Posts etiquetados ‘esperanza’

Bueno, ya hemos llegado. Esto es la primera parte de lo que decimos puede significar una nueva era. Esperamos ansiosos a ver los primeros cambios, aunque de momento yo no veo que el guardia me sonria Ribó en Bicicuando me obsequia con una multa por abandonar el coche lo justo para saltar como urraca a recoger al peque del cole porque llueve a mares y no quiero que se me adelante Noé con el arca. Pero también es verdad que ya vemos pequeños gestos que prometen; alcaldes en bici, gente normal entrando en los ayuntamientos, aperturismo, sonrisas… cosas que antes eran impensables.

Se necesitaba un cambio. También por parte del “orden establecido”, me explico, el desgaste, el apoltronamiento, la cleptocracia y todas esas cosas propias de “Il padrino” (bueno, ya me entendéis, poned voz ronca y música de violines) al final se pagan. No han sabido abrir las ventanas para que el aire se lleve el tufo y ahí están las notas de fin de curso, el desastre, SU desastre porque seguramente se lo han ganado a pulso.

El caso es que después de estos lustros, ya hacía mucha falta empezar a materializar el sueño de recuperar lo que nos pertenece y se nos había arrebatado, LA DIGNIDAD (y por supuesto el “vil metal” que nos han distraido a expuertas). Ahora hemos de ser muy conscientes de que en esto nus jugamos muchísimo ywpid-fb_img_1434048156032.jpg sólo existe un camino, trabajar con muchísima seriedad y todo el tiento del mundo sin recurrir al cómodo mantra llorón aquél de “la herencia recibida”. Si dejamos que desbaraten esta oportunidad estaremos perdidos porque no van a cometer dos veces el mismo error de subestimarnos. Al fin y al cabo se ha hecho lo que pidió alguna soberbio al gritar a “la chusma” aquello de “si quieren algo, que se presenten a las elecciones”. Ahí está el resultado, resulta que la chusma eran ellos. Es importante que no nos fallemos ahora, tanto los que votaron cambio como los demócratas que saben acatar a las urnas. Hay mucho trabajo por delante y si fallamos, no saldremos de esta.

Cuando la política era más decente (alguna vez lo ha sido), existía la costumbre de respetar un periodo de cortesía de 100 días antes de empezar a sacudir a los novatos, para que “aterricen” y todo eso. Pues bien, vistos wpid-img_20150613_134819.jpgalgunos plenos de investidura de alcaldes en esta pelea marrullera no habrán ni siquiera 100 segundos, los mamporros han empezado. Van a agazaparse esperando a que se cometan errores que serán magnificados y utilizados para sacar todo el jugo que se pueda, hasta dejar el limón “chupao”. Van a hilar todo lo fino que a ellos no les gusta cuando les pillan en un renuncio y harán de cualquier desliz un mundo, al estilo del fariseo que veía la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Creen que si consiguen demostrar que los nuevos son una panda de descerebrados, de rebote, desacreditarán al PSOE por haberles apoyado y así recuperarán parte de los votos perdidos, rebuscadillo el asunto.Así es que cuidado que esta gente va a empezar a tirar con bala desde el primer momento, les va la vida en ello.

¿Un ejemplo? Preguntad por el “affaire Zapata”. (Dicho sea de paso, no se si el acierto por parte de Carmena wpid-150615154405_guillermo_zapata_624x351_reuters.jpgsería tirarlo o mantenerlo. Lo mejor de todo sería que se fuese él solito por donde ha venido y sospecho que el irse “en parte” no solucionará el problema). El caso es que el asunto de los mensajes esos que carga el diablo es desafortunado, digno de todo reproche y reprobación. Pero también sorprende el encarnizamiento (o poco trabajo) por parte del que ha escarbado en el vertedero de tuits del “podemita” llegando wpid-1434437887.jpghasta unos asquerosos chistes del AÑO 2011! No estoy justificando con ello a alguien que pretende ser cargo público y demuestra no tener gracia ninguna (aunque el que esté libre de pecado que tire el primer tuit) pero es que hay que ver la saña con la que esperan a los recién llegados. Esos, los mismos que quitan hierro a las fotos antiguas suyas. Los mismos que adelantan su entrada en prisión para evitar la foto con el premio por “levantar” el dinero a las ONGd y que tienen tropecientos imputados por tener las manos muuuy largas. Peligro

Cospedal desafía a los movimientos sociales: “Que se presenten a las elecciones”

La importancia de los primeros cien días de gobierno (I. Martín Granados)

Esperanza Aguirre culpa a Pedro Sánchez de la polémica sobre los tuits de Guillermo Zapata

23 ejemplos de humor negro negrísimo (y sin dimisiones)

Anuncios

Bueno, ya hemos comido las uvas, celebrado la llegada de un año nuevo y deseado todo lo mejor a los nuestros, familia, 31amigos y conocidos y a uno que otro que se ha colado en el Whatsapp como el Pequeño Nicolás hasta en la sopa. A no ser que vivas en Andalucía y hayas sido víctima de los campanazos de Canal Sur, y todavía estés on las uvas en la mano. Pero bueno, tampoco es como para tirarse por la ventana, ya tienes otra cosa para contar a los niesimson canal surtecitos… Igual el “lapsus” se debió a que en producción estaban viendo otra cadena de televisión y claro, centrarse se complica.

Este año, la verdad es que tengo el convencimiento de que va a ser un año especial, aunque para variar no nos haya tocado la lotería (supongo que a Fabra tampoco pero a Montoro desde luego loteria montoroque sí) y aunque Santa Claus o los Reyes Magos no hayan parecido demasiado generosos. Este año nos esperan grandes cosas, estoy seguro de ello. Cosas como la posibilidad para empezar a dar golpes de timón , allá por el mes de mayo. Nos quedan unos meses para salir de la “zona de confort” para recordar a los que nos gobiernan y a los que aspiran a hacerlo, que estamos aquí, seguimos vivos y o espabilan o verán dónde pueden acabar.

De momento no han empezado con buen pié. De Guindos, todo ministro él, va y nos suelta en la Cadena Ser (igual efecto secundario de una opípara comida navideña) que hemos perdido el miedo a perder el empleo, ¡con imagen-8-portada-de-la-cabana-del-tio-tomtoda la resma de parados y esclavizados precarios que somos en España!. Seguro que él y su familia no tienen miedo a perderlo (o igual si, visto el verdadero pánico que tiene esta gente a las elecciones) pero nosotros, los que parecemos condenados a soportar su desgobierno si lo tenemos. Tememos no poder alimentar a los nuestros, tememos ser los próximos que sufren la burla que supone una subida de TRES CON TREINTA EUROS el insuficiente Salario Mínimo Interprofesional por el que nos vemos obligados a deslomarnos a diario e intentar subsistir y tememos estar a merced de que unos sádicos se dignen a darnos unas ayudas a las que tenemos derecho simplemente porque somos humanos y porque nos corresponden después de partirnos el espinazo trabajando una vida, por tener algún tipo de discapacidad o padecer la tragedia de perder el empleo.

Este año he pedido a los Reyes Magos (quitad Reyes si el corazón republicano impide ponerlo) que podamos recuperar la ilusión, las ganas de vivir y sepamos aprovechar el tiempo en el que no tienen más remedio que escucharnos para que los votemos, los unos y los otros.

Estoy completamente seguro de que este es nuestro año. Recordaremos 2015 como el año en el que dejaremos atrás la estafa de la crisis. Un año en el que habrá acabado la tormenta y en el que volveremos a vivir. ¿porqué nuestros políticos habrán cumplido con su deber? No lo creo, mas bien lo será porque habremos sabido recuperar lo nuestro y conseguiremos dar la vuelta a la situación, limpiar la inmundicia y empezar a volar de nuevo aunque intenten callarnos con leyes mordaza y hierbajos similares que no van a darles resultado simplemente porque no tienen sentido.

Hemos de estar atentos a Grecia, al igual que en la antigüedad igual pueden marcar el camino. De momento han conseguido desenmascarar a algunos demócratas que nos dicen que un cambio por las urnas puede ser malo para “los mercados” pero callan ante los sucesos de Ucrania. ¿Esperamos algo de esta gente?

Espero que los Magos cumplan con su parte en la carta que les envié porque nosotros si nos hemos portado bien (bueno, más o menos) Por lo tanto deberían traernos toneladas de fuerza, alegría e ilusión para arrancar un año lleno de esperanza. ¿Vamos a ello?

Estos días son especiales y aunque parezca un topicazo, todos nos volvemos como más tiernos. Estamos todos mucho más sensibles y la Navidad se siente en nuestros corazones a pesar de todas las tragedias y desgracias que hemos ido digiriendo a lo largo del año.

El caso es que estamos ante días mágicos que ya se celebraban incluso antes de los sucesos acaecidos en el Portal de Belén. Son los últimos días del año, los que dejamos para el final, para calendarioarrancar con ilusión la última página del calendario y celebrar que hemos sobrevivido un año más a todo lo que nos ha venido encima. Son días para intentar recuperar la paz y redescubrir a aquellos, familia o no, que nos rodean y que están a nuestro lado físicamente o en el alma, aunque ya ni los veamos porque estamos carcomidos por nuestros quejidos diarios. Son días para escarbar en nuestros corazones (aunque a algunos les haga falta pico y pala) y encontrar el lugar donde guardamos la paz y la tranquilidad, ese riconcito donde todo es posible y que estos días todos debemos airear a los cuatro vientos con la intención de que nos dure el resto del año.

De verdad os deseo de todo corazón que paséis unos días entrañables y que, por una vez en la vida, nuestros capitostes tengan razón cuando dicen, con esa falsa sonrisa, que algo está ya cambiando. arbreEstoy convencido de que estas navidades pueden ser distintas, no hace falta que haya jamón del caro ni turrones “más caros del mundo” porque la recuperación esa que nos cuentan es una gran mentira para las personas normales, pero lo que si está renaciendo en nosotros es la ilusión y la esperanza por el cambio. Porque ha llegado el momento de estar dispuestos a volver a volar. Son días para aprender a soñar de nuevo porque hemos olvidado que soñábamos, hasta que transformaron nuestro sueño en pesadilla.

Este año hemos aprendido también que no somos borregos de Belén sino personas humanas, dignas y que carta reyesmerecen respeto, que por separado puede que no lleguemos pero que juntos moveremos montañas y haremos sentir miedo a los que nos atormentan. Ese es el verdadero cambio que nos deberían traer estas navidades, seguro que Papa Noel y los Reyes Magos son capaces de traernos la ilusión perdida y que nos hace falta para seguir adelante. Cuento con ello, he escrito una carta (escribid una vosotros también, ¡es terapéutico!) para que os traigan toneladas de fuerza, ilusión y alegría a todos vosotros y podáis repartirla a los vuestros estos días. Os la merecéis .

Bueno, os dejo que esto es ya “El discurso del Rey” (Versión Felipe VI) y no quiero robaros ni un minuto más porque seguro que teneis mil cosas por preparar. Por cierto, ya veremos como será el primero de este nuevo monarca… espero que no sea muy gafe!.

Yo voy a marcharme unos días con los míos a intentar recargar las baterías y recuperar la parte del tiempo perdido junto a los que no les he sabido dedicar tanto como merecen. Espero volver a encontraros ya a punto de estrenar los regalos de paz, amor esperanza e ilusión que traerán los reyes este año (no esperéis cosas carísimas que el petroleo ha bajado mucho y por Oriente las cosas andan “mu malamente”).

Os deseo, de todo corazón unas entrañables fiestas llenas de alegría y paz. Sin duda os las merecéis.

Con toda mi gratitud.