Posts etiquetados ‘fallas’

Transporte de ganado

Publicado: 20 marzo, 2017 en actualité...
Etiquetas:, , ,

18 de marzo de 2017. Un tren de cercanías que se dirigía a Valencia a las 13:25, en plenas fallas, sufrió un aparatoso accidente contabilizándose la cifra de fallecidos en unas 100 personas mientras otras 200 han sido trasladadas a distintos hospitales, algunas con pronóstico reservado.

Por suerte esta noticia no es más que un “Alternative facts” de esos de Trump. Algo así como cuando dijo algo de atentados en Suecia pero no penséis que, por desgracia, no trenindia-001.jpgpodía haber ocurrido. No podéis ni imaginar como andaban los trenes a Valencia, un año más, vísperas de Fallas. Trenes aglomerados, atestados, llenos hasta lo inimaginable. Trenes en los que al intentar entrar no puedes hacer más que solidarizarte con las pobres sardinas metidas en sus latitas, aunque ellas, por lo menos van metidas en aceite y no en el apestoso “eau d’humanité” que se respira en los vagones esos que a mi por lo menos me han llegado a recordar a los trenes de otras épocas, porque al introducirte en ese gentío sabes que el oxígeno se va a acabar de un momento a otro, aunque es verdad que no vas a caerte al suelo, simplemente porque es imposible.

El ambiente es insufrible, calor, agobio, todo ello ambientado por el olor pestilente de los calcetines apestosos del que va colgado como un jamón de Teruel de una de esas barras que con su sola presencia ya te da la idea de que para RENFE eso del aforo limitado no es más que un papelito pegado al lado de la puerta porque sabe que eso de las inspecciones no va con ellos, con revisar el pub de los sábados ya van servidos.

La indignación es inevitable porque ya con llegar a la taquilla la insípida máquina te descarga.jpgcobra cantidades increíbles que te convencen de que es más barato volar a Londres con una LowCost que ir a ver la “mascletá”. El precio del billete hace replantearte muy en serio si realmente se apuesta por el transporte público y la ecología. Se supone que se debiera fomentar el uso del tren para reducir el impacto medioambiental y los atascos en las ciudades pero bueno, también es verdad que el gobierno debiera fomentar el uso de la energía solar en el país mas soleado de Europa, cosas que pasan.

Al final supongo que eso de permitir la aglomeración de unos trenes que ya recuerdan demasiado a los de la India de Gandhi  y tratarnos como ganado permitiendo que los trenes que te llevan a las fallas, al trabajo por la mañana o donde sea no es más  que un reflejo del trato que recibimos por parte de los gobiernos en todo. No es que les importe nuestro confort confort es que ni siquiera se preocupan por nuestra seguridad. A ellos, con sacarnos los cuartos ya les vale, el resto no importa

Anuncios

Son fallas

Publicado: 13 marzo, 2017 en actualité...
Etiquetas:, , , , , , ,

Estos días por mis latitudes ya empieza a resultar un tanto difícil pensar y conciliar el sueño, a pesar de que el tiempo, de momento, no acompaña lo más mínimo. Puede que tenga algo que ver la eterna fiesta de un “casal” a las puertas de casa con los efectos secundarios que eso mascleta1-1200x680.jpgconlleva o puede que sea lo de pasarse el día oyendo explosiones del estilo de ensayos nucleares mientras se fusiona el delicioso olor de la pólvora lúdica con los sonidos de los verdaderos héroes de la fiesta, los músicos de las charangas. Humanoides capaces de tocar noche y día las piezas más irreverentes en las que todavía se intentan cambiar las letras homófobas por otras en las que se respete al prójimo  (poco a poco se va consiguiendo peroque queda mucho camino por recorrer) durante casi una semana y llegar al día de San José para transformarse en una especie de banda sinfónica de bolsillo que sería capaz de no desentonar en el Concierto de Año Nuevo, los admiro. No solemos reparar en ellos porque la gran mayoría de las comisiones están entregadas a la fiesta mayúscula (y en muchos casos a la botella de cazalla) pero de verdad que son los músicos, justamente ellos los que forman gran parte del alma de las fallas, los que dan el color inconfundible de la fiesta. Son ellos los que merecen gran parte del premio que las Fallas estrenan este año, el de ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (o por lo menos eso dice la UNESCO).

Estos días por estos andurriales somos capaces de hacer como si no existiera la censura y la mordaza y sacar a la calle aquello que nos atormenta todo el año para reírnos de ello, lambda-apuesta-respetuosas-libertad-sexual_ediima20150306_0105_13.jpgpolíticos, reyes, sentencias, robos… todo se presta a ser combustible para la falla. Lo sacamos a la calle en forma de Ninot y lo metemos en un hatillo para hacer un exorcismo que acabará con la inexplicable quema a lo bestia de obras de arte que han tenido ocupados a los artistas de un gremio único en esta parte del Mediterráneo y puede que de todo el globo. Resulta complicado de explicar, alguna vez lo he intentado y jamás he sido lo suficientemente convincente como para hacer ver donde está la gracia de gastar unas cantidades ingentes de talento y de dinero para reducirlo todo a cenizas, al final pones una sonrisa en la cara y recurres al argumento final «es que somos así» y eso puede que lo resuma todo. Quizá me cueste explicarlo porque yo no soy fallero, soy de los que sufren los cortes de calle,  el sueño y las charangas pero también de los que entiende que estos días son distintos, son días en los que aflora el sentimiento de tanta gente puesto durante todo un año de trabajo que culmina esta semana y eso hay que respetarlo.

Dicen que ser fallero es algo que se lleva en el ADN (por lo visto el mío ha de ser de esquimal o beduino, no se yo) y que es algo que hace que nada más recoger las cenizas fallas-slika-2.jpgde la falla todavía humeante ya se esté pensando en el proyecto del otro año. Puede que algo así sea lo que nos hace falta hoy en día en todos los aspectos de la vida, de la política y de la justicia. Vamos escasos de esa fuerza para renacer, esa ilusión por lo efímero, por lo que sabes que va a acabar en cenizas pero no importa porque te sobran fuerzas para levantarlo una y otra vez, cada vez más grande, cada vez más precioso. Puede que eso es lo que nos hayan podado a base de escándalos, desastres y sinsabores. Puede que debamos aprender de la falla.

Ahora que las fallas son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y han pasado a ser de todos los seres humanos, podría proponer algo. ¿Y si nos volvemos todos un poco ninot-rajoy.jpgfalleros? ¿Y si el día 19 fuésemos capaces de botar fuego a todo (en sentido figurado, no vayan a pensar que me he vuelto pirómano o arengador de masas y acabe en la cárcel junto con los tuiteros, titiriteros y el resto de víctimas de la Ley Mordaza de un país al que le han extirpado la libertad sin que se haya dado cuenta) Como decía, ¿y si fuésemos capaces de quemar todo en una gran hoguera para volver a empezar de nuevo? Si los valencianos lo hacemos todos los años imagina si todos fuésemos capaces de reducir las penurias a cenizas y empezar de nuevo. El único problema sería ponernos de acuerdo en que ninot indultamos porque a mí por lo menos me resulta difícil decidirme. El que si que se que no indultaría es el que habita en Moncloa.

Bueno, os dejo que resulta tan difícil pensar mientras tiembla el teclado igual que en un 1489257869_008532_1489258270_noticia_normal.jpgterremoto de escala 6,5 y el humo de la pólvora que entra por la ventana casi impide ver la pantalla. Apetece olvidarse de todo y bajar corriendo a zampar unos buñuelos de los de verdad, de los abusones en calabaza, con chocolate, por supuesto (ya habrá tiempo para las dietas) y  ver el sonido aterrador para los forasteros que no comprenden como podemos ser capaces de quemar toneladas de pólvora sin que se nos caigan las casas encima. Si, es inexplicable pero aquí estos días somos capaces de VER el ruido por obra y gracia de los maestros de la pólvora. Os dejo por hoy porque aunque no me considere fallero es imposible estar en casa encerrado, aquí la fiesta, la vida en la calle se contagia estos días. Son las fallas.

     La verdad, tenemos un problemín con esta banda de sacamantecas indocumentados  que nos atormenta desde las instituciones que fueron creadas para defendernos. Nos dicen que todo este sufrimiento es por nuestro bien, nos hacen creer que hemos de mantener, a costa de lo que sea, una ficción que únicamente los beneficia a ellos, a los que tienen en sus manos los engranajes de la rueda. Dicen que hemos de dejarnos la piel para conseguir unos objetivos que sólo son una abyecta maniobra financiera para someternos, nos han hecho creer que somos una sarta de manirrotos cuando, en realidad son ellos los que han cavado un lindo agujero negro, los que nos han metido en él, bocabajo, y mira tú que casualidad, los que ahora nos rescatarán, así, sin capa ni superpoderes ni nada. No señores, por muchos colorines que le pongan cuando nos hacen callar con que reforman la Ley de Desahucios o cualquier otra limosna, estamos muy hartos.

     Vivimos en un “ay” perpetuo diseñado para mantenernos en una esclavitud de facto, manejan el terror con la maestría del Santo Oficio o de los Jacobinos. Primero nos enseñaron que podríamos tener todo lo que quisiésemos, ofreciéndonos duros a cuatro pesetas para que firmásemos con nuestra sangre ignorante y nos generaron falsas necesidades como que la vida sin adosado no era vida o sólo eres “cool” con un Iphone. Una vez creado el escenario sólo era cuestión de cambiar el guión en esta obra de teatro “et voila”. Nos han quitado “el parné”, nos han desahuciado de casa con la mayor humillación posible, aunque después nos vuelvan a engañar diciendo que eso no estaba bien, pero el resultado va a ser el mismo y lo hecho hecho está. Nos han podado con motosierra nuestras finanzas usando todo tipo de artimañas, el fisco nos acosa hasta en fallas, como a criminales (según quién sea el deudor, por supuesto) y ya nos han mostrado el corralito chipriota, así, como quién no quiere la cosa. Susto tengo.

     Empezaron por quitarnos el trabajo haciéndonos pasar antes por todo un viacrucis, hemos hecho más horas que un tonto en un ambientazo verbenero propio de las galeras de Ben Hur a cambio de una bolsa de Ganchitos, nos hacen sentir inútiles diciéndonos que si no aceptamos alguien lo hará consiguiendo mortificarnos con la complicidad sindical, por supuesto, para una vez idiotizados empezar con el deterioro emocional, el ataque a nuestro orgullo como seres humanos. ¿El mecanismo? El mismo, un día no hay subsidio, mañana no hay médico… ¡cuando ya hemos pagado por ello con creces!

    ¿Cómo saldremos de este círculo vicioso? Existe una solución, la rotura del sistema, la de plantarnos y no creer en sus recetas mentirosas porque saquemos cuentas. En casa, si ahorro y recorto los gastos (cuando se podía) por lo menos dejo de deber más dinero, ¿no?.

    Necesitamos plantar cara, somos sus electores y por tanto los dueños de sus poltronas. Ellos debieran de servirnos y no al revés. Ahora bien si seguimos así, tranquilos, habrá otra salida, la darwiniana y natural. El sistema está autofagocitándose a una velocidad increíble. Esta máquina de picar carne una vez devorada la clase obrera está ya empezando con los pequeños y medianos empresarios y así continuará, hasta que nos afecte a todos y acabemos en manos de un sólo jugador del monopoly que controlará nuestras vidas y nuestras mentes que a esas horas ya serán sólo unos meros trámites insignificantes y sin valor. ¿Movemos ficha ya?