¿Cómo hervir una rana?

Publicado: 30 octubre, 2018 en actualité...

Si pones una rana en una olla de agua hirviendo el pobre bicho saltará como Serguei Rana-hervida.jpgBubka fuera del caldero para evitar quemarse. Pero en cambio, dicen que si pones la misma rana en un cacharro con agua fresquita y vas calentándola poco a poco el pobre bicho pasará de estar pasándoselo en grande en unas piscinas termales a acabar cocida, así, por las buenas y sin darse cuenta. Resulta curioso, ¿verdad? Pues yo no voy a probarlo que los pobres animalitos no tienen la culpa. 

Escarbando un poco por ahí leo que lo de la cocción a fuego lento es posible, existe una Ley Física que lo explica. Los que saben de física aseguran que si la velocidad de calentamiento de la temperatura del agua es menor de 0,02 grados por minuto la rana se quedará quieta, disfrutando del Jacuzzi y al final acabará cocida como una patata. 

No sé si te has parado a pensar en lo que nos está ocurriendo de un tiempo para aquí. La termometro-1verdad es que tiene razón Mercè  cuando decía, con toda la exactitud que suelen tener sus mensajes, que nos están cocinando. Nos están cociendo a fuego lento y cuando nos demos cuenta será demasiado tarde. Ya da igual el color del gobierno que tengas en cada momento, sea el que sea, parece que se van a limitar a ir subiendo esos 0,02 grados con la idea de que acabemos siendo parte del menú de unos pocos que en realidad son los que se encargan de ir poniendo más leña en el fogón. 

¿Te acuerdas cuando nos hicieron creer que esto era la tierra de Jauja y nos dijeron que había que gastar como si no hubiese un mañana, porque no pasaba nada? Pues igual entonces es cuando nos pusieron a nadar en agua fresquita. ¿Cuándo empezaron a FB_IMG_1519669626193.jpgmachacar a los “nini”? Subimos un grado, empezamos a crear la desigualdad pero claro, como nos dieron que no éramos de esos ni lo vimos. Después pasamos a recortar salarios, los pobres eran más pobres pero no hicimos caso. Viste las orejas al lobo cuando el sueldo empezaba a ser escaso, los precios se desbocaron y acabaste hipotecando la casa que heredaste, empezaste a ver cómo caías en la espiral que pensabas que no iría contigo, pero bueno, te dijeron que era la crisis y que pasaría… 0,02 grados más. Después viste como te recortaban el sueldo, sacaban la podadora XXL con los derechos que tanto había costado conseguir, como te decía que te callaras o acabarías en la cárcel, como Dinero -quien agunata la crisisunos nadaban en la abundancia mientras tú rapiñabas en el supermercado buscando las ofertas o empezabas a ver peligrar tu pensión para cuando te jubilases, y la marea continuó subiendo. Empezaste a ver qué esto parecía un timo y te pusiste nervioso. El agua empieza a hervir, pensaste. Pero te dijeron que no te pasaría nada porque tú no eras como esos, eras de “los suyos”. Creíste en que siempre nos quedaría la justicia hasta que los jueces del mismísimo Tribunal Supremo te faltaron al respeto permitiéndose jugar con los nervios de todos actuando como trileros con una sentencia que parecía una pequeña victoria contra los que siguen subiendo la ruedecita del infiernillo esperando a ver si ya empieza a hervir el agua. 

Muchos se han ido quemando, otros intentan aguantar y acaban aferrándose a quién les prometa bajar la temperatura del agua, aunque sepan que es mentira, y acaban abrazados a los extremos, que mira por donde, les intuimos con el tenedor en la mano para hincarnos el diente nada más estemos guisados. 

Es el momento de saltar todos a la vez del caldero e intentar salir vivos de esta, por separado no vamos a hacerlo, lo saben y por eso se empeñan en disgregarnos. Los cocineros son demasiado poderosos y encima parece que les tengamos algún tipo de querencia, porque estamos dispuestos a servir de entrante para una minoría interesada en sacarnos hasta la última gota de nuestro jugo ¿No va siendo hora de romper el juego? 

La partida está ya tan adelantada como para que los gobiernos de extrema derecha vayan tomando fuerza, el domingo fue en Brasil y se nos heló la sangre.Vete a saber cuál será el próximo. El caso es que esto nos suena, ya lo hemos vivido antes. A mí me recuerda demasiado al 1929, cuando todo se fue a la porra y la gente desesperada se tiraba por la ventana, en sentido real o votando a totalitarios, que al final viene siendo lo mismo.

Anuncios
comentarios
  1. […] a través de ¿Cómo hervir una rana? […]

  2. Amigo Salva, siempre en la política han estado y campan a sus anchas las mentiras.
    Es por lo que estamos quemados de tanta cocción.
    Y es que hemos aguantamos mucho y por desgracia seguimos aguantado.
    Me ha gustando mucho cono has urdido tu escrito.
    Un abrazo

Participa!. Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.