Posts etiquetados ‘calor’

Existen cosas típicas y tópicas en la tradición española que merecen todo un capítulo aparte en la historia. Una de ellas es el mundo de los abanicos. Me abanicos_lenguaje.jpgvienen a la cabeza esas señoras muy señoronas pavoneándose, coquetas, con sus soplillos en el palco de un teatro madrileño en mitad de una representación de “La reina mora”. Hubo un tiempo en el que un abanico era más que un paipay para hacer aire. Cuentan que el abanico fue todo un símbolo con un sofisticado lenguaje con el que una dama era capaz de decir todo sin abrir la boca según movía, enigmática, su abanico de encaje (click si quieres conocer más). Aquel lenguaje se perdió en la nube de los tiempos y casi nadie se acordó de los aventadores hasta que llegaron unos señores de Ibiza, los Locomía, locomiacon sus hombreras imposibles agitando unos flabelos que seguro que provocarían grandes tifones en Australia, por lo del “efecto mariposa” y todo eso. Su escenografía hoy en día haría que nos arrancásemos los ojos los unos a los otros, para evitar esa visión horripilante, pero todos bailamos aquellos veranos al vientecillo de los pericos aquellos. Que tiempos!.

Pensaba que todo había quedado en el olvido de estos cómodos tiempos del aire acondicionado hasta que llegó el Consejero de Sanidad de Madrid y consejero.jpgconsiguió helarnos la sangre en plena ola de calor esta en la que hasta las piedras empiezan a derretirse. Resulta que para este hombre de mente preclara (que no sólo no ha sido cesado sino que encima se le aplaudió la ocurrencia por parte de sus compinches de partido) la solución a que se nos derritan nuestros hijos en clase no es más que aquello de “Dobla, Dobla, Dobla y tienes un abanico”. Podríamos proponerle que vaya a visitar a Pepe Botero para intentar venderle su modelo de aire acondicionado. El problema es que esto rajoy mordorno es más que un reflejo más de la política que estamos sufriendo, la de aquellos que están a lo que están, a los que no les importamos un botijo y tienen tan pocas luces como para soltarnos necedades de este calibre. Aquellos que no son más que esbirros del nuevo maestro del lenguaje, nuestro presidente, que nos enloquece cada vez que abre la boca e intentamos averiguar lo que nos ha dicho. No se si será que mi intelecto no me llega o que el calor me ha fundido el cerebro pero, oye, que no entiendo yo la lengua críptica que se gasta este hombre. ¿Y lo peor de todo? Que las circunstancias harán que le toque pronunciarse sobre como hacer frente al calor, veremos si no nos sugiere que nos soplemos los unos a los otros.

Pero el caso del calor no es una tontería porque si el planeta se acaba se acabó todo, ya no tendremos que preocuparnos por ninguno de los problemas que nos atenazan, no nos tendremos que preocupar por NADA, en mayúsculas, ni por los galimatías de Rajoy y ni siquiera por la última sandez de Trump porque si se nos muere el planeta nos morimos todos, nos va la vida en ello.

Sea por lo que sea lo que es indiscutible es que hace más calor, cada vez más, 181134_470x302tanto que ya es como para pensar si estamos ante un fenómeno meteorológico sin más o un efecto palpable de que nos hemos cargado el planeta, y esto no se soluciona con abanicos. Supongo que a alguno de los sabi-hondos de turno se le habrá ocurrido poner aire acondicionado en todos los espacios cerrados y combatir así el agobio. Está claro que esto no es la solución pero algo habremos de idear porque este calor no parece natural. Los expertos nos cuentan que el verano lleva décadas (desde los 80) alargándose más o menos un día al año (click si quieres saber)  y la primavera se va acortando por obra de aquello del calentamiento global y el primo de Rajoy.

Ha llegado el momento en el que comprendemos que el calentamiento no es 58970fb9629e0.r_1486294981233.0-104-1180-712.jpgcosa de ciencia ficción o películas de catástrofes. Ahora ya nos está afectando en nuestras vidas, comprobamos como los polos ya no son más que sorbetes. Ya estamos padeciendo los efectos de estar cociéndonos a fuego lento con el “chup chup” de Avecrem. Desplazados climáticos, incendios pavorosos, bochorno, falta de sueño una mala gaita de narices… de solucionar eso se trata, de salvar sequia-1024x682nuestra existencia en sentido literal. Se debería acometer una política a gran nivel y además urgentemente porque el deterioro medioambiental se nos va de las manos y no tenemos nada con lo que luchar. Teníamos el Acuerdo del Clima de París (menos es nada), justo ese que Trump se ha cargado al sacar de él al segundo país más contaminante del planeta. Necesitamos acuerdos mundiales que detengan la catástrofe y nosotros, el país que usa el Sol para broncearse y no para generar energía, vamos listos, sólo tenemos a Mariano y a su primo.

 

El Mareny, Gola del Rei, Foto de Arturo Part

El Mareny, Gola del Rei, Foto de Arturo Part

Seguro que recuerdas con cariño aquellos veranos de cuando eras enano. Aquellos días inolvidables,

266px-Ca_l'olier-placetainterminables y apacibles en los que podía suceder todo y que guardamos en ese rinconcito de la memoria que queda cercano al corazón (quién lo tenga). Yo, con corazón o sin él, recuerdo con mucho cariño mis veranos en el Mareny de Barraquetes, con la tía, los abuelos y mi hermano. Nos levantábamos con el ruido infernal de una lavadora “Jata” (vintage que es uno) para, después del Colacao o el pan con Tulicrem, salir pitando a la playa a wpid-36225155.jpgjugar con la arena como locos hasta hora de comer (y ahora que caigo, puede que el sol no quemase entonces porque de crema solar nada, los más “in” se daban aceite de zanahoria para freírse y estar más morenos). Después volvíamos a casa a comer y empezaban aquellas series míticas de la tele, ¿Recuerdas “V”, “El Gran Héroe Americano”, “El coche fantástico” y cómo no, el eterno “Verano azul”?. Después llegó el inolvidable veraneante “Ramonchu” García. Igual te ha hecho aflorar recuerdos o saltar alguna lagrimita. Igual aquellos veranos eran distintos, no lo se.

Estos días he intentado desconectar y alejarme del mundanal ruido (eso no me lo creo “ni jarto de vino”). Puede que en el fondo quisiera recuperar algo de aquellos veranos, pero la verdad es que horroriza descubrir que todas aquellas entrañables “cositas de verano” han sido sustituidas por el linchamiento de Christian Gálvez en “Vaya fauna”, el trajín de los Presupuestos Generales amparándose en el “ahora que no nos ve nadie”, las reuniones presentacion-presupuestos-generales-2016misteriosas y privadas de ministros del interior con banqueros enjuiciados para hacer macramé o rezar a Santa Teresa (ya que estamos en su año) y el resto de horrores cotidianos distribuidos esta vez en manga corta y bermudas. Siguen diciéndonos, desde sus yates eso sí, que hemos salido de la crisis y que todo está arreglado haciéndonos creer que el objetivo es reducir la deuda en lugar de asegurar los derechos básicos de todos. Este verano parece que han salido de SU crisis creando una sociedad en la que trabajar ya no es garantía de caer en la exclusión y la miseria.

Con eso de la ola de calor extremo de este año en la que hasta en los Pirineos se han asado como pollos, parece que se les ha hinchado el afán de protagonismo y en vez de enseñarnos como se escachuflan los habitantes de un pueblo en GrandGCz1a_Jk Prix (que tenía narices el asunto, pero vendía, oye) prefieren no marcharse de vacaciones y seguir martirizándonos hasta bajo la sombrilla con la idea esa de reformar la constitución para que nada pueda romperse en perjuicio de ellos mismos porque el orden establecido les viene de perlas. Ya lo demostraron con la anterior reforma en la que regalaron nuestras almas a los bancos envueltas en papel de celofán y un lacito. ¿Alguna vez reformarán la constitución para, por ejemplo, hacer válido el derecho a una vivienda digna o permitir, de una vez por todas, que el bipartidismo sea historia?. Me parece que aunque nos esforcemos con la campaña de blindatusderechos.org si esto no cambia, va a ser más fácil ver pasar volando a Dumbo vestido de lagarterana.

Lo que sí se repite de aquellos veranos es la tragedia que sufriremos en forma de desertización. A este paso incendionuestros bosques serán un desierto sin camellos ni palmeras. Los montes se queman, a saber porque un rayo ha prendido el matorral, porque un imprudente ha hecho una barbacoa o porque un desalmado ha botado fuego. Pero además, con la actual Ley de Montes, se queman porque es la manera más fácil de conseguir que te recalifiquen el terrenito ya que el Plan General de Ordenación Urbana de un municipio (el papelote que dice si se puede construir o no) se quema junto con el monte.

Nada, son cositas de un gobierno que no parece que esté al nivel de los mortales o que ya descaradamente se dedica a arramblar con todo, no vaya a ser que los amaños veraniegos en las encuestas se derritan como mantecados al sol y se vean en la calle comwpid-colajet.jpgo los millones de personas que siguen desempleadas pero que ya no cuentan. O como los que trabajan por un sueldo tan mísero que no han podido evitar el desahucio veraniego. Seguro que algún cínico los ha contado como “veraneantes en busca de destino” para hacer subir las cifras de turistas. A mí ya no me extraña nada.

Vista toda esta programación estival prefiero la de antes, cuando los políticos desaparecían de escena, nos dejaban en paz y se marchaban de vacaciones. Los veranos del Mareny de Barraquetes, los de las siestas , el olor a colonia S3 o Heno de Pravia y libro de vacaciones antes de salir a jugar, los de hacer “la digestión” del Colajet antes de darse un chapuzón y las noches con Ramonchu. Más saludables sin duda.

Foto de Arturo Part. Mareny de Barraquetes

Foto de Arturo Part. Mareny de Barraquetes

El Mareny de Barraquetes. Foto Arturo Part

El Mareny de Barraquetes. Foto Arturo Part

         Nuestro augusto y amado presidente (pongan voz de locutor norcoreano) se dignará mañana a materializarse entre los mortales y comparecerá en las cortes para explicarnos “noseque” porque, en serio, no creo que nadie crea que lo del señor Bárcenas tenga una explicación distinta de la que ya suponemos todos, aunque a esta gente se la trae al pairo todo lo que pensemos. Más bien creo que, en el fondo, estamos esperando ver por donde nos saldrá esta vez el señor plasma porque explicarnos lo que debería casi seguro que no lo hará y dimitir por la indecente cantidad de infamias y barbaridades perpetradas por él mismo, sus ministros y los diputados de su partido, pues va a ser que tampoco lo veremos con nuestros ojos. No hace falta buscar a la Pitonisa Lola para saber que nos van timar de nuevo, de hecho en el orden del día del pleno de la comparecencia han colado la aprobación de algún Real Decreto para así darnos, una vez más, otra ración de “normalidad” como si de bravas en un bar se tratase.


          El hecho va más allá de una reunión de tupperware en el congreso, es más grave. Para empezar, si el contable tiene razón, este gobierno no sería legítimo ya que el partido que ganó últimas votaciones puede que hubiese cometido, entre otros muchos delitos, fraude electoral al financiarse ilegalmente, digo yo, así como quién no quiere la cosa. Lo que está claro es que con o sin Bárcenas los abusones nos están transformando en República Bananera, porque a esto que vivimos no se le puede llamar ya democracia. Con su bien orquestado Austericidio nos han mutilado los derechos laborales más elementaleBQWJEi6CIAAlBEU.jpg larges, nos han arrebatado la sanidad hasta casi el nivel del curandero de la tribu, de hecho los demógrafos alucinan con el descenso de la esperanza de vida, han desvirtuado tanto la justicia que el presidente del TC es un militante y asesor suyo (por supuesto que por pensar eso también dicen que soy terrorista), pretenden que nuestros hijos no vayan al cole en condiciones y hasta se han metido en quién puede o no ser madre , vamos, ni en Pionyang llegan a tanto. Todo por el bien de una engañosa recuperación económica a costa nuestra que resulta tan claramente beneficiosa para los amigotes como que el gobierno ya da por perdidos más de 37 mil millones de euros (menudo regalo) de aquellos que entregó al mal llamado“rescate bancario” y eso que prometió que los paria no lo notaríamos, pero el caso es que nos ha hundido en la miseria.

      Ya sólo le faltaba para demostrarnos su desmesurado desprecio hacia nosotros al comparecer un primero de Agosto, con todo el calor y a sabiendas que estamos aletargados porque el sol nos reblandece el cerebro (a mí por lo menos). Y eso, gracias a una carambola del destino en la que entra Ciprian Baltoiu, elperiodista rumano que nos hizo un favor enorme al formular  una bien traida pregunta a nuestro hierático mandatario. Porque si no, ¡ni en broma comparecía este!.

    Nos ignora, se siente por encima del bien y del mal. Insulta a los que confiaron en él para el gobierno, aquellos que han visto ahora como su programa no era más que una sarta de mentiras vacías y que ahora comprueban que gobierno, partido y hasta su alma están podridos por la sombra de la corrupción y el trinque financiero. Este triste y desacreditado personaje comparecerá mañana, nosotros demostraremos ser mucho más decentes que él escuchándolo, nos contará un cuento tártaro y volverá a la cueva lúgubre para seguir perpetrando fechorías a la sombra de su mayoría absoluta. ¿Estamos dispuestos a aguantarlo una vez más?.

Hemos regalado casi 37.000 millones a los bancos en tres años ¿Sabéis?, por Rosa María Artal

Un periodista rumano le pregunta a Rajoy por Bárcenas