Posts etiquetados ‘atentados’

Una vez más hemos recibido en nuestra casa el zarpazo del terrorismo salvaje. Me da igual quien dispara, al final, a los Paz-Eiffel-Jean-Jullien-Paris_79502061_178907_1706x1280muertos ya no les importa quién ha segado sus vidas, todos los terrorismos  se resumen en hacernos sentir terror y muerte. El resultado es ese, vidas destruidas y dolor irreparable para las familias, para TODAS las familias y terror para todos. Pero me parece que las cosas no funcionan así para la “opinión pública” amarillista y morbosa que es capaz de hacernos recordar u olvidar a su antojo, ¿nos acordamos de Ayllan?¿ Y de las niñas de #BringBackourgirls?.

Parece ser que la barbaridad de París es más barbaridad que otras. Hemos puesto banderitas francesas pero muy pocos wpid-img_20151114_184118.jpgrecordamos a los muertos del Líbano. Empatizamos más con París, son “de los nuestros” y sus muertes nos afectan más por aquello de la similitud pero tampoco es justo olvidar el dolor de otras familias. Nos solidarizamos con los nuestros, pedimos oraciones por ellos sin darnos cuenta de que, quizá, deberíamos apartar a Dios de todo esto porque, todavía hoy, cada vez que lo metemos por en medio en estos asuntos acaban inocentes recibiendo tiros.

Los asesinos han sembrado el terror en el corazón de Occidente con pasmosa facilidad, una vez más. Ya lo hicieron en New York, en Madrid, en el Charlie Hebdo… Pero también lo hacen todos los días en Siria, en Damasco… No convendría olvidarlo a la hora de mantener la cabeza un tanto fría para entender que nos ha ocurrido. Unos salvajes nos han sacudido fuerte, nos han hecho pupa. Dicen que en nombre de un dios. Mienten, no existe ninguna religión que pretenda la guerra, en la que Dios (llámale como quieras) mande asesinar y sembrar el dolor a no ser que sea la del petroleo y los negocios oscuros.

Hemos de mantener la cabeza fría para no seguir el camino de la venganza que no lleva más que a mayor wpid-img_20151114_173518.jpgviolencia (a Israel me remito). Gandhi decía que si aplicasemos aquello de “ojo por ojo” el mundo sería ciego. Tengamos presente esta frase para decir NO a la guerra declarada por Francia y que nos arrastra a nosotros también según los tratados de la UE y la “Defensa Colectiva”. Derecho Internacional en mano, razón no les falta, han sido atacados. Pero la declaración de guerra habilita a la utilización de los instrumentos de la guerra convencional y el derramamiento de litros de sangre de inocentes que condenan las muertes tanto como nosotros. “Daños colaterales” que no van a salir por la tele.

Pensar que el Islam es culpable y merece ser destruido es igual que decir que los noruegos son unos asesinos después wpid-img_20151114_143529.jpgde los hechos de la isla de Utoya. ¿Verdad que ese razonamiento sería una soberana tontería? Pues mucho me temo que este mismo argumento servirá para generar islamofobia y abandonar otro reto por resolver, las políticas de ayuda a los refugiados que llegan huyendo justo de lo que vivimos el viernes.

Estos días se reúnen en Turquía  los gobernantes más poderosos del mundo para intentar dar una solución al problema Yihadista (ya dudo hasta de que la encuentren aunque pusiesen algo de ganas al asunto). wpid-img_20151114_120601.jpgConvendría recordarles que ISIS mata también en Siria o en Iraq donde ¿sin querer? les hemos entrenado y armado. Es verdad que urge encontrar una solución para Oriente Medio ahora que sólo Aznar se enorgullece de la guerra de Iraq. Pero también existe un caldo de cultivo que ignoramos y que se encuentra en nuestras casas. Muchos de los terroristas vienen de barrios marginales europeos, víctimas de la pobreza, la exclusión social, el paro y la desesperación por no encontrar futuro. Personas al límite, víctimas de la destrucción social fruto de la austeridad inmisericorde a que nos han sometido y que los fácilmente captables.

Vienen tiempos complicados en los que nos va a tocar luchar contra el terrorismo yihadista en muchos frentes distintos y no debemos dejarnos llevar por la ola de islamofobia que vamos a vivir. Hemos de ser capaces de no renunciar a nuestros derechos porque intentarán, una vez más, vendernos seguridad a cambio de lo poco que queda de nuestros derechos. Estamos sensibles y vulnerables al chantaje. Hemos de aferrarnos a los principios que han costado a esta vieja Europa siglos de lucha y sangre. Hemos de enrocarnos en los principios de la antigua Revolución Francesa, aquellos de libertad, igualdad y fraternidad… Nos van a hacer falta.

Comunicado ISIS Autoría atentados

Comunicado ISIS Autoría atentados

 

Anuncios

Yo no entiendo nada, cada vez menos. Vivimos en un mundo de cartón piedra en el que mientras se nos quiere amordazar con leyes desproporcionadas, el amordazador se manifiesta en París a favor de la libertad de imagen-manifestacion-parisexpresión en un acto en el que sobró la hipocresía porque otro nombre no tiene eso de manifestarse para la foto, eso si, sin mezclarse con “la chusma” no vayan a contagiarse de algo y compartiendo cabecera con verdaderos peligros públicos como Netanyahu. Parece que no evolucionamos, todavía se asesinan personas en nombre de un supuesto dios. Yo, que soy muy simple, no concibo una religión que desee el mal a nadie. Las religiones, también el Islam, no tendrían razón de ser si no buscaran el bien para sus fieles y llevarse por delante vidas de personas, musulmanes o no, pues mira, no me parece muy ético.

Son días tristes para el mundo. Es verdad que nos han atacado la libertad (a secas y en mayúsculas) pero todos los días nos la recortan de forma sutil y no nos quejamos y ahora como esta gente que nosParis-Francia-libertad_de_expresion-manifestacion-Marcha_Republicana_MDSVID20150111_0083_17 gobierna no pierde comba y ha visto un filón, veremos incrementadas con la excusa del miedo que se encargan de alimentar con fuertes “dispositivos de seguridad”. Para empezar nos dicen que se controlarán los datos de los viajeros que pisen territorio nacional a partir de 2016  y que tutelarán internet no vaya a ser que veamos páginas inapropiadas.

Hemos vivido sucesos que tienen poco de fé y mucho de lucha por el poder. Los que asesinaron a los dibujantes (y al resto de víctimas) no luchaban por el Islam sino por dominarlo, que es muy distinto. Los “radicales” saben que con la razón o las urnas no van a conseguir nada porque eso de ir matando y mutilando no hace feliz a nadie y recurren a la fuerza con el lavado de cerebros jóvenes y desencantados a los que se les promete una parcela unifamiliar en el cielo.

Estos días todos gritamos #JesuisCharlie (como hicimos con #BringGirlsBack o los niños sirios de los que parece que no nos acordemos) y condenamos el terror que pretende dividir y desestabilizar. Pero algunos calma-vota-le-pen--478x470sectores xenófobos y radicales buscan lo mismo, han visto un filón y querrán sacar tajada de esto llamando payasos a los que disienten y justificando el ataque al distinto. Conviene no olvidar las peligrosas y sangrientas consecuencias de esto, en Europa ya conocemos. Con la generalización nos harán sentir más miedo y dirán que hemos de combatir a todo aquel que profese el islamismo (o cualquier cosa). Eso aquí nos sonará de cuando algunos intentaron hacernos creer que todos los vascos eran terroristas y sacar partido de ello, ¿verdad?. Nos ocultarán que la comunidad islámica también es víctima del ataque. No olvidemos que unos desalmados han usando falsamente el nombre de su religión para sacar algún tipo de beneficio y les han dejado en una posición dificil de explicar, se ven ahora potenciales víctimas de los xenófobos y de sus extremistas.

Por todo esto debiéramos mantener nuestras cabezas frías y no dejarnos llevar por la rabia, que siempre es mala consejera. Tampoco debemos olvidar que, en parte, este puñado de salvajes que se autodenominan falsamente defensores del Islam son los mismos que consideramos héroes en Afganistán o aplaudimos cuando en Siria los “rebeldes” eran defensores de la democracia. Puede que nos equivocásemos al armarlos e instruirlos para destruir a sus dictadores. Olvidamos aquello del “efecto mariposa” en un mundo cada vez más pequeño, creímos que todo acabaría en Siria o Iraq y que no nos salpicaría. Ahora han venido para desestabilizar el Islam en Europa y de paso “perturbar nuestra paz” y eso no nos hace gracia. Frente a esto nuestras armas han de ser la razón, la libertad y el estado de derecho, en caso contrario acabaremos inmersos en una nueva cruzada y seremos como ellos.

París, blindada ante la gran marcha por las víctimas y la cumbre antiterrorista

España controlará los datos de los viajeros que pisen territorio nacional a partir de 2016

Una niña de 14 años con el “cerebro lavado” a través de redes sociales

Jean-Marie Le Pen se burla de los “payasos” que se han manifestado en París