Groserías

Publicado: 26 noviembre, 2019 en actualité...

Oye, tu, quiero esta cosa por la que me robas tres euros. ¡Porque eso es lo que hacéis, robar! ( Especie de buenos días recibido el lunes a primera hora)

En mi trabajo me toca hablar con mucha gente, algunos de los cuales llegan totalmente desbordados como el que abre la puerta a lo FarWest y entra gritando o el que tiene la razón absoluta y claro, no admite opinión en contrario, soberbios. Os prometo que no resulta fácil el día a día con según que personajes y cada vez es más y Screenshot_20191126-083654.pngmás ingrato pasarme el día recibiendo exabruptos sin comerlo ni beberlo (y no soy ni recaudador de impuestos ni verdugo).  Por supuestoq ue no quiero que se dirijan a mi con un sonoro “usía” ni nada parecido pero de ahí a que te traten como si les debieses algo o como si fueses un siervo y ellos los señores, va un mundo, !Ah, por cierto, creo que la RAE todavía no ha borrado del diccionario la palabra “gracias”!.  Lo dicho, muy desagradable y lo malo es que parece que la cosa vaya a peor al final verás como se abre la puerta  de toriles y alguien se pone a tirarnos tomates a la cara, si eso ocurre ruego que alternen con lechuga, aceite y sal. Por lo menos comeremos ensalada.

Lo preocupante es que esta historia es generalizada, sal a la calle y verás the-historical-origins-of-6-swear-words-640x400.jpgque se han perdido las formas hasta niveles troglodíticos. Dad un vistazo a las redes sociales y te espantarás de lo que lees. Parece que a alguien se le ha olvidado que esta sociedad artificial en la que vivimos se construyó sobre el respeto, la confianza en las instituciones y las formas. Justo lo que estamos perdiendo a velocidades estratosféricas con la ayuda de la tele, las tijeras y los malos ejemplos. Mal andamos, es como si ya no nos importase nada, como si hubiésemos vuelto a la jungla.

Vete tú a saber porqué pero cada vez tengo más la sensación de que una horda de vándalos está invadiéndolo todo. Parece que una epidemia como la de Resident Evil nos esté haciendo olvidar las reglas más básicas de convivencia y sin ellas acabaremos 1574697098_711369_1574699223_noticia_normal.jpgcomportándonos como bestezuelas sin criterio (anda igual eso le interesa a alguien). Todos los días nos desayunamos con actos de salvajismo que son aplaudidos en el reino de la mala sombra y el odio en que se han transformado las RRSS. Soportamos maneras de hablar que te hacen caer los palos del sombrajo o  salidas de tono (en horario infantíl) de cualquier personaje público que debiera contenerse por eso mismo, por ser personaje público. Nos movemos por las calles sin ningún tipo de consideración y ya vemos normal hasta estamparle los pies en la nariz al que se sienta enfrente en el tren. No se trata de mantener los modales del SXIX pero si de respetar al prójimo. La educación ha caído en picado, es como si nos hubiésemos vuelto insensibles con el otro, ¿tan egocéntricos hemos acabado?.

Aunque no debiera extrañarnos nada.  Los personajes públicos en los que nos fijamos cada vez son más zafios. En otras épocas muchos de los que salen por la tele hubiesen recibido un capón en la cabeza y un “Niñoooo, así no se trata a las personas” y puede que algunos programas de la tele hubiesen acabado en una estantería en la más lúgubre de las catacumbas del archivo. Pimg_smauri_20191125-172547_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_ortega_smith_3-kfIE-U471857316349JIB-992x558@LaVanguardia-Web.jpegero bueno, al final el esperpento vende y eso es lo que cuenta. La grosería lo ha invadido todo hasta el punto de que muchos de nuestros políticos han perdido la empatía y ya no son ejemplo de nada o por lo menos de nada bueno.  Por ejemplo, un señor de cierto partido con nombre de diccionario, de cuyo nombre no quiero acordarme fue capaz de soltar una barbaridad inhumana en pleno día contra la violencia de género y después no tuvo agallas ni para mirar a la cara a quién se la rebatió, con mucha más dignidad, desde la experiencia. Ni siquiera se oyó un  “lo siento” o un “perdone usted”. ¿Con gente así cómo vamos a construir un futuro?. Pues así con muchos más personajes de cualquier ralea.

¿Pero sabes una cosa? Por mucho que me lo pongan difícil sigo pensando que la mejor tarjeta de presentación de una persona no es su currículum. Lo que te abre o cierra la puerta siempre será una sonrisa y unos modales respetuosos. Seguiré intentándolo con el próximo que se me siente delante de la mesa, espero que no me escupa demasiado.

comentarios
  1. Erika Martin dice:

    ¡Cuánta razón tienes! Precisamente esta semana he escrito un artículo en mi blog hablando de dar las gracias en el trabajo a todo el mundo (jefes, compañeros, clientes, etc.) Aunque pedir las cosas “por favor” y dar las gracias después ha caído en desuso, pienso como tú: los buenos modales son la mejor tarjeta de presentación.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • salcofa dice:

      Pues si, parece que la palabra “gracias” haya sido desterrada del diccionario y con ella los buenos modales y la buenas maneras. Parecen formulismos pero en realidad son esas pequeñas alcayatas que no se ven pero sostienen a la sociedad. Ahora que nos están fallando, ahora que se dice que están “Demodeé” nos vamos hundiendo poco a poco en la podredumbre… Muchísimas gracias por interesarte en mis artículos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Mariam dice:

    Cuanto razón. Sin educación ni respeto por muchos diplomas que tengas no dejaras de ser lo más vil de la creación. Y esas dos cosas se enseñan en casa.

    Le gusta a 1 persona

Participa!. Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .