá mucho y si además se tiene un buen plan, pues ya me dirás. Las tentaciones de Jesucristo no son nada comparado con la idea de unas cañas y unas tapas pero sed fuertes RESISTID (a lo Bárcenas). Votad, por favor, sólo vais a invertir diez o quince minutos y con ello habréis cumplido con vuestro deber o como mínimo conseguiréis el derecho al pataleo durante los próximos años porque pensad seriamente, si no votas ¿Cómo vas a quejarte después?.

No voy a salir ahora con un rollo moralista de esos sobre si votar es de ser buen ciudadano y cosas por el estilo. Sólo voy a recordaros que el privilegio ese de poder ir, meter un papelito y elegir con mayor o menor gracia a     nlibricouestros gobernates (aunque después nos salgan rana) les ha costado a nuestros padres y abuelos siglos de historia y litros, muchos litros de sangre. Además, pensad que si no vais, no estaréis eligiendo a los que van a hacerse cargo de nuestros ayuntamientos y de nuestras autonomías que al final, como tienen las competencias transferidas, serán las que gestionen la salud, las que pongan o quiten vacunas a nuestros hijos, las que abran o cierren colegios y una larga lista de cosas que nos van a afectar directamente. Pensad eso a la hora de optar por tumbarse a la bartola (oye, pues también es una opción) o acercarse a votar. Después no vale a lamentarse amargamente, porque al final resultará ser verdad eso de que somos los que nos preocupamos más por nuestros hijos pero en cambio dejamos que destrocen el mundo que les dejaremos en herencia.

Además, según las encuestas (que al final suelen mentir más que un vendedor de crecepelos) está todo tan igualado que el voto de cada uno de nosotros va a a ser necesario para decantar la balanza en un sentido o en otro y de verdad, visto la que nos puede caer encima, creo que nos jugamos mucho en esta ocasión.

Así es que id a votar y sentiros importantes porque lo sois. Pensad que no somos tan malas personas como para padecer los tormentos y la ignorancia que sufrimos por parte de muchas de las caras sonrientes que ahora nos piden el voto (igual ando algo quemado con el experimento de la semana pasada al que sólo respondieron NUEVE candipalosdaturas de cincuenta y tantas).

Eso sí, por favor, no olvidéis que este domingo tenemos la opción de elegir. Eso aquí hace sólo unos cuarenta años era impensable hasta que nuestros padres se las vieron con el generalísimo (para las víctimas de Wert, un señor bajito y con mala leche) y sus “grises”. Pensad que todavía en muchos países continúa siendo un lujo que te puede costar la vida. No lo desperdiciemos.

Estamos a menos de un mes de unas elecciones a las que llegamos en un ambiente rarito, puede que sea por la crispación e inmundicia que se respira en los telediarios o puede que por la esperanza del cambio, cada Gradas San Felipevez más diluida visto como se comportan las encuestas y los presuntos cambistas. La indignación y el escándalo se debaten en los centros de la sociopolítica de este país (y de cualquier otro, no nos engañemos), la peluquería, el súper y los bares, donde de verdad se forman las opiniones de las mayorías que al final  sólo son una versión moderna de los Mentideros de la Villa y Corte (menos mal que no estaba Doña Esperanza por allí o se carga el “Siglo de Oro”) ¿verdad?. No, no he tomado algo raro. Allí donde se juntan varias personas hablando (y gritando, depende del nivel etílico del orate) se forman ideas y si vivimos en una democracia y lo creemos seriamente sabremos que  toda opinión es válida porque, al final, los que votamos somos nosotros, la “chusma” que sufre sus desmanes. Eso es algo que los divinos candidatos no suelen tenerlo claro porque no se mezclan con los mortales. El caso es que muchas de esas opiniones de bar acaban con “estos lo arreglarán todo”¿Eso es verdad?¿Algún partido tiene soluciones para todo?

Lo que parece claro es que los partidos políticos, tal y como están organizados, se creen obligados a tener soluciones para todo. Si queréis experimentadlo. Os propongo un paseo que yo he hecho alguna vez, pasaros por las sedes de los candidatos y que os expliquen que pretenden hacer ellos con nuestras charlatanalmas. Otra cosa no puedo garantizar pero por lo menos ganaremos en salud ya que  pasear es bueno, veremos los rostros de los que están allí  y  además recogeremos obsequios y papelotes varios (siempre y cuando no busquemos por las páginas web). Si me haceis caso veréis que los partidos intentarán tener respuesta a todas vuestras preguntas y desde el Oráculo de Delfos hasta hoy creo que nadie puede ofrecer la solución a todos los males como si del elixir mágico que vendían los buhoneros en el Farwest se tratara. Eso los obliga a tener que redactar unos programas que dejan cualquier novela de ciencia-fición a la altura de los cuadros hiperrealistas de Antonio López.

Visto como está el panorama y como se las gastan aquellos que se proponen para manejar nuestros destinos (y jupiternuestras carteras añadía yo) lo primero que deberíamos pedirles es que sepan donde estamos y a donde nos quieren llevar. Parece fácil pero en muchos casos no se sabe ni donde estamos simplemente porque es la primera vez, que yo recuerde, en la que nos acercamos a unas elecciones y los partídos, en vez de mostrarnos caras sonrientes, luchan por no desintegrarse a trocitos con las expulsiones, las dimisiones, idas, venidas expulsiones y situaciones rarisimas. Tanto que, por ejemplo, supongo que el PP desea ahora mismo que Rus, el candidato del PP que ha sido expulsado del propio PP, pierda las elecciones en Xàtiva, feudo del PP (surrealista, propio de aquello de “la parte contratante de la primera parte..” de los Marx en “Una noche en la ópera”, ¿verdad?). En ese ambiente la verdad es que es como para pensarse lo de votar a alguno o exiliarse a Júpiter.

Pero, ¿De verdad existe un partido capaz de hacer todo ? Pero cuando digo todo, me refiero a todo, la limpieza de la mugre y la macedonia de corruptelas, la recolocación de los parados… mucho trabajo me parece a mí.

La realidad es que nos hacen falta muchas fuerzas para frenar a aquellos que todavía nos ofrecen recetas que no imagen-8-portada-de-la-cabana-del-tio-tomfuncionan y nos dicen que para salir de esta debemos pagar peajes inaceptables  como girar la vista a los excluidos (o prohibirles dormir), aceptar condiciones laborales propias de los campos de algodón del Mississipi en tiempos del Tío Tom, olvidar a los parados de más de 50 años que aceptarán, si acontece el milagro, cualquier trabajo a cambio de palmaditas en la espalda y atrocidades por el estilo. Todo esto a sabiendas de que sólo servirá para sacar unos cuartos que harán desaparecer con mayor eficacia que Houdini mientras nosotros nos quedamos con los ojos abiertos pero en el fango y sabiendo que nos mienten con las cifras del paro porque cada vez son menos las personas inscritas en un servicio público que no funciona y del que han perdido toda ayuda, ¿Álguien se ha preguntado de donde salen las cifras del paro?.

Igual estas elecciones deberíamos tener en cuenta a la hora de ir a votar si existe alguien que, en lugar de ser gobernante ade esos que creen saber todo y no escuchan a nadie, a lo que estamos acostumbrados, sea capaz de sumar, implicar y aglutinar las fuerzas de muchos, capaz de ilusionarnos a todos. Ahí estaría el verdadero cambio, de lo contrario seguiremos con la política gris de escándalo telediariero que vivimos y que no vamos a evitar si nos quedamos en casita. Hace falta ir y votar, más que nunca necesitamos romper de una vez por todas y para siempre la rueda de cochambre en la que estamos inmersos.