Posts etiquetados ‘ecología’

Una lección de humildad.

Publicado: 5 octubre, 2021 en actualité...
Etiquetas:, ,

Llevamos ya más de quince días de volcán en La Palma y lejos de parecer que acaba el asunto cada vez se vuelve más y más virulento. Ya nos lo decían los vulcanólogos, todavía hay para rato y en estas cosas no se puede aventurar nada, el volcán hará lo que tenga que hacer y eso a nosotros, acostumbraditos a los guiones y a ser igualitos que el Rey de El Principito (ya sabes, aquel que era incapaz de ordenar algo que no pudiera ser cumplido) nos pilla un poco a contramano eso de que algo no nos obedezca. Dejando a un lado el desastre económico y humanitario que se ha cernido sobre las gentes que lo han perdido todo, ha de ser horrible quedarte sin nada de la noche a la mañana porque a un volcán se le han hinchado las narices. Eran personas que vivían su día a día hasta que nada más y nada menos que una lengua de lava se lo ha llevado todo por delante. ¡Ni en la peor de las pesadillas! Bueno, dejando aparte la tragedia de tanta gente, de todo esto nos quedarán las impresionantes imágenes que nos regala el volcán y que nos ponen en un cuadradito, en directo, la mayoría de las teles. Puede que este sea el volcán más televisado de la historia, pero también el más analizado. Los científicos se afanan en aprender el funcionamiento de las entrañas de la tierra porque seguimos sabiendo más del espacio que del terruño este que habitamos. Nosotros que hemos sido capaces de acercarnos a Marte y de conseguir una vacuna en tiempo récord para intentar salir de la pandemia no sabemos que ocurre bajo nuestros pies. Pero, párate a pensar. La lección más importante que podemos sacar de esto no la van a descubrir los científicos lo hemos de aprender a la vista de tanto poder de destrucción contra el que nada podemos hacer. La colada se lo llevará todo sin miramientos, sin pensar en si este ayuntamiento es de izquierdas o de derechas, o si en la plantación de plátanos habían trabajando jornaleros de esta u otra nacionalidad. Ante esto todos somos iguales. Nosotros que nos creíamos dioses, todopoderosos y dueños de la creación hemos visto como un bichito nos ha puesto en jaque y ahora como la Tierra es capaz de borrarnos como piojos con solo una erupción volcánica ante la que no podemos hacer más que mirar absortos, alucinados ante tanta fuerza. Han pasado los siglos, hemos evolucionado, nos creemos superiores y no, tampoco podemos hacer mucho más que lo que hicieron en Pompeya. Nada más que intentar aprender la lección que nos está dando la naturaleza, debiéramos aprender que no somos más que unos bichejos que ocupan la superficie y sobre todo, que si nos cargamos el planeta (si no lo hemos hecho ya) nos eliminaremos nosotros mismos porque la Tierra seguirá girando en el espacio pero sin nosotros, como ha ocurrido con tantas especies que ya no están.

Si es que la verdad es que por aquí no solemos hacer las cosas de una manera lógica rarillos somos un rato. Lo digo porque seguro que a nadie se le ocurre

europapressfotos20191129105200

organizar en un par de semanas una cumbre sobre el clima en una ciudad que hizo lo imposible para cargarse la iniciativa de mejora medioambiental, resulta de chiste. No se si te acuerdas de aquello de Madrid Central y de un alcalde que nada más llegar intentó cargarse todo aquello con un borrador gigante sin que le importase demasiado eso de que no se puede respirar en la capital o que se tenga que frotar con una espátula la carbonilla en las fachadas de algunos edificios. Imagínate tú como andarán los pulmones de los que se pasan el día yendo de aquí para allá en bicicleta repartiendo paquetillos. Su futuro es más negro que el carbón, si no son atropellados van a acabar con los pulmones de cartón pero bueno, eso son daños que no parece importarles demasiado al alcalde y a su cuadrilla. Lo que importa es que los paquetes lleguen al precio que sea, ¿Verdad?.
Pues bueno eso es lo que se han encontrado los que han venido a la cumbre del clima que nos llegó de rebote. Y eso es lo que se encontrará Greta Thunberg,

https___cdn.evbuc.com_images_62238434_12126919347_1_original

una niña que se ha convertido en una voz de esperanza en un mundo en el que importa mucho más la fachada que la realidad, en el que vende más una niña que tres mil científicos ¿pero sabes una cosa? Si no escuchamos a la ciencia, no hacemos caso a las tormentas, sequías, lluvias y huracanes fuera de tiempo que padecemos pero prestamos oídos a una joven venida en catamarán desde la otra parte del atlántico en plena malamar pues perfecto, por lo

imagesV7267E2K

menos el mensaje estará llegando y al final eso será bueno para todos. La cuestión es que de una vez por todas queramos ver que nos estamos cargando el planeta (y no es una frase hecha). Somos tan suicidas que estamos llenando de carbonilla nuestro mundo, reduciéndolo a un vertedero como si tuviésemos otro mundo al que mudarnos, como si no no importase lo más mínimo nuestra nave espacial en la que nacimos y crecimos y que a este paso tendremos que abandonar, si es que podemos hacerlo. Peor bueno igual es que somos cochinos por naturaleza y enguarramos todo lo que tocamos, la orbita de la Tierra y hasta la Luna donde dejamos toneladas de cacharros cuando a los Apolo.
Espero de todo corazón que los dirigentes que han caído por Madrid hayan venido a algo más que a comerse los canapés y consigan concienciarse de que

1575289095_539571_1575298352_portada_normal

esto se acaba. O espabilamos o acabaremos desapareciendo. Aunque llámame cenizo pero no creo que saquemos mucho de esto, algunos de los mayores estados-chimenea han gritado pasapalabra. Ni Estados Unidos, ni China, ni Rusia estarán representados por sus presidentes, Donald Trump, Xi Jinping y Vladímir Putin, respectivamente. Tampoco estará presente el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el país que contiene la selva del Amazonas. Mal andamos
Igual nos faltaría concienciarnos de que no pasará nada si desaparecemos nosotros, puede que nos toque tener un poco de humildad y aprender de la 1540439526966historia. También los dinosaurios poblaron la tierra, también la colonizaron y mira tú que cosas, desaparecieron y vinieron otras formas de vida a llenar el vacío. Igual deberíamos darnos cuenta de que si no cambiamos el rumbo dentro de unos millones de años quizá acaben nuestros esqueletos fosilizados en una vitrina. Igual es algo en lo que no han caído los mandamases venidos a Madrid a hablar, sólo a hablar sin pensar que las palabras sin hechos son la nada, unos sonidos que el viento se llevará. La nada, los que nos espera si no espabilamos, eso si no es ya demasiado tarde.