Posts etiquetados ‘precariedad’

Parece mentira pero uno aprende después de cinco años que hay temas de los que es mejor no dar la tabarra. Igual el tema del Referéndum de Catalunya es uno de ellos. Puede que sea porque nos lo están dando hasta en la sopa y tenemos ya las meninges inflamadas. Se valen de eso para liarnos, hoy es Catalunya, mañana vete a saber. El caso es entretenernos para que no veamos lo que nos están haciendo.¿Verdad que sí?.

Pero es que el asunto es grave, nos tienen tan distraídos con tanta fanfarria que no nos estamos dando cuenta de que están logrando algo que jamás debiéramos 220px-LibertyEqualityorDeathpermitir. Nos están arramblando nuestros derechos más básicos, esos por los que muchos lucharon hasta dejarse la vida en una tumba o en una cuneta. Nos mantienen entretenidos mirando hacia otro lugar mientras arruinan SIGLOS de luchas de esos que se dejaron la vida para que TU y YO tuviésemos unos derechos que nos alejasen de vivir como animales y que nos permitiesen una seguridad, una tranquilidad o simplemente unas condiciones laborales dignas para que no fuésemos arrastrándonos por el fango a cambio de limosnas como paga de unos contratos de los que nos dicen que debemos estar orgullosos. Seguramente los que se levantaron un buen día hartos de la nobleza que les mantenía en la miseria y se liaron a pedradas no lo estarían de vernos divididos y tragando con todo.

Párate a pensarlo, costó demasiada sangre y muchos adoquines arrancados conseguir que la justicia tuviese una aparieAnticorrupcion-Manuel-Moix-presenta-irrevocable_EDIIMA20170601_0226_7ncia de equidad y ahora estamos permitiendo que un Fiscal
General recusado por NUESTROS representantes en las cámaras se permita amenazar con la detención a setecientosypico alcaldes. Resulta inaudito que en una democracia moderna la Guardia Civil (en plena alerta 4 de terrorismo) se pueda dedicar a ir registrando imprentas por si se pudiesen estar imprimiendo unos carteles que serian delito si se llegasen a publicar pero que después el Ministerio enseña a centenares de miles de personas en un Tweet (lumbreras que son).

El asunto es que nos han dividido de nuevo, ahora con Catalunya, mañana vete a saber con que pretexto y así somos más débiles. Estamos perdiendo derechos que parecían intocables en la facultad sin que aquí se queje nadie. Hemos perdido la libertad de grises1expresión con la Ley Mordaza y en nada llegaremos al punto aquel que contaba el abuelo, cuando “los grises” requisaban multicopistas porque no había derecho de imprenta (¿a que te suena de estos días?). Alucinamos con Venezuela pero no nos damos cuenta de que aquí, en 2017, la censura permite bloquear páginas web o una circular de Correos dice que cartas se envían y cuales no. ¿Te parece normal?. A este paso en cuatro ratos recuperarán el delito de sedición ese que nos costó mucho eliminar img_dduch_20160420-200538_imagenes_lv_propias_dduch_portada-kbuH-U401245973304JvE-992x558@LaVanguardia-Weben 1995 y querrán aplicarlo retroactivamente (son capaces). De hecho, un Fiscal General recusado por las Cortes propone hacerlo mientras amenaza con detener al President sin que lo haya dicho antes un juez. Parece una tontería pero con la represión de un Gobierno sin ningún tipo de tacto, que se dedica a condecorar vírgenes o santos y a perseguir a unos pero no a otros, podremos acabar todos en la cárcel (como mínimo) porque están dinamitando la seguridad jurídica que debiera existir en un Estado de Derecho. Y no parecen tener límite.

Por favor, párate un momento a pensar si con esto del “peligro catalán” o “la amenaza terrorista” no nos están retrotrayendo a otros tiempos. Piensa si esto no es más que una

Ayuntamiento-recibido-solicitudes-ayuda_EDIIMA20151109_0727_1poda de libertades en la que ya no recordamos los escándalos del PP, los incendios y “perdidas de expedientes” judiciales, que no recuperaremos 40.000 millones regalados a sus amigos y que nos quitaron de la boca de nuestros necesitados o que Pujol y su cofradía andan camino de Andorra con billetes de 500€. No se, a mí me parece que estamos viviendo una obra teatral en la que cuando se levante el telón Venezuela nos va a parecer un sueño. Y todo sin que nosotros hayamos hecho nada por evitarlo.

El otro día en La Agricultura mi amigo (ya lo conocéis, el conspiranoico) me aseguraba que delacroix-llibertat-guiant-el-pobletodo es un paripé. Según él el día 30 de Septiembre el Govern y el Gobierno se entenderán, todo quedará en nada y a nosotros nos dejarán participando en el “Me cambio de década” y al borde de la reinstauración del Santo Oficio, agradeciendo no vivir en Venezuela (Eso si que es malo, lo dice la tele) y preguntándonos como ha llegado la dictadura. Todo eso sin que nos hayamos siquiera enterado. Si ocurriese mereceríamos que los espíritus de nuestros ancestros nos corriesen a collejas.

Anuncios

Mientras nos inquietamos y nos indignamos viendo lo que pasa con Trump, con Putin y con cualquier cosa de las múltiples que nos llevan carcomidos los últimos meses en el mundo, que no son pocas ni graves porque, la verdad, yo todavía no entiendo como este planeta no se ha hartado ya de nosotros y nos ha enviado a tomar viento sideral. Lo hará más bien pronto que tarde pero esto es ya otra historia.

Decía que mientras andamos con la cabeza metida en todos estos líos y en todos los pozo-de-kola-rusia.jpgque se encargan de meternos en nuestras cabezas la mayoría de las televisiones con su programación de “atontamiento general” no nos damos cuenta de lo muchísimo que llevamos tragado y de todo lo que estamos perdiendo a manos de un voraz y bien ideado sistema que se nos zampa por los pies para alimentar a los opulentos. No nos damos cuenta de que ya hace tiempo que nos han tirado, con un fuerte patadón en las posaderas, al pozo de la podredumbre social. Un pozo que parece que sea como ese enorme agujero de Rusia, en Kola, que no parece tener final y hasta dicen que se oye al propio Pepe Botero gritar que somos unos ingenuos. O mejor todavía, como el de San Olaf que nos retrató de manera magistral @Fanigrande.

Seguro que nos acordamos de lo que nos reíamos hace unos años de los mileuristas, aquellos que curraban de sol a sol para recibir mil euros raspaditos. Algo por lo que 256px-HAL9000.svg.pngmuchos de nosotros suspiramos hoy en día porque a lo que aspiramos es a poder llenar la despensa de casa con eso a lo que llaman un trabajo, por días o por horas en el que no podemos ni rechistar, no vaya a ser que montemos una huelga y nos vayan a sustituir por HAL 9000, Terminator, una máquina expendedora o algo parecido. Porque no se si sabrán ustedes que la ponencia del TC, en el asunto de Telemadrid, consideró que el esquirolaje tecnológico no vulnera el derecho a la huelga.  Hemos dejado de vivir en un país alegre en el que hacíamos chistes y bromas de todo para pasar a vivir atemorizados no vaya a ser que se te cuele por el Twitter un chiste sobre alguien del régimen anterior (ya muy anterior) y la fiscalía te caiga encima aplicando una ley surrealista en la que casi cualquier cosa puede ser calificada como “enaltecimiento del terrorismo”  mientras por la tele nos cuentan lo malas que son las dictaduras porque no dejan hablar a nadie.

Nos dicen que no podemos ayudar a nuestros semejantes que  mueren todos los días en el mar y nos hacen sentir una culpa que nos desgarra el alma. Mientras, ellos se reparten esos fondos que serian la solución. Nos hablan del muro de Trump pero no del de  Ceuta, Melilla, del Tarajal y de los muertos del Mediterraneo transformado en un gran cementerio donde todos los  días acaba muriendo también un poco de nuestra dignidad como seres humanos.

Nos cuentan que la extrema derecha se nos viene encima, que nos espachurrará como una apisonadora a un tomate y que eso es lo peor que nos puede ocurrir (igual bombillaes verdad) pero se nos ha dado como única opción, como remedio, ni más ni menos que la opción del neoliberalismo extremo que hasta nos sube la luz justo cuando hace frío, permitiendo que nos congelemos por no poder pagar y prometiéndonos un bono social a la llegada del buen tiempo. Nos proponen salvarnos del fuego con un incendio, no está nada mal la oferta, ¿verdad? Pues me parece que hasta nos la hemos creído.

Nos vigilan por todas partes, nos amenazan, desconfían y en nombre de una presunta “seguridad” que no pueden garantizarnos en ningún momento (a no ser que sean ellos mismos la amenaza) nos arrancan nuestros derechos más básicos y la dignidad. Pero nosotros seguimos mirando hacia USA, preocupados por lo que nos puede suceder sin darnos cuenta de lo muchísimo e irrecuperable que ya nos ha ocurrido.