Posts etiquetados ‘Halloween’

Sustos

Publicado: 31 octubre, 2017 en actualité...
Etiquetas:, , ,

Por lo visto soy un antiguo, el día menos pensado me va a descubrir un arqueólogo y me van a enviar al Museo Arqueológico Nacional, y más ahora que parece que va a quedar vacante la vitrina de la Dama de Elche, lo malo es que hay hormigas

¿Que porqué digo yo ahora esto? Porque soy de los que todavía esperan a que pongan “El wp-1477925627142.jpegTenorio por la tele (que ya tiene narices, todo el año persiguiéndonos con pelis de cuando Napoleón era corneta y ahora les da el moderno). Soy de los que estos días le da por acordarse de los que están “allá” (cada vez más gente, será que nos hacemos viejos) y les gusta sentir el afecto, el cariño y la nostalgia vivida.

Añoro los “panellets” y los pastelillos de boniato de la abuela. Con esa añoranza y unas flores más o menos acertadas me acerco a visitar a los que durante todo el año no he recordado, con la oculta esperanza de no ser yo el visitado el próximo año porque vete tú a saber a quién va a visitar la parca. Puede que resulte que soy un fósil de otros tiempos en los que no se frivolizaba tanto y a eso de “quedarse tieso” se le tenía un respeto pero bueno, cada uno tiene sus cosas.

Ahora, como daño colateral de la globalización (y eso que el TTIP todavía no se nota) nos hemos traído la costumbre aquella de disfrazarse de Trump o cualquier espantajo similar y wp-1477924408829.jpeglanzarnos a la calle con eso de “Truco o trato” adornando todo con unas calabazas que sería mejor utilizar para hacer buñuelos, que al fin y al cabo es para lo que fueron creadas. Pero bueno son cosas de los tiempos modernos y es verdad que despreciar algo diciendo que “son cosas extranjeras” sería una muestra de xenofobia para los haters de Twitter. Podría interpretarse como un ejemplo de nacionalismo ultra como el que está invadiendo Europa, elección tras elección y eso no sería demasiado correcto. ¿No creéis?.

Al final, un año más, me he apuntado a la fiesta aunque el año pasado no me entendió nadie. Me vestí de El Comendador de Calatrava, don Gonzalo de Ulloa, el padre de doña Inés,  para ofrecer pastelillos de boniato aimg245.jpg los que se acercaban por casa, los pobres se me quedaban mirando con cara de haber visto un marciano, intentaba explicar quién era ese, les daba una grima inmensa por el latazo que les soltaba y se largaban huyendo sin comer ni uno. Así toda la noche. Se quedaron los pastelitos y los Huesos de Santo en la mesita del recibidor, me los acabé zampando y engordé varias arrobas. Este año intentaré lo mismo pero con un disfraz de “el Sacamantecas”, a ver si tenemos más suerte, porque yo vestirme de Drácula o espectro con sábana, como que no. Uno tiene sus propios espantajos como Montoro, el Hombre del Saco, Rajoy, Romasanta el lobisome gallego…

Pero la verdad es que este año lo del Halloween ha perdido toda la emoción después del espanto perpetuo que llevamos sufriendo estos días (y que todavía no a acabado), con Presidents huyendo a Bruselas, palos, derechos por los suelos y los ánimos alterados.

No se que tipo de susto pueden darnos unos niños disfrazados. Este año andamos curados de itespanto, ni siquiera el payaso de It nos alteraría ni un poquito. Si Drácula hubiera vivido los meses de película de espanto que llevamos nosotros se hubiese vuelto hippie y vegano. Seguro que si a muchos expertos en Halloween  la tarde del viernes les hubiesen aparecido un grupo de payasos siniestros preguntando “Susto o Muerte” se habrían pedido muerte con tal de huir del espectáculo no apto para cardíacos que vivimos en Barcelona. No lo dudo.

Pero bueno, a lo que íbamos, supongo que tocará ponerme a cocinar los pastelillos de boniato, los huesos de santo y els panellets para que, cuando lleguen los pequeños monstruitos llamando a la puerta les abra “El Sacamantecas”. A ver quién espanta más.

Anuncios

Halloween

Publicado: 31 octubre, 2016 en actualité...
Etiquetas:, ,

La verdad es que en el fondo soy un nostálgico de esos que todavía notan en falta la tradición aquella de Todos los Santos en la que ponían el Tenorio por la tele, visitábamos las tumbas de nuestros seres queridos (con la oculta esperanza de no vernos allí el año venidero) y comíamos pastelillos de boniato wp-1477925627142.jpeg(que ricos estaban los que hacía la abuela). Eran otros tiempos, ahora, con eso de la globalización nos hemos traído la costumbre aquella de los pequeñajos disfrazados de espantajos con lo de “Truco o trato” y las calabazas que resulta que servían para algo más que hacer buñuelos. Pero bueno es lo que tiene y despreciar la costumbre diciendo que “son cosas extranjeras” no nos vale porque, como me dijeron el otro día, olvídate de cosas como Semana Santa porque Jesucristo no era de Burgos. Al final este año me he apuntado a la fiesta pero teníais que haber visto las caras de  los enanos que aparecieron por mi casa cuando les abrió la puerta El Comendador don Gonzalo de Ulloa ofreciendo trocitos de pastelillos de boniato. Se espantaron y ni siquiera comieron ni uno.

Pero la verdad es que por estos andurriales lo del Halloween ha perdido toda la emoción. Este año más todavía. Nos ha sabido como desustanciado, después del espectáculo terrorífico que wp-1477924408829.jpegvivimos este sábado por la tarde en el Congreso. La investidura de Mariano (un señor tan desidioso que se pide unos días para pensarse el Gobierno, después de haber tenido casi un año para hacerlo)  con el “el que calla otorga” de un PSOE hundido en sus miserias y que no parece ser más que un rehén del Gobierno, nos ha proporcionado un Halloween perpetuo para los próximos cuatro años, como mínimo.

En este país ya andamos curados de espantos, sin necesidad de calaveritas y fantasmitas. No necesitamos que vengan niños a darnos sustos, ni siquiera nos hacen falta los payasos asesinos que wp-1477924415490.jpegponen los pelos de punta a la gente en el mundo y que aquí casi ni nos asustan. Estamos acostumbrados a enfrentarnos, solitos y sin que nadie nos ayude a la violencia de género en la que casa semana cae alguien víctima del salvajismo y la sinrazón sin que, de verdad, se intente acabar con la lacra más dolorosa de las que vivimos como sociedad. Estamos habituados a que nos vendan como a trastos firmando tratados como el CETA o TTIP en el que se nos acabará poniendo a los pies de los caballos como si nada. Nos hemos habituado a que nos aparezca cada tres por cuatro un ministro de Hacienda, que deja helado al mismísimo Drácula, diciendo que hemos de pagar más y más todavía cuando ya se ha llevado el dinero que teníamos para comprar comida y vemos que se los han gastado en chanchullos varios. Eso es un susto y no lo de los niños llamando a las puertas de casa. Bien pensado seguro que a muchos si anoche les hubiesen aparecido un grupo de payasos siniestros preguntando “Susto o Muerte” se habrían pedido muerte. No lo dudo.

Pero, la verdad, el verdadero Halloween puede llegar en magnitudes planetarias el próximo día 8 cuando llamen a la puerta abramos y nos griten “¿Trump o Hillary?” Entonces yo gritaré “¡pastelitos de boniato!”. 

Os dejo (por si os da un “algo”) con el Don Juan Tenorio de Estudio 1 (RTVE) y en gran Paco Rabal.