Ruido informativo

Publicado: 23 junio, 2020 en actualité...

No se si con todo este ajetreo que llevamos te habrás enterado de al tan curioso como que en plena época de noticias, contranoticias, fakes y bulos varios Microsoft ha reemplazado a parte de sus periodistas para sustituirlos por una por inteligencia Artificial. Puede que pienses que no es para tanto, que muchos de nosotros hemos acabado en la calle y otros muchos hemos descubierto que nunca volveremos “tajo” tal y como lo conocíamos. “Cosas del bicho”.
Pero la cosa va mucho más allá. Al parecer importa tan poco lo que nos cuentan que pueden hacerlo los robots. Andamos sumidos en un mundo en el que la cuestión no es el COMO (calidad) nos cuentan algo sino el CUANTO (cantidad) cerebronos cuentan. Nos han acostumbrado tanto al bombardeo constante de noticias y ruido de todo tipo que dudo que seamos capaces de ser siquiera conscientes del martilleo constante, ahí está el problema. Es la paradoja que vimos estos días, estamos tan informados que quizá sería mejor decir que nos mantenemos más desinformados que nunca. Nos hemos acostumbrado a engullir cantidades gigantescas de datos que circulan ante nuestros ojos sin que hagamos nada al respecto pero ¿Somos más inteligentes por eso? No, seguro que no, poco tiene que ver una cosa con la otra.
Parece que hayan descubierto que el camino para dominarnos no es el de ocultar o prohibir la información (eso no funciona, ya lo han intentado demasiadas veces) sino todo lo contrario. Nos saturan a base de noticias que no vamos a ser capaces de procesar en tres vidas como la nuestra. Es una situación bastante curiosa, vivimos en la sociedad con mayor acceso a la información pero en cambio puede que seamos los más desinformados de la historia.
Lo que importa es el ruido que evita que seamos capaces ni siquiera de pensar. Nos hemos acostumbrado a ello tanto que uno de los terrores más grandes que img_como_se_hace_la_meditacion_trascendental_18696_origtenemos hoy en día es el de quedarnos a solas con nuestros pensamientos y escuchar en mitad del silencio una voz que diga “¡Hola, soy tu!”. Seguro que si apagásemos todos los aparatos que nos rodean y nos centrásemos en escuchar nuestro propio silencio, sin ruido blanco, enloqueceríamos en menos de una hora. ¿Exagero? Pues resulta quela universidad de Virginia realizó un experimento en el que una gran número de los sujetos participantes prefirieron una descarga eléctrica antes que estar encerrados con sus pensamientos. Eso resulta preocupante, más todavía en una sociedad que acaba de salir de un confinamiento con cicatrices y heridas que empiezan ahora a mostrarse. ¿Sabremos volver a valorar el contacto humano?¿Nos habremos quedado así para siempre?
Decía William James Algo así como que “Todo aquello a lo que prestamos atención es la realidad”. Según esto, párate a pensar. Nos mantienen la atención maxresdefault.jpgfragmentada en miles de trocitos y dirigida a base de exceso de datos que no podemos procesar ¿no? Pues igual va y andamos prestando atención a lo que no es nuestra realidad sino la que nos venden. Puede que seamos víctimas de los que se encargan de atraernos hacia lo que quieren. Andamos como hipnotizados. Hace unos días me di cuenta de que había quedado para tomar café en la cafetería de siempre. Bajé en el ascensor, atravesé media ciudad a pie y llegué a sentarme en la mesa de siempre. Todo sin levantar la cabeza de la pantalla del móvil ¿Te puedes creer que durante el camino no vi nada ni a nadie, incluido un par de conocidos que deben pensar que soy un maleducado? Pensarás que tampoco me había perdido nada. Pero si te paras a pensar lo que había ocurrido en ese lapso de tiempo era la vida, nada más y nada menos. Y así andamos todos, robotizados sin ser conscientes de que el tiempo se nos escapa de las manos.

comentarios
  1. marcosangulojavier dice:

    Tal cual, creo que nos vemos en la disyuntiva de creer o no creer. Yo me inclino por decir lo que mi interior me dice tengo que decir. Aunque me equivoque.
    No pasa nada, más se equivocan los que se atreven con los datos macroeconómicos, que nunca aciertan.
    Seguramente, tendremos que intentar desconectar algún tiempo y volver a la realidad, seguramente viendo el bosque completo y no solo un árbol.
    Un abrazo, amigo.

    Le gusta a 1 persona

    • salcofa dice:

      Si, amigo Javier. Vamos a tener que desconectar algún tiempo. Los circuitos están saturados y puede que merezca la pena apagar máquinas a pesar de no saber si volverán a encenderse. Mejor eso que perecer en la explosión.

      Me gusta

Participa!. Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .