Posts etiquetados ‘chipre’

     La verdad es que el dominio del leguaje y de la psique de la sociedad es el plato fuerte de esta gente. Me pasmo ante la naturalidad con la que nos venden la inmoralidad de sus actos. Me descubro ante la sangre fría con que nos endosan verdaderos despropósitos para que nos quedemos paralizados como gato ante faro de coche. Esta visto que no hay nada como pervertir el lenguaje para hacer creernos que un burro vuela e insertarnos en nuestra mollera su concepto de “normalidad” para así sacarnos de nuestro mundo “anormal” y ponernos en el suyo donde toda lógica es pura entelequia, donde dos más dos jamás son cuatro y una mentira se tapa con una trola mayor.

    Igual es normal que si te quejas te acusen de antipatriótico, evasor de impuestos, proetarra (se ha puesto de moda, de hace unos días a esta parte TODO es proetarra), marginal antisistema o el enemigo público número uno si se tercia, y por ello mereces la picota en un país donde para otros inventan amnistías surrealistas como churros en una churrería fallera. También debe ser normal que nuestros diccionarios de baratillo no reflejen su concepto de “austeridad” más próximo, con todos los respetos, al de Auschwitz que al que pone en mi glosario aunque mirando el de la RAE dice en su última acepción que Austero es “Retirado, mortificado y penitente”, sin comentarios. Por lo menos a mí en el cole me dijeron que la austeridad consiste en ser sobrio, no gastar más de lo necesario pero no decía nada de dejar de forma indolente en la miseria absoluta a la gente, sin nada a cambio y sin que se produzca ningún tipo de mejora en las podridas y voraces arcas públicas. Ante esto, ¿que hago, demando al Sr. Sopena o a mis profesores de EGB? .

     Estamos viendo como funciona la “normalidad” europea en Chipre, desmembrar la nación, suprimir el reverendísimo sistema capitalista (con ironía) impidiendo la circulación del dinero de los “normalizables” para ahora tenerlos esperando el sablazo que van a recibir implacable y a sangre fría abandonados en un mar de tiburones con una manzana en la boca y un poco de perejil en las orejas. Pero claro, lo normal será desmenuzar a los pobres mortales para tapar los desaguisados de los gerifaltes.

    Ese es el quid de la cuestión, nos inculcan SU normalidad, la de los que pretenden sacarnos el zumo y perpetuarse en su status. Nos alteran la realidad con descaro, con la naturalidad del enfermo que ya no sabe diferenciar el bien del mal. El caso es que generan la duda y con ella la división. Nos enseñan su normalidad cuando nos aporrean, cuando se blinda el Congreso, cuando nos “sacrifican” en vano o cuando nos denuncian por cualquier delito que se les pase por su enferma cabeza. Y tienen razón, no es normal tener que manifestarse por derechos y prestaciones que hemos pagado ya con creces, tampoco lo es luchar para poder ir al médico y que este no disponga de lo necesario para evitarnos el normal tránsito al camposanto, porque ya no aseguramos nada visto que se “sugirió” el recorte en investigación para las comunidades “manirrotas”. No es normal que nuestros hijos sean aborregados por un mal sistema de educación y así perpetuar este sinsentido. Es su lógica, esa donde el pecado nada tiene que ver con la penitencia. Yo, en resumen, creo que su “normalidad” es en realidad “opresión” y “sometimiento” por tanto prefiero no jugar con su Ruleta Rusa trucada y ser un “anormal”

Ada Colau y los grupos “filoetarras”

Claves Rescate Chipre

El gobierno quitará las subvenciones a trasplantes a las CCAA que no cumplan déficit

Anuncios

     La verdad, tenemos un problemín con esta banda de sacamantecas indocumentados  que nos atormenta desde las instituciones que fueron creadas para defendernos. Nos dicen que todo este sufrimiento es por nuestro bien, nos hacen creer que hemos de mantener, a costa de lo que sea, una ficción que únicamente los beneficia a ellos, a los que tienen en sus manos los engranajes de la rueda. Dicen que hemos de dejarnos la piel para conseguir unos objetivos que sólo son una abyecta maniobra financiera para someternos, nos han hecho creer que somos una sarta de manirrotos cuando, en realidad son ellos los que han cavado un lindo agujero negro, los que nos han metido en él, bocabajo, y mira tú que casualidad, los que ahora nos rescatarán, así, sin capa ni superpoderes ni nada. No señores, por muchos colorines que le pongan cuando nos hacen callar con que reforman la Ley de Desahucios o cualquier otra limosna, estamos muy hartos.

     Vivimos en un “ay” perpetuo diseñado para mantenernos en una esclavitud de facto, manejan el terror con la maestría del Santo Oficio o de los Jacobinos. Primero nos enseñaron que podríamos tener todo lo que quisiésemos, ofreciéndonos duros a cuatro pesetas para que firmásemos con nuestra sangre ignorante y nos generaron falsas necesidades como que la vida sin adosado no era vida o sólo eres “cool” con un Iphone. Una vez creado el escenario sólo era cuestión de cambiar el guión en esta obra de teatro “et voila”. Nos han quitado “el parné”, nos han desahuciado de casa con la mayor humillación posible, aunque después nos vuelvan a engañar diciendo que eso no estaba bien, pero el resultado va a ser el mismo y lo hecho hecho está. Nos han podado con motosierra nuestras finanzas usando todo tipo de artimañas, el fisco nos acosa hasta en fallas, como a criminales (según quién sea el deudor, por supuesto) y ya nos han mostrado el corralito chipriota, así, como quién no quiere la cosa. Susto tengo.

     Empezaron por quitarnos el trabajo haciéndonos pasar antes por todo un viacrucis, hemos hecho más horas que un tonto en un ambientazo verbenero propio de las galeras de Ben Hur a cambio de una bolsa de Ganchitos, nos hacen sentir inútiles diciéndonos que si no aceptamos alguien lo hará consiguiendo mortificarnos con la complicidad sindical, por supuesto, para una vez idiotizados empezar con el deterioro emocional, el ataque a nuestro orgullo como seres humanos. ¿El mecanismo? El mismo, un día no hay subsidio, mañana no hay médico… ¡cuando ya hemos pagado por ello con creces!

    ¿Cómo saldremos de este círculo vicioso? Existe una solución, la rotura del sistema, la de plantarnos y no creer en sus recetas mentirosas porque saquemos cuentas. En casa, si ahorro y recorto los gastos (cuando se podía) por lo menos dejo de deber más dinero, ¿no?.

    Necesitamos plantar cara, somos sus electores y por tanto los dueños de sus poltronas. Ellos debieran de servirnos y no al revés. Ahora bien si seguimos así, tranquilos, habrá otra salida, la darwiniana y natural. El sistema está autofagocitándose a una velocidad increíble. Esta máquina de picar carne una vez devorada la clase obrera está ya empezando con los pequeños y medianos empresarios y así continuará, hasta que nos afecte a todos y acabemos en manos de un sólo jugador del monopoly que controlará nuestras vidas y nuestras mentes que a esas horas ya serán sólo unos meros trámites insignificantes y sin valor. ¿Movemos ficha ya?