Posts etiquetados ‘programas’

Estamos en esos días en los que hasta el milagro es posible. De repente, todo funciona bien. Se arregla el paro, nos pintan los pasos de cebra, cambian las bombillas de las farolas y hasta parece que se venden pisos. Es lazarilloahora cuando va y se nos aparecen, como los amigos de Donettes, aquellos que nos han ignorado mucho para decirnos nosequé de confianza. Ellos que en lugar de preocuparse por nosotros metían la mano en la saca y se llevaban nuestros servicios públicos, los unos, mientras algunos de los otros lo veían y se callaban al estilo Lazarillo de Tormes, para largar ahora y así de paso, arañar algún que otro voto que es lo que interesa. En resumen ha empezado la campaña electoral (más radical que los últimos meses, creedme). Sálvese quien pueda.

Antes que nada deberíamos saber qué nos jugamos en esta partida porque si no después nos andaremos lamentando por las esquinas. En cuanto a las elecciones municipales, siempre he pensado que, los-recortes-matansobre todo en localidades pequeñas, el concepto partido se diluye y gana o pierde la cara del candidato, la persona, así es que poco se puede decir al respecto, allá cada uno con el rostro de su alcalde. Pero en las autonómicas nos jugamos mucho más de lo que parece. Elegiremos a los que nos van a gestionar los servicios publicos que están transferidos a las comunidades autónomas (ya casi todos en este país). Para entendernos, vamos a elegir a los que después nos van a racanear la sanidad, enseñanza, la pensión del abuelo y un largo etc de cositas que si después nos recortan, nos arruinan la vida. Es como para tomárselo en serio, ¿verdad?

El caso es que nos esperan tres semanitas que para algunos (y a sí nos luce el pelo) van a ser un auténtico isimpsonsnfierno, un soberano aburrimiento que padecerán encima sin “Furgol” si se confirmase la huelga (lo dudo mucho, les interesa tenernos en estado vegetal-lechuguino). Pero para otros, tenemos por delante tres semanas de espectáculo apasionante en el que veremos que los distintos partidos nos intentan convencer de que sus ideas son las mejores aunque muchas veces, como los buenos tahúres del Mississipi, ni nos las enseñen ni lleguemos a saber si existen.

Por desgracia, las campañas electorales en este país se ha transformado en un tirarse de los pelos eterno o un sacarse los ojos sin dejar nada claro. Por lo visto esto consiste ya en prometer la luna aunque sepamos todos que no eres capaz ni de freír un churro. Vivimos en un todo vale en el que campan a sus anchas personajes que wpid-munch.jpgno están a la altura. Ellos lo saben mejor que nadie, pero gritan mucho y en el grito descerebrado creen que está su poder (igualito que algunos programas de T5). Aunque al final los que acabemos con la mismita cara que “El grito” de Munch, deseperadillos para variar, seamos nosotros, los electores, que vemos con cierto desespero, como los partidos emergentes se auto-inmolan a lo bonzo o se destrozan entre ellos y nos condenarán a sufrir otra legislatura del bipartidismo de siempre porque, mira tú por donde, los que resultan beneficiados de las peleas de gallos no son los pobres bichos sino los que se quedan mirando.

Los resultados auguran situaciones surrealistas e ingobernables, a no ser que se produzca la sorpresa, como en UK, no lo descarto. Eso hará que, salvo misterios de última hora, veamos pactos, muchos pactos y algunos verdaderas aberraciones, hasta ahí no parece haber duda. Entonces ya que vamos de pactos propongo una cosa; Podíamos pactar algo nosotros con los partidos. Propongo votar sólo a los que nos digan cuales son esas cosas básicas irrenunciables para ellos y cuales no lo son, así podíamos hacernos una idea de los enjuagues que vamos a tener que padecer y poder votar en consecuencia.

Como dudo bastante que todo el mundo nos diga que haría con nuestros votos, me he decidido a hacer un mailpequeño experimento (el 1er Experimento en zapatillas lo llamo yo). He enviado un correo electrónico a todos los partidos que se presentan en las distintas circunscripciones (una lista larguísima según la Junta Electoral, más de 50 os lo aseguro). En ese correo pido, por favor, que remitan su programa programa electoral para sí poder ponerlos todos, por orden de respuesta , en una pestaña de este blog. ¿El resultado? Podéis verlo vosotros mismos pinchando aquí o yendo a la pestaña “24M Votamos todos” que está en la parte de arriba. Vistos estos resultados. ¿No deberíamos dar un tirón de orejas a los que demuestran no preocuparse nada por los electores, a los que no saben ni contar que harán si les votan?

Estamos a menos de un mes de unas elecciones a las que llegamos en un ambiente rarito, puede que sea por la crispación e inmundicia que se respira en los telediarios o puede que por la esperanza del cambio, cada Gradas San Felipevez más diluida visto como se comportan las encuestas y los presuntos cambistas. La indignación y el escándalo se debaten en los centros de la sociopolítica de este país (y de cualquier otro, no nos engañemos), la peluquería, el súper y los bares, donde de verdad se forman las opiniones de las mayorías que al final  sólo son una versión moderna de los Mentideros de la Villa y Corte (menos mal que no estaba Doña Esperanza por allí o se carga el “Siglo de Oro”) ¿verdad?. No, no he tomado algo raro. Allí donde se juntan varias personas hablando (y gritando, depende del nivel etílico del orate) se forman ideas y si vivimos en una democracia y lo creemos seriamente sabremos que  toda opinión es válida porque, al final, los que votamos somos nosotros, la “chusma” que sufre sus desmanes. Eso es algo que los divinos candidatos no suelen tenerlo claro porque no se mezclan con los mortales. El caso es que muchas de esas opiniones de bar acaban con “estos lo arreglarán todo”¿Eso es verdad?¿Algún partido tiene soluciones para todo?

Lo que parece claro es que los partidos políticos, tal y como están organizados, se creen obligados a tener soluciones para todo. Si queréis experimentadlo. Os propongo un paseo que yo he hecho alguna vez, pasaros por las sedes de los candidatos y que os expliquen que pretenden hacer ellos con nuestras charlatanalmas. Otra cosa no puedo garantizar pero por lo menos ganaremos en salud ya que  pasear es bueno, veremos los rostros de los que están allí  y  además recogeremos obsequios y papelotes varios (siempre y cuando no busquemos por las páginas web). Si me haceis caso veréis que los partidos intentarán tener respuesta a todas vuestras preguntas y desde el Oráculo de Delfos hasta hoy creo que nadie puede ofrecer la solución a todos los males como si del elixir mágico que vendían los buhoneros en el Farwest se tratara. Eso los obliga a tener que redactar unos programas que dejan cualquier novela de ciencia-fición a la altura de los cuadros hiperrealistas de Antonio López.

Visto como está el panorama y como se las gastan aquellos que se proponen para manejar nuestros destinos (y jupiternuestras carteras añadía yo) lo primero que deberíamos pedirles es que sepan donde estamos y a donde nos quieren llevar. Parece fácil pero en muchos casos no se sabe ni donde estamos simplemente porque es la primera vez, que yo recuerde, en la que nos acercamos a unas elecciones y los partídos, en vez de mostrarnos caras sonrientes, luchan por no desintegrarse a trocitos con las expulsiones, las dimisiones, idas, venidas expulsiones y situaciones rarisimas. Tanto que, por ejemplo, supongo que el PP desea ahora mismo que Rus, el candidato del PP que ha sido expulsado del propio PP, pierda las elecciones en Xàtiva, feudo del PP (surrealista, propio de aquello de “la parte contratante de la primera parte..” de los Marx en “Una noche en la ópera”, ¿verdad?). En ese ambiente la verdad es que es como para pensarse lo de votar a alguno o exiliarse a Júpiter.

Pero, ¿De verdad existe un partido capaz de hacer todo ? Pero cuando digo todo, me refiero a todo, la limpieza de la mugre y la macedonia de corruptelas, la recolocación de los parados… mucho trabajo me parece a mí.

La realidad es que nos hacen falta muchas fuerzas para frenar a aquellos que todavía nos ofrecen recetas que no imagen-8-portada-de-la-cabana-del-tio-tomfuncionan y nos dicen que para salir de esta debemos pagar peajes inaceptables  como girar la vista a los excluidos (o prohibirles dormir), aceptar condiciones laborales propias de los campos de algodón del Mississipi en tiempos del Tío Tom, olvidar a los parados de más de 50 años que aceptarán, si acontece el milagro, cualquier trabajo a cambio de palmaditas en la espalda y atrocidades por el estilo. Todo esto a sabiendas de que sólo servirá para sacar unos cuartos que harán desaparecer con mayor eficacia que Houdini mientras nosotros nos quedamos con los ojos abiertos pero en el fango y sabiendo que nos mienten con las cifras del paro porque cada vez son menos las personas inscritas en un servicio público que no funciona y del que han perdido toda ayuda, ¿Álguien se ha preguntado de donde salen las cifras del paro?.

Igual estas elecciones deberíamos tener en cuenta a la hora de ir a votar si existe alguien que, en lugar de ser gobernante ade esos que creen saber todo y no escuchan a nadie, a lo que estamos acostumbrados, sea capaz de sumar, implicar y aglutinar las fuerzas de muchos, capaz de ilusionarnos a todos. Ahí estaría el verdadero cambio, de lo contrario seguiremos con la política gris de escándalo telediariero que vivimos y que no vamos a evitar si nos quedamos en casita. Hace falta ir y votar, más que nunca necesitamos romper de una vez por todas y para siempre la rueda de cochambre en la que estamos inmersos.