Posts etiquetados ‘Rivera’

Ya me decían que no podría callarme, lo he ido intentando a lo largo de estos días porque se loteria-navidad-anuncio-verano-reasonwhy.es_.pngme hinchan las meninges y eso no es bueno. Además como dicen en Teruel “¿Dónde irá el buey que no are?”. Y por si eso no fuese poco algunos de vosotros me habíais preguntado si me pasaba algo porque no había dicho ni pio sobre el culebrón del verano y eso de que nos recordaran que existía el día de navidad estando en el chiringuito olímpico, como si fuese el anuncio de Loterías.

Vaya por delante que no creo que lleguemos a votar el 25 de Diciembre, no porque confíe en que se acabe esta tragicomedia, en un sentido u otro, sino porque por el bien de la sociedad se Cena.jpgdarán cuenta de que no podemos tragar con este chantaje sin nombre al que nos somete el señor de la barba diciendo “si no me aceptáis, votareis en Navidad y colgareis papeletas en el arbol” y conseguirán evitarlo, hay formas de conseguirlo. ¿A alguien se le pasa por la cabeza lo que saldría de una discusión en la cena de Nochebuena, en plena jornada de reflexión, entre cuñados, con turrones, gambas, vino peleón y pastelitos? Seguro que lo de Puerto Hurraco quedaría en un chiste. A más de cuatro se les podía ocurrir regar con cianuro el pavo de Navidad o apuntar a un ojo al descorchar la botella de cava.

Lo que si que resulta magistral es la jugarreta del experto en dejar pasar el tiempo hasta que mueran de asco los contrincantes. Eso de forzar la máquina para que no queden más narices rajoy-sobre-amarillo-reutersque convocar elecciones no parece que sea más que otra de esas trampas saduceas a que nos tiene acostumbrados y que al final, ni se sabe como, acaban saliéndole bien. De hecho ya han empezado a dar sus frutos porque con esto de la negociación con Ciudadanos ha conseguido ya cosas como rellenarnos el verano y llevarnos a estos días taciturnos en los que olemos el final del verano (poned al Duo Dinámico, please). Aparecen los coleccionables en los kioskos, lo vemos todo un poco menos luminoso, volvemos a la realidad, los días ya acortan y empezamos a tener menos ganas de caipirinhas.

Volviendo a lo de rellenarnos el verano. Los más veteranos seguro que recordamos cuando los periódicos en papel adelgazaban hasta el punto de que resultaba vergonzoso cobrarnos por enodollos y entonces inventaban suplementos para “hinchar”. Pues eso mismo me parece que ha sido lo de la negociación con Ciudadanos, un relleno para entretenernos que le va a costar carísimo a Rivera (a quién aunque diga que “se ha sacrificado” ya le quedaba menos credibilidad que al NoDo). El asunto es que si te paras a pensarlo fríamente nos ha ido pasando todo el verano en un asunto que no lleva a ninguna parte porque al final hemos llegado a la investidura. Mariano nos ha contado, con su cara indolente y sin despeinarse, un cuento-discurso hueco en el que promete justo lo que ha ido triturando durante estos cuatro años (pretende que le creamos). Mañana votarán y continuarán faltándole manitas en alto.

Pero también es verdad que si por una de aquellas a algunos diputados del PSOE les diese una maquiavelo.jpgapoplejía o sucumbiesen a la modorra de una investidura a las 4 de la tarde un verano, Mariano habría conseguido tener a un “tonto útil” al que cargarle el muerto del invierno que nos espera después de 4 años de gobierno sordo y despótico. Lo dicho, un maestro, ni a Nicolás de Maquiavelo se le ocurriría.

Pero el verdadero problema está en la otra parte, la desaparecida izquierda que parece diluida como un azucarillo en una piscina olímpica verde esmeralda de Rio. Nuestra izquierda ha memes-piscina-verde-8.jpg.jpegentrado en el juego de Mariano como ratón en una ratonera. Ha aceptado la posibilidad de sacar a pasear las urnas en Navidad, sin temer que los cuatro integristas que acudirán a votar acabarán dándole una flamante mayoría absoluta al PP que ha desmontado a Rivera porque, después del espectáculo, en Ciudadanos no se votarán ni ellos mismos. Lo que parece claro es que, bromas aparte, si llegamos a esto y vuelven a tener mayoría absoluta tendremos un problema serio con la picadora de carne. La jugada les habrá salido perfecta.

Todavía espero que pueda darse una mayoría que cambie el rumbo del barco (iluso que es uno), hay formas de evitar a Mariano. Pero si no es posible, toca asumir la derrota amarga y aprender de ella. Deberíamos entender que más vale un gobierno en minoría al que poder atar en corto que tener que sufrir otra ración de apisonadora, no lo aguantaríamos.

Anuncios

Le dije a mi amigo Eduardo que estoy hasta el gorro del sainete de los pactos y que ando muy quemado como para hablar del tema de forma más o menos comedida. Le pido disculpas, no
dadapuedo callarme. Ya se que estamos curados de espantos y que hemos perdido toda capacidad de sorpresa al ver los espectáculos dadaístas de nuestros políticos pero a este paso acabarán en el Libro Guiness de los Récords. A nada de la convocatoria de nuevas elecciones estamos en el patio de un colegio de aquellos de antes, de los de la EGB, en los que se demostraba que Darwin tenía razón en su Teoría de la evolución (ya sabemos, sólo el más apto sobrevive y todo eso) porque allí podía pasar de todo. En mi cole, donde eramos muy brutos, alguno podía volver a clase con un chichón en la cabeza o un ojo “a la funerala”.

El otro día, en el congreso, pudimos ver como la remota esperanza de un pacto que
ahuyente al marianismo saltaba por la ventana sin siquiera abrirla. lobo corriendoIglesias y Rivera se sacaban los ojos en público ante la desesperada mirada de Sánchez, que ya sentía que la corbata le apretaba demasiado y la cara de Rajoy que se frotaba las manos como el lobo de Caperucita ante un pollo “a l’ast”.

Este espectáculo sería hasta gracioso de no ser porque nos pasa una factura que no podemos pagar. Mientras esta gente pierde el tiempo en sus rencillas nosotros
triocontinuamos sufriendo el azote de un gobierno y una política que no nos merecemos nadie. Llevamos cuatro largos años de políticas destructivas para la gente “normal” que nos ha dejado en la ruina y la desesperación social (mucho más grave que la económica). Y eso parece que a ninguno de los tres personajes principales de este cuento les parece importar lo más mínimo. No parece afectarles que continuemos sufriendo un gobierno desatado que ni siquiera se digna a comparecer ante el Congreso hipoteca nuestro futuro y encima nos deja como colaboradores de crímenes de lesa humanidad al haber firmado una atrocidad contra los refugiados sin siquiera preguntarnos si estábamos de acuerdo.

El domingo por la tarde pudimos leer una carta seguida de algún tweet que parece que es el nuevo nombre del BOE (mira que cosas, también amordazado) en los que se rompía la wpid-1400049328.jpgposibilidad del pacto  a tres, enterrando toda posibilidad más o menos lógica de un gobierno diferente. Confieso que al ver esto llegué a pensar una tontería que todavía llevo en mi cabeza loca. Se me pasó por la mente que el PP había convencido ya a Cs y no hacían más que jugar “a pasar el tiempo” para presentar a Mariano el último día. ¿Mira que si al final sucediese?

Ahora, lo más seguro, es que lleguemos a unas nuevas elecciones en Junio (bufff que calorrr) en las que volveremos a sentinos como Bill Murray en “Atrapado en el tiempo” .
Los mismos nos pedirán el voto, con las mismas ideas pero esta vez sin aquella emoción que da ser “algo nuevo”. Nos pedirán que les votemos, tendrán la soberana cara de hormigón magefesa.jpgarmado de pedirnos que cambiemos NUESTRAS preferencias (las nuestras, las de los que decidimos en las fallidas elecciones de Diciembre) porque ELLOS son totalmente incapaces de tragarse sus egos e intentar hacer realidad el cambio pedimos la mayoría. Todavía les queda tiempo para dejar de tomarnos el pelo y entrar en razón (espero que lo hagan) pero puede que sea ya tarde porque si ni siquiera han sido capaces de hablar de forma civilizada y anteponer nuestros intereses a los suyos imaginate tú lo que podía ser un día a día en un gobierno estilo “olla express Magefesa”.

Ahora es cuando, muy a mi pesar, saco de nuevo la bola de cristal a pilas esa que guardo en una bolsa de rafia y digo va a ganar por mayoría el partido ese que se llama “abstención” porque casi nadie va a vencer la tentación de un día playero de junio, iremos a votar cuatro gatos, aunque espero equivocarme porque siempre digo que hay que votar porque después no se admiten reclamaciones (y lo mantengo).

Igual lo han conseguido, han logrado desengañarnos de “lo nuevo” y que nos parezca más de urnalo mismo, oportunistas esperando su momento a los que no parece que les importemos demasiado. Igual no han pensado en que perderán muchísimos votos porque les va a costar horrores que volvamos a creer en ellos. Ahora, visto lo visto, no les extrañe que el PP gane las elecciones sin haberse siquiera despeinado y nos continúe azotando por muchísimos años más con sus políticas austericidas. Con este lamentable espectáculo que nos ha llevado al hartazgo les han hecho la mejor campaña de la historia.

Bueno, ya tenemos convocatoria oficial para unas elecciones en las que podríamos fichar a los niños de San Loteria_NavidadIldefonso para el recuento, por las fechas en las que caen gracias a la cabezonería de querer aprobar unos presupuestos plagados de mentiras que no van a aplicarse ni en broma porque no se los creen en Bruselas. Quedaría bien, imaginaros, ” PP … Ciento veinticinco mil votos… Psoe Cientoveinticincomil votossss”).

La noticia nos la comunicó el Presi el lunes en el primer meeting electoral, lanzado desde la propia Moncloa. Así como el que no quiere la cosa, predicando las bondades de su gestión en la que se han forrado vivos y han transformado la estructura social en un solar apartando del “mundanal ruido”elecciones a miles de familias a las que no les llega “el parné” porque los pocos que trabajan cobran sueldos de miseria. Aunque es verdad, dicen que hemos salido de la recesión. El caso es que si no es porque no es la primera vez que se usa la casa de la Presidencia del Gobierno como púlpito me indignaría, pero ya andamos curados de espantos y total, si somos escrupulosos, dentro de unos días nos va a doler muchísimo la cabeza y los únicos que sacarán beneficio serán los de Aspirina porque nos esperan unas semanas largas y tediosas en la que nos van a martirizar muchísimo.

Lo que sí parece claro es que esta campaña va a ser dificililla para el PP. Mientras todos los partidos andan todavía perfilando listas, con problemas habituales como el de Lozano en el PSOE, el PP se aferra a los dudosos logros de una legislatura en la que se han quemado como tizones.

Resulta que en esta ocasión las caras de los aspirantes son nuevecitas, a estrenar, Sánchez no fue candidato ppe mady parece que ni Rivera ni Iglesias habían siquiera nacido. Eso deja en una situación difícil al PP que se encara a las elecciones con un candidato gastado que emite perlas como que “el futuro es muy importante porque todos vamos a vivir en el” y la necesidad de explicar porque no ha cumplido sus promesas. Veremos como se las congenian. De momento montar reuniones en Madrid con la derecha europea, Berlusconi incluido, para vitorear a Mariano con las arengas Xenófobas de Viktor Orban y abrir oficinas de “recuperación de activos” vacías no parece que vaya a funcionar.

El caso es que la maquinaria electoral ha empezado a rodar y ha llegado la hora en la que los partidos minijobpolíticos deberían hacer el favor de contarnos cuales son sus propuestas. En el caso de PP podríamos hacer una excepción. Después de cuatro años de austericidio e incremento de la desigualdad hasta cifras alucinantes ya conocemos sus métodos y formas ¿no?. Pero en el caso del resto de partidos, va siendo hora de bajar de la nube y empezar a ofrecernos propuestas prácticas. Lo primero, dejen de marearnos que con las cosas del comer no se juega (aunque la OMS no quiera que comamos jamón). Ya vale de llenarse la boca con declaraciones que después se desmienten. Copagos, derogaciones… etc.

Les queda poco tiempo, han de huir de los líos y embrollos varios, por favor, necesitamos que nos digan las igñlesias sanchez riveracosas claritas y se dejen de tapujos. Si de verdad quieren cambiar la política en este país deberían dejarse de medias tintas y fuegos artificiales. Hagan que esta campaña sea diferente, cuenten que quieren hacer, demuestren que eso es posible y ya basta, de verdad. No hacen falta grandes adornos ni transformar esto en el habitual circo romano. Saben perfectamente que podemos vivir, por primera vez, una campaña clara, directa y limpia. Hagan ver que algo está cambiando, por favor, demuéstrenlo.